(Oigamos el clamor del pueblo Nicolás)

El silencio en la pata de la oreja

Así como el que no quiere las cosas, alguien lanza una expresión en una batalla “Bachaqueril” (cola) y rápidamente sale a relucir el nombre del camarada presidente Nicolás Maduro, y salta un HIDEPU a maldecir al camarada presidente; y no es para menos ¿Saben?, y la atmósfera entre “los coleros” por necesidad, y los coleros por “Bachaquerismo”, se torna densa, agresiva y muy peligrosa, y eso, sin llegar a tomar en cuenta, la participación descarada, de las personas que están encargadas, ¡POR OBLIGACION!, a resguardar el orden, la seguridad y la integridad de las personas que por obligación o por necesidad, deben realizar el calvario de las colas, al cual nos tienen sometidos los grandes empresarios y sus pequeñísimas marionetas comerciantes, con sus estrategias desestabilizadoras para, ¡dizque! que tratar de, tumbar o derrocar al gobierno revolucionario; eso, es lo que ellos piensan, claro esta, ellos lo piensan de esa forma, porque, jamás han tomado en cuenta, que ahí en las calles hay ¡AL PUEBLO!, y sobre todo, al pueblo de la clases más desposeídas, es decir, al pueblo de a pie, desdentados y pata en el suelo, de ese pueblo siempre se olvidan, y por ese olvido, les clavamos un 27 y 28 de febrero en 1989, y arrasamos con un golpe de estado en los días 12, 13 y 14 de Abril del 2002, pero ellos no aprenden, y hoy una vez más vuelven por sus fueros, creyendo equivocadamente, que por la AUSENCIA FISICA de “Nuestro Eterno Amado Gigante” HUGO RAFAEL CHÁVEZ FRIAS, nuestro hermano camarada y amigo Nicolás Maduro Moros, está solo en esta nueva batalla. Sigan así pues, para que se sigan estrellando con nuestra realidad. La del pueblo pobre.

Ahora bien; en ese mismo orden de ideas y en virtud del asunto planteado, es menester, que explique algunas cosas para tratar de entendernos, los más cinco (5) millones de personas, que no nos volteamos, ni traicionamos a CHÁVEZ, estamos esperando pacientemente, respuestas a ciertas y determinadas circunstancias, sin defraudarte y sin traiciones con puñaladas traperas a media noche. Entendemos, y así usted camarada presidente Nicolás Maduro, nos lo has hecho saber en tus alocuciones que, motivado a situaciones perversas, la recuperación y el desarrollo para el reimpulso de la economía del país, se debe llevar su justo tiempo, ante las medidas tomadas a tales efectos, eso, lo sabemos y lo respaldamos mayoritariamente, aunque hayan algunos débiles de mentes y faltos de consciencias que no logran entender algunas cosas, pero, a pesar de ello, hay quienes consideramos, que se hace necesario acompañar esas medidas extraordinarias, con una series acciones, mucho más agresivas y de corto plazo que las medidas de emergencia, para atacar algunos problemas, mucho más peligrosos, que caerse a coñazos con los bachaqueros y las bachaqueras, los grupo que se hacen llamar colectivos, y las mafias uniformadas en las colas, y no es más que, nada más y nada menos, que los grupos delincuenciales, actuando como ¡GRUPOS COMANDO! Adiestrados, posiblemente por equipos paramilitares en nuestras barriadas, a esos, querido y apreciado hermano, se hace EXTREMADAMENTE URGENTE meterlos en cintura, porque de lo contrario, hermano y camarada Nicolas, estaríamos en el irreversible ocaso de nuestro proceso político de cambios profundos, y la extinción del legado de Hugo Chávez, es decir, la ausencia física, absoluta y total, de la revoluciona Bolivariana…

Desde hace rato, estamos esperando la efectiva y positiva aplicación de los lineamientos de “El Golpe de Timón”, pero si adornos de ninguna índole, porque a decir de Hugo Chávez, hay quienes tienden a marear a la gente con “INFORMES PERFUMADOS” y balances abultados con los resultados de los proceso en nuestras barriadas; -o como diría una juvenil mujer que pretenden hacerla ¡a juro! Dirigente- “en los cerros”

Hermano Nicolas, si por alguna casualidad, alguien está conversando a tu lado a la pata del oído, atiéndelo, óyelo, escúchalo y préstale mucha atención hermano, pero por el amor a Dios, no le hagas caso, ni le pares un “un tantito así”, si te llegara a decir, que las cosas en las comunidades están bien, si te llegara a informar, que en los barrios y comunidades más desfavorecidas las cosas están normales, si te llegaran comunicar, que la distribución equitativa de los alimentos, está funcionando a la perfección, entre otras tantas cosas que te pudieran tratar de hacer ver o creer, por el amor a Dios, no le preste atención, y ojo, no es que te estén mintiendo, pero te puedo garantizar, que no te están diciendo la verdad; y todo esto lo expreso, con la incertidumbre de que mis expresiones te puedan sonar mucho mas falsas e hipócrita que la de los que te hablan ahí al ladito…

Por favor hermano y camarada presidente, solo espero, que no vayas a pensar que estas palabras escritas, se circunscriben al hecho de algún descontento, porque no es así, porque, si hay alguien en esta revolución que debería guardar estricto silencio y “comer calladito”, es este cristiano que te escribe, porque he sido más que favorecido por este gobierno que cualquier otro venezolano o habitante de esta patria, pero, por algunas cosas que he dado por llamar principios de conducta e ideológicas, me veo en la imperiosa necesidad, de dedicarte esta líneas, porque presumo, que si no lo hago estaría contribuyendo, como “colaborador no necesario” a la muerte del legado de CHÁVEZ, y cuidado y sino hasta con el derrocamiento de tu propio gobierno camarada…No pretendo ser lo que no soy, y me expresé como el pueblo pata en el suelo que he sido, soy y seguiré siendo

“Son solo palabritas que se dicen, nada más”


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1810 veces.



Jesús Chua Espinoza


Visite el perfil de Jesús Chua Espinoza para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Ideología y Socialismo del Siglo XXI


Revise artículos similares en la sección:
Anticorrupción y Contraloría Social