Chávez supo dónde poner los pies y donde poner los puños

Revisando el archivo de mi cabeza me percato de que Venezuela tiene dos Presidentes: Chávez y Maduro.

En el fragor de una bestial guerra económica en su contra, el pueblo venezolano ha elegido a Chávez y a Maduro para un mismo período, éste, 2013- al 2019, lo que revela el más singular y elocuente testimonio de la determinación de estar comprometidos con el socialismo bolivariano.

Simón Bolivar es el núcleo del socialismo bolivariano, su gesta heroica y su ideario constituyen la piedra angular del proyecto; claro, el socialismo bolivariano es una gran obra todavía por hacer, mas, no se trata de un proyecto en el aire, porque hablando en términos de proceso mucho se ha avanzado al respecto, resumidamente, procurar buscar la mayor suma de felicidad posible para todos y para lograr lo cual, Chávez propuso darle todo el poder al pueblo, y hay que decirlo , Bolivar y Chávez conforman el gran binomio del proyecto político, social y económico que es el socialismo bolivariano, asumido por el pueblo venezolano y tanto es así que en medio de inconmensurables dificultades no ha dejado de avanzar en ese sentido, he ahí que hoy tenemos dos presidentes, entiéndase como quiera entenderse pero he ahí que si bien Maduro es el presidente de hecho, no es menos cierto que él gobierna con la bitácora trazada por Chávez pelo a pelo en el Plan de la Patria, Ley de la República Bolivariana de Venezuela.

Y por supuesto, no se trata solamente de que Venezuela ha sido sometida a una brutal guerra económica -obviamente, por parte del imperialismo norteamericano, la vaca va con su becerrito- aunada a la guerra económica ha sido aplicada con sevicia una despreciable por vil guerra psicológica contra nuestro esforzado pueblo, la una conlleva a la otra, quise decir.

Pero es evidente que el venezolano promedio ha dejado atrás la falsa consciencia de clase de la que Marx habló -etapa en vías de ser superada exitosamente por la inmensa mayoría- y entrompa hacia una consciencia superior de clase, en ese proceso andamos y nada va a detenernos porque estamos dispuestos a avanzar como sea, y como sea es como sea, y para hablar con áspera crudeza, sépase que ni el sol ni el agua y ni el hambre nos detiene, nosotros tenemos el cuero duro porque hemos vivido a la intemperie, a la machimberra, es decir, a la machimberga, durante cuarenta años del pacto de punto fijo, cuando la MUD gobernó disparando primero y averiguando después, y por añadidura pero sin ir tan lejos, a tal pesadilla de cuarenta años le corresponde una ñapa previa de diez años en los que reinó Marcos “niño de pecho” Pérez Jiménez, lo que tampoco hizo mella en nuestra determinación de ser libres e independientes de tutelajes, así que avanzaremos como sea porque sabemos lo que es terrorismo de Estado y no estamos dispuestos a volver a padecerlo, de brazos cruzados.

La reflexión del pensamiento debe acompañar el acto de saber porque la mente opera como un espejo de la realidad, y en esa visión del mundo, la verdad debe intermediar, la esencia del conocimiento es entender la realidad, ¿qué otra cosa si no?, he ahí entonces el quid de la cuestión, si la realidad es la suma de todas las cosas y fenómenos inherentes, y algo más todavía (inclúyase también la cuarta dimensión), entonces el enemigo apela a sus instrumentos de guerra psicológica -para muestra un botón, CNN, los demás a la camisa de fuerza- y replantea una cosmovisión de tipo gríngo[la], ajena a nosotros y destinada a someternos a la esclavitud.

La prensa al servicio del imperio siempre dice y siempre calla lo que no debe, ¿qué hace un periodista con la información que esconde, donde se la mete, será donde estoy pensando?
¡Fo!
Chávez tiene demasiado que ver con el despertar de los pueblos del planeta, me atrevo a aseverarlo.
Fijaos, desde los grandes centros de manipulación de la consciencia de los pueblos del mundo se juega con los valores para convertirlos en precios, y se trata de cubrir la realidad con un ropaje que representa una trampa, en cambio, nosotros los pueblos andamos trabajando.
Valores no son lo mismo que precios. Para nosotros es de primerísimo orden el apuntalar la lucha en función de valores como la solidaridad, el amor y el patriotismo, la libertad, la justicia y otros; en cambio, para la oposición contrarrevolucionaria todo está en función de precios, y en particular, en dólares.

Para la MUD, la “democracia” es una cosa de taquilla, mientras que para nosotros la democracia es una cosa de valores, entre ellos, los antes citados.
Chávez nos hace pensar que hay palabras que parecen balas de cañón, por ejemplo, eso de “hay que darle todo el poder al pueblo” no es potable para la burguesía ni para los enfermos de irrealidades, víctimas de la falsa consciencia de clase, para éstos, todo el poder debe ser para la burguesía y ellos aspirando a ser burgueses.

Chávez predica que “comuna o nada” y en dicha frase cada palabra es una bala de cañón también, habría que ir al fondo del asunto pero ahora no es el tema, estamos a las puertas de una confrontación electoral y lo inmediato es que el pueblo vote a favor o en contra de sus verdaderos intereses, que cada quien saque sus cuentas.

El pueblo venezolano ha dado muestras de que hasta en lo oscuro sabe escoger su camino, cuando en abril de 2002 esa burguesía amparada por el imperio chupasangre, ávido de petróleo, tumbó a Chávez, y los medios se abocaron a pasar comiquitas de Tom y Jerry, el pueblo se organizó por sí mismo y salió a la calle en forma de eclosión chavista para rescatar a su líder, y no por nada sino por mucho, es que la impronta de Chávez ya estaba sembrada en el corazón del pueblo, Chávez conocía las dimensiones del ring y además sabía dónde poner los pies y donde poner los puños, Chávez sentó escuela.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1101 veces.



Guillermo Guzmán


Visite el perfil de Guillermo Guzmán para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a218311.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO