¿Será que estamos cavando nuestra propia fosa?

Todo parece indicar que el poder se lo estamos poniendo a la oposición
escuálida en bandeja de plata con guindas por demás y, eso hace
algunos años que se veía venir, no se corriguieron situaciones
adversas a tiempo y, seguimos adelante a como fuera en vez de mejorar
políticas de Estado las desmejoramos sin importar un carajo lo que
sucedía y, sin pensar siquiera lo que costó hacernos de ese poder
democráticamente que, el Comandante antes de agonizar y morir tiró el
todo por el todo por nosotros y, años después hemos llegado al
llegadero de nuestros males que sobran dedos de las manos, para
enumerarlos, pero más pudo la desidia política de unos pocos.

Pero, nosotros somos valientes y batalladores que, aún en las malas
nos conformamos con reírnos, aunque sea con la boca serrada, no vaya a
ser que se destape la cañería de la indolencia de aguantar callado con
tants injusticias que nos abruman y nos parten el corazón de la razón
de tanto luchar con fin razonable y, para mayor desgracia seguimos en
la orilla bostezando por nuestras inquietudes e ineficiencias al por
mayor y, como si no pasará nada forzamos al futuro que nos responda a
nuestro favor, ¿ilusos desprevenidos quizás?

La lógica de la conformación se nos atragantó en el reservorio del
compañerismo adulador de aceptar como bien todo lo que nos enumeraron
como hechos positivos sin conocer el trasfondo de las cosas en que
bailábamos pegado a diario, dentro de un socialismo innovador y
forjador de ideas por montones, en que planes por demás salieron a la
luz publicados como fortificadores de causas justas y que más adelante
nos iban desnudando de malos pasos que todos juntos sirvieron de
recreación como un saludo a la bandera de nuestro facilismo que, nos
mostraba un camino desviado a muchos grados de conformación matemática
y, los esfuerzos de paz y amor que tantos se hicieron nos agitaron de
ilusiones que ahora son un dolor de cabeza sin analgésico que lo calme
y lo reconforte.

Más pudieron las conformidades de primicias aceleredadas que a diario
chocaban irónicamente contra los engaños presuntuosos que nos llenaban
e inflamaban el pudor chavista de ser más y mejores por la decencia
del país, el que a galope tendido nos mantenía en consideración de que
en un futuro no lejano, seríamos la unidad conformada del mejor país
del mundo, sin pobres ni pbreza y con un rendimiento de honestidad y
derechos humanos que no cabía en ninguna parte y, eso nos alimentaba,
para mantenernos en la palestra llenos de orgullo patrio que, nos
distanciaba por demás de la oposición apátrida, pero los tiempos pasan
y, las ideas colapsan y, lo que no se previó cobra fuerza y nos
mantiene en ascua con un miedo que agoniza de más miedo.

Las cartas de la esperanza están sobre la mesa y las oportunidades
siguen existiendo, aunque la Patria sufre y, cada quien espera su
momento para upar por la victoria que le dé un respiro de
satisfacción, aunque a decir verdad, tal como está la situación
económica del país con un colero endemoniado que nos satura de vicios
y las necesidades son tantas con bastantes dificultades de vencerlas,
el poder se aleja o nos ve de reojo como el que dice, por aquí pasó
señores...

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1194 veces.



Esteban Rojas


Visite el perfil de Esteban Rojas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Esteban Rojas

Esteban Rojas

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a215079.htmlCd0NV CAC = Y co = US