La juventud que necesitamos en Venezuela

Hoy cumplimos 204 desde esa batalla heroica que promovió Jose Feliz Rivas, como referente extraordinario de lucha emancipadora y libertaria en nuestra Patria Grande.

Hoy se toma como referencia de cambio y transformación dentro del concepto trillado de la juventud del futuro que utilizan muchas organizaciones como márquetin político, en lo material y abstracto, del genero consumista que sigue teniendo como referencia las modas gringas y europeas, donde todavía no hemos aprendido a desprendernos del un modelo impuesto, manipulador y voraz, que sigue siendo el cáncer que sigue carcomiendo la mentalidad clasista de muchos.

Desde la llegada del Comandante Supremo Hugo Chávez Frías, ese concepto tomo otro camino, tratando de labrar y darle importancia real a la renovación de generaciones caducas que simplifican y representan un pasado lleno de vacios e incertidumbres, y conformar a través del cambio de conciencia, de romper los paradigmas y los antagonismos que suprimen el valor real, de la verdadera fuerza e importancia de una generación de oro, que hoy se pronuncia en muchos aspectos fundamentales que sirven de punto de partida, y debemos configurar cual es el papel fundamental de la Juventud Venezolana.

Hoy esa nueva generación debe convertirse en el pilar fundamental de la renovación estructural del Estado, en el campo productivo, profesional, génico y cultural desde las bases, la persecución de la formación Bolivariana y Robinsoniana debe ser el fundamento real, si queremos una juventud productiva debemos democratizar los ingresos de las universidades, revisar los instrumentos jurídicos que hoy hablan de juventud, de igual manera las instituciones que hoy son diseñados para crear políticas dirigidas a este sector, deben ser enmarcadas desde la realidad y la necesidad inminente,  dentro de las áreas críticas, pero lo más importante es cómo convertirlas en una norma palpable que simplifique y transforme la visión estratégica social, cultural y productiva.

No debemos institucionalizar movimientos, colectivos u organizaciones que sean enfocadas hacia este sector tan importante hoy en la transformación y reimpulso de las políticas, hay que crear nuestra propia esencia, nuestra propia identidad, mecanismos universales que conlleven al entendimiento, formación y capacitación de nuestros jóvenes, como pilar fundamental, pero sin fomentar y hacer nuestra propia historia moderna, no avanzaremos.

La Juventud en Venezuela ha comenzado una nueva era, la época de Chávez abrió las puertas de la igualdad, de la equidad, pero aun debemos enquistar estos términos que muchos utilizan como plataforma de promoción, vacios, sin fundamentos coherentes, solo para individualismos, esta generación debe convertirse en una avalancha de acción contra la indiferencia, la pasividad, y explosionar todo lo que hoy retrocede, por eso la generación de oro llega con fuerza y una actitud imponente, gracias a la confianza y la visión de ese hombre extraordinario, que hoy debe ser la primera referencia única y principal junto al pensamiento de nuestro Libertador, y ver dentro de nuestra Patria Grande, cual es hoy nuestro deber y compromiso histórico en la integración.

Hoy celebramos la llegada y la renovación de las caras sonrientes, frescas y esperanzadoras de quienes están allí, en el Liceo, Universidad, en el campo, la fabrica, allí dentro del complejo turístico, allá en el  barrio, cantando, danzando, dando lo mejor para los suyos, para la patria.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2199 veces.



John Duarte Zambrano


Visite el perfil de John Duarte Zambrano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a222792.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO