En blanco y negro

Plan B

El maniqueísmo de la derecha fascista en su incontenible manipulación se traduce en un irrespeto al pueblo y en el afán de generar zozobra en la sociedad. Factores aferrados al modelo capitalista han tenido la cachaza de decir que el capitalismo salvaje es un sistema que ofrece futuro. Cómo es eso, si el capitalismo está ahogado en sus propias contradicciones y está pariendo la felicidad de los pueblos con el Socialismo, que sí trae una sociedad absolutamente nueva.

Todavía hay un gran desconocimiento de historia y de la realidad. Hay quienes incluso no saben ni tan siquiera lo que está pasando en el mundo. Otros creen que Venezuela es el mundo. Y otros piensan que la Tierra es imperecedera. Con esas observaciones intelectualmente el avance es cero. Por eso la importancia del estudio de la historia. Marx y Engels representan una excelente referencia para entender lo que sucede a nuestro alrededor y el orbe.

Marx demostró que no es la conciencia del hombre la que determina su ser, sino que por el contrario el ser social, es lo que determina su conciencia. Por tanto, si se tienen un poder constituido vetusto, alienante y plagado de contradicciones, su resultado es una sociedad de borregos idiotizados. Luego, también Marx cristalizó, "no se trata de interpretar el mundo de diversos modos como hasta ahora han hecho los filósofos sino de transformarlo", a través de la dialéctica y del materialismo histórico. La sociedad siempre se ha reducido a dos clases en constante lucha: la dominante y la dominada, que corresponden hoy al período capitalista, esto es, burguesía versus proletariado. Dos clases en la que, precisamente, las minorías controlan a la inmensa mayoría, generándose hambre y miseria y explotación indiscriminada.

La historia avanza mediante un proceso dialéctico o de contradicciones o antagonismos que consiste en la lucha de estas dos clases opuestas e irreconciliables que son las clases sociales predominantes. Es ilusoria toda reconciliación. Es decir, "la historia de todas las sociedades que han existido hasta nuestro días es la historia de las luchas de clases", advirtieron. Marx y Engels en el Manifiesto Comunista.

Sin embargo, el espantajo del fascismo con palabras tejidas con hebras especulativas y maliciosas, con bordado de flores rosas, esa déspota y excluyente especie con ese ropaje fantasioso y exuberante en sus divagaciones, pretende envolver a un pueblo que ha sido traicionado y burlado brutalmente a través de la historia. No hay cuento que valga, la historia colocó al desnudo la criminalidad del capitalismo salvaje.

Con Marx y Engels el socialismo abandona definitivamente todo rastro especulativo y todo proyecto imaginario del futuro para intentar vincularse políticamente con las clases trabajadora de la sociedad capitalista; conciben una nueva época en la historia del socialismo y en la historia política de la humanidad. Estos descomunales hombres, Iniciaron una nueva concepción del mundo y de la historia humana. Una teoría crítica de la historia y de la sociedad capitalista y una filosofía totalizadora del ser humano y de su praxis.

Todas las instituciones, supuestamente "perennes" e "imperecederas", empezando por la propiedad privada y la justicia, y continuando por el Estado, esas pretensiones engañosas y represivas, hay que entenderlas desde la perspectiva del marxismo a quien nada se escapa las coloca en el fuego de la historia, del materialismo histórico, que todo lo derrite y lo disuelve, aún lo aparentemente más sólido, más petrificado y cristalizado, como es el caso del capitalismo salvaje, que entró en una etapa de combustión una vez que hizo contacto en sus contradicciones con la historia real y verdadera de los pueblos sufridos de esta hermosa Tierra.

Atentos con ese capitalismo salvaje de "rostro humano" que la matriz mediática busca inculcarle al pueblo. El Che subrayó que "la última y más importante ambición revolucionaria es ver la hombre liberado de su enajenación"; luego, al despedirse de sus hijos, les dijo: "Acuérdense que la Revolución es lo importante y que cada uno de nosotros, solo, no vale nada…" Oligarcas, la mentira, el chantaje, la manipulación, la guerra sicológica, han sido desvelados por la propia historia y temblad porque se profundizará más aún la Revolución, pero esta vez es en el mundo.

Lo que dicen los organismos multilaterales y los propios gobernantes imperialistas: El mundo enfrenta una enorme crisis laboral que amenaza la posibilidad del crecimiento económico, según un reciente informe del Banco Mundial (BM). Para que la creciente población del planeta tenga trabajo, tienen que crearse globalmente 600 millones de empleos antes del inicio del año 2030, se dice en un informe del BM revelado precisamente, en la reunión de los ministros de Trabajo y Empleo del grupo de los 20 (G20).

"Poca duda hay de que se trata de una crisis global", alertó el director principal para el trabajo del BM, Nigel Twose. "Este informe deja claro que hay escasez de empleos, empleos de calidad". Indicadores que develan que el capitalismo ya exterminó los paradigmas para tener engatusado a los pueblos. "Parece que nos esperan tiempos bastante difíciles", comenta Twose, tras precisar que: "También preocupa que vemos la creciente diferencia entre los salarios e ingresos en los países miembros del G20". Recordemos que por lo general estas cifras o estadísticas son conservadora y más aún si provienen de países capitalistas, que saben que la realidad ya es inocultable, es decir, la debacle mundial del capitalismo salvaje.

El informe además sostiene que más de 100 millones de personas en los países del G20 son desempleados y 447 millones trabajan, pero viven con menos de 2 dólares al día. Son parámetros de miseria extrema Para encontrar una salida a la situación "no hay ninguna varita mágica", explicó Twose. Están a la vista las contradicciones indisolubles del agónico sistema capitalista. A lo que agregamos, además, el deterioro ambiental y la carencias de recursos energéticos. Hay que echar en cara que lo que la naturaleza tardó en forma en 400 millones de años, los hidrocarburos, en apenas 200 años se están agotando.

El G-20 es un foro de países que ha pasado a convertirse en la audiencia más importante para la toma de decisiones en materia de economía mundial. Su labor fundamental en la actualidad consiste en adoptar las medidas necesarias para salir de la crisis iniciada en 2008 y que tiene su origen, ente otros factores, en los excesos del mercado financiero. Vinculada a esta prioridad está la reforma de la arquitectura financiera internacional, que pasa por modificar las funciones, competencias y reparto de poder dentro del Fondo Monetario Internacional.

El G20 está compuesto por los Ministros de Finanzas y Jefes de Estados y autoridades de los Bancos Centrales; los países son, a saber: Alemania, Italia, Canadá, Japón, Estados Unidos, Reino Unido, Francia, Rusia (países que integran el G-8), Australia, India, China, Indonesia, Corea del Sur, Arabia Saudita, Turquía, Argentina, México, Brasil, Sudáfrica y la Unión Europea.

No hay otra realidad mundial, ni tampoco hay extraterrestre para venir a solucionar los problemas agónicos de este mundo que al parecer está en una fase terminal, y cuyo plan B para salvar a la agraciada humanidad y toda forma de vida, irreversiblemente es: Socialismo; el único sistema capaz de construir un mundo humanizado y sustentable ante la vorágine del capitalismo salvaje.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1756 veces.



Alberto Vargas

Abogado y periodista, egresado de la UCV, con posgrado en Derecho Tributario y Derecho Penal. Profesor universitario en la cátedra de Derechos Humanos

 albertovargas30@hotmail.com

Visite el perfil de Alberto Vargas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Ideología y Socialismo del Siglo XXI


Revise artículos similares en la sección:
Oposición