Bolívar, un tiro de salva igual que a Chávez

El Comandante Hugo Chávez saco al Libertador de la soledad del Panteón Nacional, y del olvido colectivo de una memoria fragmentada por la educación burguesa recibida, con el mensaje que pronuncio como jefe de la insurrección militar del 4F del año 1992, cuando ya había sido derrotada la insurgencia de los jóvenes oficiales patriotas, comprometidos con esa acción de rescate de la dignidad nacional, y entonces reconoció públicamente ante toda la atónita Nación Venezolana, que el máximo ideólogo de ese movimiento insurreccional era nuestro Padre Libertador Simón Bolívar, cuyas ideas fueron la inspiración ideológica para llevar a cabo dicha rebelión militar, y sus largas luchas anti imperialistas fueron el mejor ejemplo político – militar para enfrentar a la dominación imperial.

Ese Simón Bolívar que volvió a encontrarse con su pueblo victorioso, gracias al Comandante Hugo Chávez Frías, padre de nuestra patria soberana y además Libertador de cinco naciones suramericanas (incluida la fundada Bolivia), ha sido la mayor inspiración libertaria y de integración política y cultural, de todos los pueblos de la Patria Grande que durante los siglos XIX y XX, tuvieron que insurgir contra las invasiones militares, promovidas por los gobiernos del incipiente Imperialismo Yankee de esas dos centurias, que tenían como propósito político fundamental, la anexión de los territorios invadidos, el saqueo de sus variados recursos naturales, y la consolidación del sistema capitalista en el Continente Americano.

Cuando observo imágenes de las inmensas manifestaciones de amor y de admiración, que cotidianamente se le profesa al Comandante Hugo Chávez Frías, por parte del Pueblo Chavista, Revolucionario, y Socialista, que ha hecho del cuartel de la montaña un inédito símbolo político e ideológico, que cada vez más sirve para aglutinar y cohesionar a ese inmenso sector de la población venezolana, que le ama, le admira, le recuerda y le agradece su sacrificio por la patria, me doy cuenta de cuan solo, hemos dejado a nuestro Libertador Simón Bolívar en el Panteón Nacional, adonde se asiste por razones de Estado para honrarle fúnebremente dos veces cada año.

El Pueblo Bolivariano que sistemáticamente asiste al Cuartel de la Montaña,  para expresarle al Comandante Hugo Chávez, su reconocimiento pleno como máximo líder de la Revolución Bolivariana, y además para testimoniarle post morten su gran admiración y su agradecimiento, por las inclusivas políticas sociales de su gobierno bolivariano, que contribuyeron a la significativa reducción de la pobreza en la que estaban sumidos millones de Venezolanos; ha convertido a dicho recinto, en un espacio con una presencia masiva de compatriotas venidos de todas partes del país, donde se armoniza de manera espontánea el rigor del protocolo solemne, y la algarabía del pueblo que habla, canta, declama, actúa, ríe y llora por su Comandante Eterno.

Ese mismo Pueblo Bolivariano que despertó el Comandante Hugo Chávez el 4F, tiene que hacer del remozado Panteón Nacional un “Cuartel del Libertador”, para convertir a ese lúgubre espacio, destinado a las ocasionales honras protocolares para el padre de la patria, en el más importante símbolo físico del Bolivarianismo y en la mayor “Aula” para reforzar su ideología , en un sitio con un nuevo régimen de visitas diarias, que permita que su pueblo se acerque a honrarle, como el más grande político y militar de toda América, y para que todos sus hijos e hijas comencemos a amarlo como a un verdadero padre.

Simón Bolívar nuestro Libertador, se merece que nuestro valeroso y consciente pueblo Bolivariano, y su FANB en perfecta unión cívico – militar, cada día del año le rindan homenaje a su magnífica gesta libertaria americana, así como también, que le expresen el cariño y el afecto por medio de una presencia numerosa de compatriotas; que a Bolívar le lleven las sencillas flores del jardín, que puedan conocer donde está su sarcófago, que se adecue un espacio para la proyección de las películas y documentales que exaltan su vida y su lucha por nuestra independencia, que se habilite una sala para que todos podamos conocer una muestra de su amplísimo archivo, que un grupo de historiadores nos expliquen con detalle quienes le traicionaron e intentaron asesinarle, que sepamos porque la Oligarquía Colombiana decide desterrarlo de su Patria.

Pero sobretodo nuestro Simón Bolívar El Libertador, debería recibir sistemáticamente en su recinto, unos actos protocolares similares a los que recibe el Comandante Hugo Chávez, en el Cuartel de la Montaña todos los días del año; Que en el “Cuartel del Libertador” haya una guardia permanente  conformada por representantes de los movimientos sociales, de los concejos comunales, de los partidos que conforman el Gran Polo Patriótico, de los estudiantes de todos los niveles de instrucción, de la clase obrera, de los campesinos y de los pescadores; Que haya una guardia de la Milicia Nacional Bolivariana, que a la hora exacta de su muerte efectúe un protocolo de honores  militares, que lean alguna de sus proclamas, y que un cañón de la República Bolivariana dispare una salva al cielo caraqueño, para recordarnos que la espada de Bolívar camina por América Latina.
Bolívar vive y la Patria Sigue.

Bolívar y Chávez Viven. La lucha sigue.
Hasta la Victoria Siempre, Comandantes.
Venceremos!
 
 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1364 veces.



Winston A. Lozada C.

Militante marxista- leninista

 winstonlozada@gmail.com

Visite el perfil de Winston A. Lozada C. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: