El legado de Antonio Gramsci y el proceso bolivariano

"Los cuadernos de la cárcel" de Antonio Gramsci constituye el texto más importante en el acervo ideológico que nos dejara ese brillante pensador y revolucionario italiano, dicho texto es considerado como un verdadero monumento al marxismo contemporáneo, es el marxismo pensado para el presente de su realidad concreta, pero también para el mañana, y expresa más que una mera teoría, la suma de sus años de experiencia y de vivencia militante por el triunfo de la causa del socialismo en Italia; Gramsci fue sobre todo un hombre de partido, profundamente empeñado en los problemas de la construcción de un nuevo orden del Estado Socialista, del logro de la hegemonía del proletariado en la sociedad moderna, y del papel que deben jugar los intelectuales en el nuevo Estado en la nueva sociedad. Su permanente vinculación con la realidad parte de la penetración de la misma mediante la constante aplicación del materialismo histórico, como método y como guía. Se pudiera decir que después de Lenin es el pensador que más ha contribuido con el desarrollo del marxismo contemporáneo.

Gramsci fue un político práctico, por ello no podemos apartar sus reflexiones de su condición de militante y dirigente de la clase obrera italiana, llevo a la práctica el aforismo marxista de que "no se trata de interpretar al mundo sino de trasformarlo", la política es la herramienta fundamental para llevar a cabo tal propósito, pero la política con conciencia crítica, producto del estudio y de la meditación, constrastandola con los referentes teóricos de diversos autores, con sentido moral y ético. Odiaba y despreciaba la vanidad, y la irresponsabilidad. Creía necesario el cabal cumplimiento de la frase que se le atribuye a Sócrates, pero que realmente es anterior a este filósofo griego "conocete a ti mismo" como actitud permanente del revolucionario en su afán transformadora.

Sostenía que el conocimiento y los saberes de los revolucionarios no son sólo para acumularlos en el cerebro humano como datos e informaciones de manera enciclopédica, sino para utilizarlos en el desarrollo de la organización, la disciplina y el compromiso de lucha de los colectivos militantes, en la toma de una conciencia superior por la cual se llega a comprender el propio valor histórico del avance revolucionario.

La doctrina gramsciana de la hegemonía se contrapone a la concepción leninista de la dictadura del proletariado lo que conlleva a dos ideas distintas en cuanto a lo que debe ser la función del partido del proletariado, para Gramsci debía ser el partido de la hegemonía, y para Lenin el instrumento de la dictadura del proletariado.

Gramsci profesó una orientación humanista y no dogmática del marxismo ortodoxo, centrado en el conocimiento profundo de la realidad de su tiempo histórico, y con visión futurista en la arquitectura de su pensamiento, su producción teórica contribuye a enriquecer el proceso de construcción del proyecto y del proceso bolivariano, y además nos ilumina en lo que tiene que ver con la ética y la moral revolucionaria para enfrentar las aberraciones de la corrupción, la burocratizacion y la ineficiencia, tres males señalados por el propio comandante Hugo Chávez, su preocupación ante estas perversiones presentes en parte de la nomenclatura, lo llevo a elaborar los documentos de las tres "R" y el "Golpe de timón", a los que la alta dirigencia del partido y del Gobierno aún no han diseñado las estrategias que sincronicen con la teoría gramsciana.

 

 

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1606 veces.



Mariano Crespo Colina

Universitario, socialista, bolivariano y humanista, partidario de la no concesión a la derecha golpista.

 mcrespo48@yahoo.es      @dialogoambiente

Visite el perfil de Mariano Crespo Colina para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: