El milagro de un pueblo

El punto de partida, es la lucha contra el imperialismo, por la autodeterminación nacional, por el derecho del pueblo venezolano a tener el control de sus propios recursos naturales y a decidir su propio destino sin ingerencia externa.

Internamente, los que apoyamos este proceso, La Revolución Bonita, sentimos o por lo menos yo lo siento así, un alivio en nuestra conciencia, al saber que se esta intentando hacer algo, por los mas pobres, no para que dejen de ser pobres, por ahora, sino para que puedan vivir un poco mejor, hasta que podamos construir un país donde ellos logren vivir con dignidad y respeto.

Esta Revolución no acepta la mezquindad, todos tenemos los mismos derechos al igual que tenemos los mismos deberes, ya no es el ponerse a esperar a que venga el gobierno a resolverte tus problemas, ahora en esta democracia participativa y protagónica, cada quien tiene el deber y el derecho de resolver sus propios problemas.

Hoy en día, Venezuela es de todos, nuestro querido Presidente, escogió el camino más largo, para consolidar esta Revolución tiene que ser por convicción y no por represión que te unas o no a ella.

Quizás, por eso, es malentendida en el mundo, donde se preguntaran por ejemplo: ¿Por qué, no hay ni un solo medio de comunicación cerrado?, cuando a diario han transfundido odio a nuestro presidente, cuando vemos que una parte de la población, insulta la majestad del cargo presidencial y a las instituciones, donde llevan años vendiendo odio, primero en gotas y luego en cantidades industriales, donde los que no tenemos acceso a ellos, no podemos expresar nuestras opiniones y somos catalogados como hordas, lumpen .

No se han cerrado estos medios, porque aceptamos el reto de derrotarlos en su propio terreno, sin ventajismo por apoyar al gobierno, como dice la canción, ellos solos se mataron como chacumbele, han ido perdiendo credibilidad, y cada día menos gente los compra, los lee o los ve. Los periódicos mas importantes del país están quebrados, se mantienen con dinero foráneo, porque ya nadie los compra.

No hay políticos presos, ¿Cómo puede ser?, con todo lo que han hecho. Lamentablemente, el Poder Judicial, sigue intacto, y considero un error, no haber empezado por allí, de eso se valieron y se siguen valiendo los golpistas en este país, contratan jueces corruptos, los compran con dinero que nos han robado a todos los venezolanos y estando seguros que no los alcanzaría la justicia, se atrevieron a todo, ahora es que están empezando a salir uno que otro juez honesto a impartir justicia, salen huyendo a su exilio dorado, en la mayoría de los casos a los Estados Unidos.

Pero esta revolución, ya no tiene retroceso, porque aunque nos asechan demasiados peligros, existe un pueblo movilizado y cada día mas organizado, dispuesto a defenderla.

El golpe de estado, que sufrimos hace cuatro años, nos hizo mucho daño pero también puso delante de nuestros ojos, lo que son capaces de hacer esta casta de la IV república.

En lo personal, yo entre en shock, no paraba de llorar, no quería estar despierta, para no ver como nos volvían a robar el futuro de nuestros hijos y nietos, porque por ellos es esta lucha, nosotros solo estamos sembrando ellos verán los frutos. Yo renegué hasta de mi Dios y me decía, todo en lo que he creído era mentira. ¿Cómo era posible que triunfara el bien sobre el mal?, ¿Cómo era posible que triunfara alguien que había hecho tanto daño a tantos? Pero mi Dios en pocas horas me dio una lección y vaya que lección cuando volvió al aire el canal del Estado, y vi que todo se estaba revirtiendo, sinceramente no entendía que pasaba me parecía UN MILAGRO y me negaba a creer en ello.

Verdaderamente, ocurrió un milagro, mandado primeramente por Dios y por la fuerza de un pueblo (civil y militar) que ha riesgo de sus vidas salio a la calle a reclamar sus derechos y sus logros

No me alcanzaran, segundos, los minutos, los días, los meses y los años que me queden de vida para agradecerle a ese pueblo, que logro hacer lo que yo no hice por estar llorando, postrada en mi cama.

Ellos, nos salvaron de una dictadura feroz, nos salvaron de ser gobernados por un grupito de ricos, llenos de odio a quienes solo les importa sus bolsillos, nos salvaron de una casta rancia, apatrida y racista, que acababan de mostrarnos sus colmillos.

Ellos, ese PUEBLO MARAVILLOSO Y VALIENTE, nos volvió a la vida, al optimismo, a la esperanza y a la lucha, y nos enseño a entender y a aceptar el mensaje de Bolívar, cuando dijo: Cuando la Patria llama, hasta el llanto de la madre calla"

Luego, ese maravilloso pueblo, volvió a ser protagonista, en el nuevo intento por derrocar al gobierno, con el paro petrolero, fueron dos meses de provocaciones hacia ese mismo pueblo, buscando que salieran a saquear y se prendiera la violencia, para así justificar que entraran fuerzas extranjeras y que a poner el orden. Como se ve, que los golpistas no conocían al pueblo, ¿cómo lo iban a conocer?, si para ellos no existía durante los cuarenta años que nos gobernaron, si para ellos solo existen pobres desde que llego Chávez al gobierno. Escondieron los alimentos, botaban litros de leche a los ríos, para que no le llegara a los niños, nos quitaron el gas, la gasolina, los medicamentos y hasta la temporada de baseball, nos quitaron todo, cerraron las universidades y los colegios. Las colas para surtir el tanque de nuestros vehículos, duraban hasta 3 días, había que turnarse, los miembros de las familias, para no perder el puesto en la cola, la gente se armaba de todo, carpas, música, juegos de cartas, de domino, para aguantar la cola, para comprar las bombonas de gas, las colas eran interminables, la gente empezó a cocinar con leña, murieron familias enteras, quemadas por acumular recipientes con gasolina, al que se atreviera abrir su comercio o cualquier negocio, lo visitaba una banda de niños de bien a quebrarles las vidrieras y a destrozárselos, en Maracay, un señor salio a trabajar con su buseta por puesto y se la quemaron con el adentro. Fascismo puro fue lo que nos aplicaron.

Y el pueblo aguanto y aguanto, de una manera ejemplarizante, no dejándose caer en provocaciones, porque a todo esto, se sumaba el cinismo, de que los que apoyaban el paro llegaban a las colas, queriéndose colear y diciendo que las colas eran culpa de Chávez, que había importado el comunismo de Fidel.

Y el pueblo aguanto y aguanto la embestida, luego vinieron las Guarimbas, donde los dirigentes de clase media alta, trancaban a sus seguidores en sus urbanizaciones durante 3 o 4 días, tragando humo de los cauchos que quemaban, no permitiéndoles salir de sus casas.

Pero como a todo cochino, le llega su sábado, llego el 15 de Agosto, donde nadie podía recriminarte por votar NO o SI, y ese día la gente, ese PUEBLO MARAVILLOSO, que aguanto y aguanto tanto, se las cobro, y les paso factura, por eso GANO EL NO, y por eso agradezco a Dios el haberme permitido vivir en esta época y de ser protagonista de lo que ocurre en mi país, y sentirme, como nunca, tan orgullosa de ser VENEZOLANA.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2626 veces.



Darella Osio Kinsler


Visite el perfil de Darella Osío para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: