Ser un venezolano chavista en el extranjero

“Me imagino que si estás acá es porque no estas muy de acuerdo con la política de Chávez ¿no?” Es una pregunta que me hacen por lo menos 3 veces por semana, como venezolana viviendo en el extranjero.

Estamos conscientes de que muchos se han ido por descontento, sin embargo, hay una porción importante de venezolanos alrededor del mundo que siendo profundamente chavistas y revolucionarios, vivimos fuera de territorio venezolano por razones distintas. Si algo hizo el Comandante Chávez fue darnos alas a muchos de nosotros, que sí, crecimos con la certeza de que para nosotros había un límite en la vida. En los logros. En los sueños.

Es difícil encontrarte con un compatriota en el extranjero, si no se trabaja o se está estrechamente involucrado al entorno político del país donde se vive, ni se tiene la motivación que impulsa la búsqueda. Y no es porque no los haya.

En momentos como los que vive Venezuela hoy día es cuando, más que nunca, debemos estar unidos en cada uno de los rincones del planeta, algo que para un venezolano en el extranjero es bastante difícil, si no se cuenta con las Embajadas de nuestro país en términos de principal representante estatal, entendiendo que nuestro Estado ya no es como otros, ya no es una máquina burocrática de procesamiento de documentos y concreción de negocios, sino la Patria, aquella que te guía, que te abraza y que te da el calor, lo que se pierde cuando se vive lejos del hogar.

Las Embajadas venezolanas necesitan convertirse en Unidades de Batalla comunicacional y política de nuestra Revolución, necesitan transformarse en ejemplos reales de lo que en Venezuela ocurrió y sigue ocurriendo, no sólo desde el criterio diplomático y económico que eso implica, responsabilizándose de estrechar lazos gubernamentales que nos permitan conectarnos a los gobiernos del mundo, debemos empezar a conectarnos con los Pueblos del Mundo y con el venezolano en el extranjero que es parte de ambos.

Siempre pensé que dentro de la política exterior de Venezuela, debería existir un acompañamiento a las luchas de los Pueblos, tal y como en Venezuela se luchó, que es lo que realmente hace la diferencia: una forma de lucha y transformación con lo cotidiano por delante y con el contacto directo con el Pueblo como principal herramienta.

Es hora de que los revolucionarios del mundo nos unamos, y que importante es tener un espacio de unión que permita ese encuentro seguro con aquellos que saben por qué somos chavistas, revolucionarios y defendemos al Gobierno Bolivariano por sobre todas las cosas.

La manipulación mediática en contra de nuestro Estado, es proporcionalmente mucho más fuerte fuera de Venezuela que dentro de ella, y el arraigo de sus argumentos mucho más común, por el simple hecho de que un extranjero no sale luego a las calles de Venezuela, no tiene a su alcance una salud pública que contradiga que Venezuela es un país increíblemente difícil, sus hijos no estudian en los Simoncitos, no tienen Canaimitas. En el extranjero no hay Mercal, nuestra Ley Orgánica del Trabajo no es la misma, no hay forma de que un alemán escuche que en Venezuela se asesina gente en las marchas opositoras en un canal de televisión, y pueda contrastarlo con la realidad. Su única referencia son otros medios que dicen lo contrario, y evoluciona a ser una elección entre creer en un medio o en otro, en una era histórica a nivel mundial en la cual creer se hace cada vez más difícil, más aún cuando se vive aún bajo la tutela de un estado neoliberal.

Aquellos que residimos en países con gobiernos abiertamente simpatizantes con el Gobierno Bolivariano (Argentina, Brasil, Ecuador, Bolivia, Nicaragua, Uruguay), contamos con la ventaja de que en cada uno de ellos las luchas populares están ya estructuradas y masificadas de forma similar, por lo que es mucho más sencillo participar activa y directamente en la transformación de los Pueblos del mundo, que era la meta de nuestro Comandante: la construcción del Hombre Nuevo en todos los rincones del Planeta.

Chávez es una idea que no sólo es aplicable o debe difundirse en Venezuela, es una idea, un cambio que debe expandirse por el mundo, si queremos un cambio profundo en el manejo del poder político, en beneficio directo de la soberanía y la igualdad de los pueblos.

Es responsabilidad de todos los revolucionarios en el extranjero, no sólo defender nuestra Patria, sino contribuir a la liberación y la superación de los pueblos de los que formamos parte, así como debe ser obligación de nuestras Embajadas participar activamente en esto y acompañarnos.

Para conseguirlo, no hay que apelar jamás a un papel intervencionista, argumento que muchos defienden como causa de la no participación política activa de las Embajadas, hay que convertirlas en principales voceras, a través de la realización de actividades de encuentro, de concientización, expliquémosle al mundo, comunidad por comunidad, barrio por barrio, qué es Venezuela verdaderamente, la importancia del voto, la importancia de la educación pública gratuita y de calidad, la salud pública de calidad, los supermercados estatales, las farmacias estatales. Ayudemos a suplantar verdaderamente la concepción de un Estado Paternalista por la de un Estado Responsable.

Nuestros representantes diplomáticos, deben también ser nuestros compañeros de lucha. Porque todos somos compañeros de lucha.

Por mi parte, me gustaría, como venezolana chavista en el extranjero, contar con un espacio en donde se construya en conjunto gobierno/pueblo, tal como se hace en las calles de Venezuela, que el vivir fuera de su territorio, no se convierta en vivir lejos de la Patria, porque la Patria debe estar en todos lados, en todos sus espacios.





Esta nota ha sido leída aproximadamente 5886 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter





US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a204384.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO