¿Romperá Isabel Allende el ciclo Pinochet?

El anuncio de la senadora Isabel Allende, sobre la decisión de lanzar su candidatura a la presidencia de la república en los venideros comicios, es una esperanza para el pueblo chileno que sueña, con limpiar la imagen de su país, dignificar las instituciones y borrar el rostro de Augusto Pinochet, de la institucionalidad del austral país, donde a 43 años de la tragedia que provocó la llegada de la sanguinaria tiranía militar, la única diferencia es que mediante el acuerdo suscrito entre los herederos, ahora han sido civiles, quienes han continuado la obra del dictador, convirtiéndose en fieles albaceas de su legado.

Es realmente lamentable lo que ha ocurrido en la hermana república, que ha tenido que soportar medio siglo de oprobio, gracias a la complicidad de la clase política que solo le interesa el poder y por ello pese a la salida de los militares de la Moneda, los cambios han sido nulos. La constitución sigue siendo la misma que el dictador hizo a su medida. Se mantiene la persecución y el racismo contra los originarios Mapuches, a quienes Pinochet como buen fascista, por el solo hecho de pedir respeto para su territorio, los criminalizó como terroristas, con una ley especial que les mantiene como refugiados en su propia patria y con sus principales líderes injustamente encarcelados, violándoles todos sus derechos.

La educación que la dictadura militar privatizó para frenar las oportunidades de formación a los hijos del pueblo, también se mantiene y cada vez que los estudiantes protestan, los amos de las calles y las anchas alamedas con que soñó Salvador Allende, que son los Carabineros salen a darles con todo..

La libertad sindical continúa restringida y en consecuencia los trabajadores están b ajo el dominio de los patronos, particularmente las transnacionales, que con el Tratado del Pacífico, ejercen soberanía sobre ese territorio.

Un triunfo de la heredera del presidente mártir podría representar un n nuevo hito de esperanza para la unión y la paz en el continente suramericano y seguramente traerá la restauración de la democracia en Chile, con la plena vigencia de los derechos humanos y la reivindicación de los mártires que dieron su vida en la lucha por la liberación de la patria de Bernardo O'Higgins Riquelmi, que vio una ráfaga de luz en septiembre de 1970, cuando con el voto de la Unión Popular, resultó electo constitucionalmente el doctor Salvador Allende, que murió defendiendo la confianza que el pueblo había depositado en él a través de las urnas.

Las heridas del pueblo chileno están abiertas y continúan sangrando, porque hasta este momento no ha habido un patriota o una patriota que las restañe. Ahora con esta decisión de la intelectual y senadora la pregunta es ¿Romperá Isabel Allende el ciclo de Pinochet?



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1263 veces.



Cástor Díaz

Periodista CNP 2414

 cd2620@gmail.com

Visite el perfil de Cástor Díaz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: