La Socialdemocracia del Capitalismo nórdico, el Socialismo y los impuestos (II)

“Una de las grandes paradojas es que los gobiernos de la periferia, generalmente orientados a la centroizquierda, adoptaran tan entusiásticamente las recetas ultraderechistas aferradas a la idea de que la austeridad es una respuesta apropiada a una gran recesión. [...] Por qué partidos orientados a la izquierda abrazan recomendaciones de economistas de ultraderecha, cuyos dogmas anti- regulatorios contribuyeron a causar la crisis, es uno de los grandes misterios de la vida. Sus políticas son autodestructivas económicamente y suicidas políticamente”.

Profesor de la Universidad de Missouri William Black

Tratamos de mirar hacia el futuro, comparar las lecciones del socialismo científico reaprendidas en el siglo XXI y el capitalismo nórdico (socialismo reformista=socialdemocracia), esas comparaciones nos llevan a reparar la historia, el socialismo tiene como ley fundamental el trabajo obligatorio para todos, mientras que el capitalismo esa necesidad la ve sometida al mercado, a libre oferta y demanda, creando bolsas de trabajo, condenando a la inactividad a millones de ciudadanos, a la propia indigencia social. Por eso: los países nórdicos conscientes de su cultura, “la causante de la prosperidad de estas naciones y no el sistema capitalista” (1) piensan que “Cuanta más gente trabaja, mayores son los ingresos tributarios que recibe el Gobierno., por ello las clases medias están sujetas a altos niveles de impuestos, que son el sustento de la calidad de los servicios sociales en estos países” (2).

LA HABILIDAD NORDICA: LA REGULACIÓN DEL ESTADO.

Así pues; siendo países pequeños, los países nórdicos, han desarrollado una cultura de solidaridad social, el sustento de su sistema de servicios sociales que les brinda seguridad, gracias a la garantías sociales de una legislación que vela por la sociedad, sobre todo en “crear puestos de trabajo y desincentivar actividades no compatibles con el desarrollo sostenible”, (3) propias de las políticas neoliberales de reducción del gasto social y disminución de los impuestos a los empresarios capitalistas para incentivar sus inversiones teniendo en cuenta que a largo plazo, el desarrollo es insostenible.

Por otro lado; la comparación que del ejemplo del señor Torres, respecto al capitalismo nórdico (que llama socialismo democrático), el socialismo soviético si disfrutó de un elevado nivel de vida social para todos, pese a los privilegios de los dirigentes, el proletariado no disfruto viajar en limusina ZIL o tener casas particulares de campo, pero una cosa si disfruto el proletariado soviético, del trasporte público, casas de campo público deporte para todos, educación gratuita y de calidad, para el disfrute y recreación de las familias obreras, idea ni remota en el capitalismo, donde el proletariado ni viaja en Limusina teniendo un salario al nivel del costo de la canasta normativa de alimentos y menos, disponer de lugares comunes del estado para disfrute de la sociedad, y es que eran y son dos sociedades desiguales, pese a que los vicios egoístas del pasado, de una sociedad termina por imponerse, la clase dirigente han usurpados los derechos del pueblo, en cambio en el capitalismo los derechos usurpados se institucionalizan, se hacen ley.

Con respecto al tema de “la boliburguesía” en la revolución bolivariana, hay que destacar que tenemos una Constitución Política de transición, ella no legitima el socialismo propiamente, le abre las puertas a las comunidades locales, al ejercicio de la contraloría social, a la vigilancia de los políticos, de los dirigentes, al ejercicio de legislar en aras de la equidad, pues bien falta mucho por hacer, por eliminar los privilegios no solo de la clase dirigentes, que llama (boliburguesía el señor Torres) (4), sino también de la clase capitalista, comenzando por la evasión de los impuestos, ya que se resisten a tener “una cultura nórdica”, en el sentido de pagar los impuestos por muy elevado que sean, para otorgar más beneficios a la sociedad, para la creación de empleos sociales, para sostener el sistema de seguridad social, para el bien común.

Aquí hagamos un paréntesis enseñémosle al señor Torres ya que es un empresario y un socialdemócrata un ejemplo de los impuestos en los países nórdicos, para demostrarle que ha logrado el capitalismo nórdico, evitando deslizarse hacia el neoliberalismo, al capitalismo salvaje, tratando de “…encontrar el equilibrio perfecto entre la eficiencia (debida a la economía de mercado) y la equidad (debida a un Estado del bienestar muy grande, que se alimenta de impuestos muy elevados). Esta admiración hacia el capitalismo nórdico lleva a muchos a pensar que en realidad, tener impuestos altos no es nocivo para el crecimiento económico”, (5) en particular para la competitividad de las empresas capitalistas.

Vemos que Dinamarca y Suecia son los dos países con una presión fiscal más elevada del mundo, cercana al 50%, nos gustaría saber si los empresarios venezolanos estarán dispuestos aceptar el modelo escandinavo, el de estos países siempre que no descarguen los impuestos sobre sus consumidores, sobre los trabajadores, por otra parte, estará dispuesto la revolución bolivariana a desgravar el salario de los trabajadores el impuesto al valor agregado que tanto daño ocasiona teniendo en cuenta que el salario mínimo se calcula sobre la base del costo de la canasta normativa de alimento. La palabra la tiene los empresarios y el gobierno.

EL PARADIGMA FISCAL DE LA SOCIALDEMOCRACIA NORDICA

Asimismo; en el ejemplo anterior tomemos al comparar la muy diferente estructura fiscal de ambos casos, poniendo a Suecia como paradigma del modelo escandinavo (si bien existen diferencias entre ellos). Y es que, en Suecia la mayor parte de la recaudación se grava sobre el factor trabajo -con elevados impuestos sobre la renta, con un tipo máximo del 56,5%, el mayor de la Unión Europea- y el consumo -con un tipo impositivo de IVA muy alto, del 25%-, siendo poco exigente sobre el capital -básicamente, el Impuesto sobre Sociedades (6). ¿Tolerara la sociedad venezolana una estructura elevada de impuestos, teniendo en cuenta su estructura fiscal, eliminar el IVA, en particular del factor trabajo, asimismo, teniendo en cuenta la hiperinflación que ahora niega la burguesía por temor a que el proletariado ahora reconozca la falsa de la burguesía cargándole al Estado la responsabilidad por la inflación?

Tener impuestos altos es nocivo para los capitalistas en Venezuela, que se resisten a pagar impuestos para contribuir a la sociedad, para ellos, es una restricción a la libre empresa, a la libre iniciativa privada ciudadana, contribuir a la sociedad es cercenar la libertad privada, por eso es negligente el capitalismo a pagar impuestos, eso representa un freno a la producción social, a las actividades comerciales, por otro lado los elevados impuestos descargados sobre el trabajador de parte del capital, deprime más el mercado, es inequitativo que los que ganen más ganen más, y lo que ganen menos ganen menos, no es sostenible la sociedad de esa manera, sobre todo que resta capacidad competitiva a los inversionistas.

Fuentes:

1.-Sociología “El sistema social de los países nórdicos”, 07-11-2012

2.-Idem.

3.-Idem

4.-Torres Núñez Hernán L. “Aprender del socialismo, ¿Cuál de todos?”, Aporrea, 10-08-2015.

5.-Libertad Digital economía, “¿Debería España imitar el modelo nórdico subiendo impuestos?”, 07-01-2011.

6.-Idem.

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2075 veces.



Alexander Kórdan Acosta R.

Economista. Magíster en Gerencia de Servicios Administrativos. Doctor en Ciencias Estratégicas para el Desarrollo. Profesor de la Universidad Bolivariana de Venezuela (UBV). Instructor de Cooperativismo Comunitario.

 kordankovki@gmail.com

Visite el perfil de Alexander Kórdan Acosta R. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a212149.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO