¿Y dónde está el Socialismo?

"El socialismo es el único camino a la paz perdurable, a la justicia social"- Hugo Chávez.

La humanidad ha vivido miles de miles de años en relaciones sociales basadas en la solidaridad, la justicia, la equidad. Es a partir de la sociedad esclavista (hace apenas unos tres mil años) cuando comienzan las sociedades clasistas de explotación de una clases sociales por otras. Valga decir, les amos sobre los esclavos en la sociedad esclavista; los señores feudales sobre los siervos, en la sociedad feudal y la burguesía sobre la clase obrera o los trabajadores en general, en la sociedad capitalista que apenas tiene trescientos años de dominación en Europa y luego en el mundo. La sociedad clasista tiene en sí el germen de la violencia social, de los conflictos naturales entre la clase dominante y la clase dominada en lucha por destruir las relaciones sociales de explotación.

Ahora, en Venezuela, permanentemente nos encontramos con una pregunta cuando las personas se refieren a las situaciones que cotidianamente ocurren en nuestra Patria. ¿Y entonces dónde está el Socialismo?, cuando plantean ante tantas circunstancias que se enfrentan a menudo. Por ejemplo, el alza desmedida de los precios de productos básicos, el alza del dólar en el mercado especulativo y las diferentes denominaciones del mercado formal (CADIVI, SICAD I, SICAD II, SITME, DICOM, SIMADI), en la corrupción que carcome los cimientos de la Patria, en la burocracia que obstaculiza los procesos administrativos de gobierno, en la proliferación de centros comerciales que son la mejor vitrina del Capitalismo, la delincuencia, la escasez y en las enormes colas para abastecernos de los productos fundamentales para la vida, en fin, en tantas otras cosas que nos agobian.

La respuesta fácil es decir que el Socialismo está en los grandes avances sociales que ha tenido el pueblo venezolano en los últimos 17 años y yo lo acotaría más, en los últimos 12 años (desde el 2004), una vez vencido el paro petrolero insurreccional y el referéndum revocatorio de ese año. Los 2 millones 800 mil estudiantes universitarios de hoy contra los 600 mil de 1998. La Misión Barrio Adentro y todo lo que ella ha significado para el pueblo pobre y eso que llaman genéricamente "la clase media". La Gran Misión Vivienda Venezuela y el millón 100 mil viviendas entregadas al pueblo. Para no hacer tan larga la enumeración de los logros de la Revolución Bolivariana, o de la propuesta socialista venezolana, ver el siguiente enlace donde se refieren sólo algunos de esos logros; http://la-tabla.blogspot.com/2015/12/50-grandes-logros-de-la-revolucion.html.

Esos son avances sociales muy importantes pero no son el Socialismo. Apenas son un asomo, un atisbo del mismo. Sin embargo, también ha habido políticas socioeconómicas inadecuadas y, en los últimos tres años, incluso un retroceso en algunos de esos avances. La guera económica despiadada y sostenida en el tiempo, las decisiones a destiempo, de Mareca reactiva y no vanguardistas y situaciones no gobernables por el gobierno o los líderes del proceso de transformación como la caída también sostenida de los precios del petróleo en el ámbito internacional han llevado a Venezuela a tener nuestro "período especial" que sin embargo jamás se podrá comprara con lo experimentado por los hermanos cubanos que han sabido resistir con conciencia y una sólida formación los embates del Capitalismo, del imperialismo y de los poderes fácticos del mundo globalizado de los últimos treinta años donde la bipolaridad mundial se rompió para dar paso a un mundo unipolar controlado por el sistema capitalista.

En el año 2009 Chávez nos decía: "La vía venezolana hacia el socialismo es una propuesta histórica, política, social y económica en construcción teórica y práctica. Construcción colectiva para que el país la haga suya. El socialismo es una opción real y viable. Lo que es inviable es el dualismo esquizofrénico entre lo político y social que está en la base del capitalismo. En este sentido, la vía venezolana hacia el socialismo supone una transformación a fondo de la estructura económica para viabilizar una mejor redistribución de la riqueza social que pertenece a todos y todas. Ello supone distintas formas de propiedad". Ahora, eso supone un proceso de transformación como el que se desarrolla en Venezuela más allá de Chávez, líder indiscutible de la Revolución Bolivariana e inspirador de este proceso de transformaciones que debe concretarse en una Revolución Socialista. Veamos y oigamos a Chávez en una de sus tantas alocuciones obre el Socialismo: https://www.youtube.com/watch?v=dAdy6JDJPHw

Ello implica, pasar del modelo rentista-capitalista al modelo productivo-socialista del cual varios de nuestro autores han hablado. E incluso, el modelo productivo-socialista debe controlar las variables fundamentales de la distribución de los productos esenciales para los venezolanos para no sucumbir ante las arremetidas esperadas (y por ello no sorpresivas) del Capitalismo, o de la clase dominante del mismo que es la burguesía nacional e internacional.

Así lo plantean los camaradas del Comité Socialista de Estudios. Un socialismo que trascienda el modelo capitalista; que nos conduzca al desarrollo y al bienestar; que coloque a la economía al servicio del ser humano, como instrumento fundamental para generar igualdad; que integra a la naturaleza y al ser humano, y nos permita restituir el equilibrio perdido; que sea profundamente conservacionista de la naturaleza; que le de poder al pueblo, poder a la sociedad; que signifique una ruptura radical con el modo de ser capitalista; que logre socializar las conciencias, los valores humanos y los medios de producción; que se fundamenta en nuestra historia, tradiciones, valores y cultura; hace posible distribuir el producto social a cada cual según su trabajo (en la primera fase) y a cada cual según sus necesidades (en una segunda fase); donde se establezcan una relaciones de producción socialistas y se planifique en función de las necesidades prioritarias en cada situación histórico-concreta, a partir del desarrollo endógeno del pueblo para el pueblo, sustentable ecológicamente, en paz y cooperación con el resto de los pueblos del mundo; que sea el resultado de una profunda revolución en el plano de la conciencia, la cultura y el sistema de valores; que extirpe el individualismo, egoísmo, consumismo y la idolatría del dinero y anteponga la ética de la vida, el amor y la solidaridad entre humanos.

Ahora, en fase de transición siempre vamos a encontrarnos con escollos, conflictos derivados de la confrontación de modelos, divisiones entre las diferentes visiones que se pueden tener respecto al modelo que debemos desarrollar en lo concreto y de las decisiones, a veces no comprendidas o no adecuadamente interpretadas de acurdo al horizonte hermenéutico que se tenga.

Lo importante es mantener el rumbo hacia la construcción de esta sociedad justa, equitativa y solidaria que es el Socialismo.

Hoy vivimos situaciones muy complicadas en Venezuela que requieren una sólida comprensión y unidad de los socialistas. Y esto no puede entenderse como un chantaje para renunciar a la crítica que permita la rectificación de rumbos desviados. Pero si debe entenderse como un llamado a la reflexión profunda de lo que cada uno hace en función de la construcción del nuevo modelo de sociedad al que nos estamos asomando.

Venezuela sigue siendo una Formación Económico Social Capitalista en el proceso conflictivo de la transición al Socialismo. ¿Lo lograremos? Del pueblo y de la conducción racional de la dirigencia dependerá. Por ello la formación popular es fundamental para consolidar este proceso. ¿Dónde está el Socialismo? Debe pasarse de la conciencia a la construcción real de los procesos económico-sociales que lo harán posible.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1708 veces.



Cécil Gerardo Pérez


Visite el perfil de Cécil Gerardo Pérez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: