Alquimia Política

De malas y buenas intenciones

En este fin de año 2015, muchas son las visiones que se tienen acerca del proceso político venezolano. Se menciona la actitud (abierta y desmedida), de algunos partidarios de los partidos políticos unidos en esa concentración volátil denominada Mesa de la Unidad Democrática (MUD), de utilizar los espacios ganados para acelerar el desmembramiento del proyecto revolucionario bolivariano y con ello la posibilidad de un cambio de conducción ideológica y de intereses, del Estado venezolano.

En este aspecto, uno de los líderes de la MUD, un tanto cuestionado por sus propios adeptos, Henrique Capriles, ha manifestado que la MUD debería concentrarse en resolver los problemas económicos del país, en vez de estar pensando en leyes que reivindiquen las luchas de la oposición, al darle amnistía general a los procesados (y ya algunos sentenciados). En concreto, se vislumbra dentro de la MUD un clima de confrontación, de lucha de poder por lo que ellos consideran la etapa más lúcida que ha tenido la oposición venezolana para alcanzar la preferencia electoral y por ende el poder.

Así mismo, en el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), hay dos posturas dentro del universo de esa unidad revolucionaria: los que apuestan a un diálogo y quieren escuchar ideas para restructurar, no abolir, el modelo económico; y los que van a una confrontación directa y que no creen en otro diálogo que no sea el levantamiento del pueblo contra la clase burguesa.

Con estos escenarios nada bueno puede ocurrir; hay buenas y malas intenciones, coadyuvando por un rescate a la institucionalidad, al respeto de la convivencia humana y a la necesidad de activar el motor productivo del país. En lo inmediato, la salida es traer capitales extranjeros y que comience un proceso de apertura económica en la cual el Estado, sin dejar a un lado sus obligaciones constitucionales, elimine las trabas y alcabalas burocráticas que están alimentando la inmensa, léase bien, inmensa corrupción que hay en la administración pública nacional.

En este aspecto, la revisión debe ser exhaustiva y no debe dársele la licencia a las futuras Comisiones de la Asamblea Nacional, a que hagan lo propio y comience un vendaval de denuncias que pondrían muy mal al Gobierno nacional ante su evidente letargo en la lucha contra la corrupción. En este mismo aspecto está el narcotráfico; no es que “todo” el Gobierno está invadido de pillos y rufianes, pero de que los hay los hay; se necesita quitarnos el lastre de la “incondicionalidad” y comenzar a pasar facturas completas a los que teniendo responsabilidades de Gobierno han cambiado su modo de vida de una manera indecorosa. Llegué a conocer camaradas que, de andar en bicicleta, hoy tiene una camioneta de último modelo: ¿eso se logra con un salario burocrático en diez años? Si eso fuera así, en ciudades como Guanare (estado Portuguesa), donde el 80% de la población activa-profesional vive de la administración pública, sería una de las ciudades más prósperas y con mayor índice de habitantes millonarios.

En concreto, la revisión no debería esperar el 5 de enero del 2016, debe hacerse de una vez y sin contemplación alguna, se trata de salvar un proceso histórico hecho con “sangre, sudor y lágrimas” (en palabras de aquel recordado premier ministro inglés Winston Churchill,1874-1965); un proceso que se inició con un grupo de militares que entendían que su rol histórico era empujar el barco hacia mejor puerto, pero en ese proceso, que le costó la salud y vida al Presidente Chávez, se adhirieron pequeñas y grandes hienas, que hoy son el tumor maligno que nos está debilitando. El chavismo goza de buena salud, lo sostengo, no puedo decir lo mismo del Gobierno, porque si no toma en serio las tres “R” al cuadrado (Revisión, Rectificación y Reimpulso; con su añadidura: Recuperar, Repolarizar y Repolitizar), difícilmente podamos convencer a los electores de que seguimos siendo la única alternativa viable para empoderar al pueblo de Poder.

Finalmente, es importante propiciar la innovación y la tecnología como vías para ir superando la dependencia de los países desarrollados; hoy ya no solamente se menciona que existe un tercer mundo subdesarrollado y con inmensos cinturones de pobreza que impiden su progreso como naciones en un mundo global y capitalista; se habla de un mundo con un modelo absoluto de comercialización de bienes y servicios, al cual se le impone otro modelo de rectitud, humanidad y sostenibilidad. Un modelo que busca armonía con el medio ambiente y la convivencia humana, sin desprenderse del capital, pero buscando invertir el capital en el hombre y no en las grandes arcas de los grupos ostentadores del poder. En el mundo hay actualmente194 países, oficialmente reconocidos (54 en África, 35 en América, 14 en Oceanía, 50 en Europa-7 euroasiáticos-, y 48 en Asia-7 euroasiáticos-, destacando que se restan los 7 países que comparten Europa y Asía; aunque la ONU reconoce 193 países, más dos estados observadores, el Vaticano y Palestina); de esa cantidad de países solamente cuatro tienen un modelo económico distinto al capitalismo: China, Corea del Norte, Vietnam y Cuba. Venezuela está construyendo su modelo, pero debe saldar aún esa cuesta inmensa entre quienes quieren una sociedad consumista y los que necesitan una sociedad para la convivencia y la vida. No es una tarea fácil, nunca se ha visto así, pero ya hay un camino andado y debe corregirse los entuertos e impulsarse nuevos atributos para así convencer de que desde un país rico en recursos naturales se puede hacer una revolución humanista que priorice la vida en vez del capital. ¡FELIZ AÑO 2016!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1293 veces.



Ramón Eduardo Azócar Añez

Doctor en Ciencias de la Educación/Politólogo/ Planificador. Docente Universitario, Conferencista y Asesor en Políticas Públicas y Planificación (Consejo Legislativo del Estado Portuguesa, Alcaldías de Guanare, Ospino y San Genaro de Boconoito).

 azocarramon1968@gmail.com

Visite el perfil de Ramón Eduardo Azócar Añez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas