Amigo (a) traidor (a)

Por la cantidad de mensajes, saco la conclusión que el artículo, La manguangua: firmo contra el gobierno...pero acepto el cargo, publicado en Aporrea, http://www.aporrea.org/ideologia/a227468.html causó y generó ronchas, a mi manera de ver, pues simplemente allí se expresa lo que es una realidad y forma parte de la batalla que hoy damos como pueblo rebelde, aunque, no de forma unánime; el enemigo imperialista con sus múltiples métodos ataca la mente de las masas y lleva a cabo lo que se conoce como Guerra de 4ta Generación, es decir, la batalla por la mente de los pueblos: trataré de explicarles algunas cosas para que no se sientan tan mal.

 

El enemigo de la revolución bolivariana, el verdadero enemigo, o como diría el analista Walter Martínez, “la mano que mueve la cuna”, se atrinchera en sus bunker de pensadores para diseñar estrategias de confusión, de engaño, articulando elementos de la realidad cotidiana con acciones planificadas, diseñadas y estudiadas para generar la confusión dentro de las masas. Los resultados están a la vista, el 06 de Diciembre muchos venezolanos pensaron en “una alternativa” y votaron por sus verdugos.

 

Pero la burguesía tiene algo que lleva intrínsecamente, en su esencia y su lógica: la prepotencia y la arrogancia de la clase dominante y por más que se tongonee siempre se le ve el bojote. Es de esta manera cómo al llegar a la AN desatan su odio contra el pueblo y se lanzan con un conjunto de leyes burguesas, leyes que obedecen a su lógica y a su esencia sin disimular las formas siquiera.

 

En la ley de la vivienda, la revolución persigue la protección de la familia, la burguesía persigue la rentabilidad al colocar la vivienda como hipotecable, por lo tanto embargable, lo que significaría ponerle el diente a tan jugoso manjar… ¿Cuántos saldrían a endeudarse en un caso hipotético en que las viviendas de la Gran Misión Vivienda, que le garantiza la propiedad a la familia, se le aplique la ley de la burguesía? Seguramente muchos, luego viene el infierno: aumento de las tasas de interés, las cuotas balón, los créditos indexados y todos los mecanismos perversos de la burguesía para expropiar al ciudadano y apoderarse ésta de su vivienda; no obstante, el dulce te ofrece vehículos, viajes, consumo, en resumen DEUDA IMPAGABLE… Deuda que solo podrás pagar  con tu vivienda  y luego la calle…, que para una familia pobre es el infierno.

 

Pero la realidad es que todo esto de “los títulos de propiedad” atrajo al sector menos politizado de la población y el carcamán de Ramos Allup se convirtió en héroe defensor de “la propiedad privada”, pero en la propiedad privada en donde el 90% de la población está exenta porque no tendría acceso a obtener dicha propiedad, ésta solo estaría en manos de no más del 10% de burgueses nacionales e internacionales.  

 

Algo similar ocurre con los productos de primera necesidad y los mecanismos de especulación y robo al cual la burguesía nos somete; un pequeño comerciante que compra a precio especulativo esta semana un producto en 20 mil bolívares, la próxima le cuesta 40 mil, pero como él puede especular, pues calcula que para salir bien a ese producto debe sacarle 100 mil y es de esa forma cómo algo que cuesta 20 bolívares por la especulación llega a ser adquirido por el consumidor en 20 mil.

 

Con el dólar ocurre algo similar, golpean nuestra moneda devaluándola de hecho con una página web, articulados con una serie de “empresarios”, que no son tal sino ladrones, que se rigen por esa página y especulan a sus propios socios y compinches de acuerdo a su escala en la estructura de distribución de productos importados, sin embargo, tú los ves en todos sus medios burgueses chillándole al gobierno para que le den los dólares baratos, para ello también tienen sus mecanismos con sus trampa jaula tipo Polar, entre muchas otras.

 

El fin último de toda esta guerra es generar descontento y se valen para exacerbarlo de los medios de comunicación de la burguesía quienes justifican la especulación de los privados pero critican a la vez los esfuerzos del gobierno para crear un nuevo modelo distributivo basado en la democracia participativa y protagónica a través de los CLAP.

 

La batalla es dura, y a veces se nos asemeja esta situación a una película de ciencia ficción en donde el campo de batalla no son los campos y praderas sino el cerebro de cada uno de nosotros. Inocente sería pensar que con una operación de esta magnitud, no se ejecute un intrincado plan de infiltración a los más altos niveles del gobierno, sectores medios y bajos del mismo con el objeto de burocratizar e inutilizar cualquier iniciativa del gobierno revolucionario, más aún dadas las características de esta revolución en donde el oportunismo prolifera en muchas esferas.

 

En ese contexto es donde se produce la traición, pero es la traición a sí mismo; la traición a tus propios intereses y terminan muchos siendo títeres de la estrategia de la burguesía aplaudiendo a su propio verdugo sin darte cuenta. Ejemplos hay muchos, aquí solo vamos a mencionar dos: La Gran Misión AgroVenezuela y la democratización en el acceso a dólares. Con la misión terminamos cogiéndonos los reales para cualquier cosa menos para trabajar, con los dólares terminamos vendiéndolos al mejor postor para que luego éstos nos revendiera su montón de chatarras importadas mil veces por encima de su precio, conclusión: terminamos defendiendo al verdugo.

 

No hablemos de la GMVV entre muchos otros ejemplos… pero ahora tenemos algo patético en este ensayo de la burguesía; se trata del caso POLAR… una verdadera trampa jaulas pues. Una empresa de alimentos que no siembra ningún rubro alimenticio, solo procesa, pero es una de las que más dólares capta del estado con sus triquiñuelas. Los dueños de la POLAR, los mismos que están metidos hasta el cuello en la conspiración para derrocar la revolución, ahora se lanzan, apoyados por sus peones de la AN, a la calle con su famoso PLAN GARRA; un plan desestabilizador derroca gobierno.

 

Ellos chillan en sus medios, pero no dicen que han captado miles de millones de dólares que no han invertido en el país, lo llevan fuera. Han contribuido con la bachaqueo, el contrabando de extracción y la corrupción a todos los niveles, sin embargo, el bobo de Lorenzo Mendoza, un títere del imperio se presenta con su carita de “yo no fui” a decir que todo es culpa del gobierno. Con toda una campaña sicológica detrás, muchos terminan creyendo que es cierto, lo de la responsabilidad del gobierno y los utilizan en su rabia y frustración para autoflajelarse eligiendo a un Ramos Allup y dándole mayoría en la AN a la derecha.

 

Ahora bien, el día que todos entendamos que el gobierno no solo es de Maduro y el PSUV sino de todo un pueblo; cuando entendamos que nos enfrentamos a unos diablos que nos han esclavizado la mente durante siglos; cuando salgamos a ser gobierno colectivo y tengamos claridad de los verdaderos enemigos que son los burgueses en todas sus presentaciones, los corruptos de todas las montas, los especuladores y bachaqueros de toda calaña… el día que entendamos que tenemos herramientas legales para combatir juntos toda esta vaina burguesa, ese día será el día en que la burguesía nacional y sus protectores imperialistas peguen el gran chillido de la historia.

 

Será también el día en que logremos construir un sistema distributivo y un modelo económico socialista de verdad, en donde el ser humano esté en el centro de toda acción. Ese día se acerca y la burguesía en su afán inmediatista ayuda a ello, nos obliga a ello. Ellos piensan llegado el momento de barrer la revolución bolivariana; se lanzan por todos lados, atacan en todos los frentes; la revolución por su parte aprende de nuestros errores todos los días.

 

Así que señor y señora, traidor y traidora; nosotros aunque los criticamos y los combatimos, en el fondo le amamos, le queremos liberar de esas cadenas que le esclavizan; esa cadena que le ata su mente, esa cadena que lleva usted a cuestas por siglos y que hieren más que las que padecieron nuestros abuelos aborígenes y africanos cuando los trajeron en barcos en un camino seguro a la muerte, sin embargo, los cimarrones siempre existiremos.

 

Así que no se sienta mal, no me crea, solo revise la realidad, aparte el estercolero que la burguesía nos mete en nuestras mentes, analicemos con objetividad y terminará dándose cuenta del enorme error que usted, como ser social, en su dimensión sociopolítica está defendiendo a su verdugo.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1966 veces.



Luis Alberto Toro Ojeda

Publicista. Militante de izquierda. Integrante del Frente Bicentenario de Campesinos del estado Trujillo. Integrante del PSUV.

 latojeda@gmail.com      @latojeda

Visite el perfil de Luis Alberto Toro Ojeda para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis Alberto Toro Ojeda

Luis Alberto Toro Ojeda

Más artículos de este autor