Cambio y fuera

Uno de los grandes pilares comunicacionales de la Revolución socialista que impera en nuestra querida Venezuela, es la ecléctica libertad de expresión heredada tras la gesta emancipadora del Libertador, que nos otorga la voluntad, las ganas y la osadía de aporrear la mente y el cuerpo de los venezolanos, buscando despertar del colosal agujero negro que carcome la esperanza de un mejor futuro para toda la ciudadanía criolla, que necesita escapar de la ignorancia opositora, y hallar las verdades que se esconden en los mágicos confines de la patria universal.

No pierdas el tiempo intentando ayudar al Medio Ambiente. Desde tiempos inmemoriales, la Naturaleza ha sido la peor enemiga de la Humanidad. Ella siempre nos regala devastadores huracanes, inundaciones, tsunamis, terremotos, tornados, incendios forestales, avalanchas y demás desastres creados por el infierno de la Pachamama, que arruinan la vida de millones de inocentes víctimas a escala global. Debemos continuar sobrepoblando, destruyendo y contaminando sus ancestrales recursos naturales, mediante la deforestación, el fracking, la minería ilegal, los agrotóxicos, la pesca de arrastre, la quema de combustibles fósiles y cualquier otra actividad económica que acreciente los niveles del Efecto Invernadero, del Cambio Climático y del Calentamiento Global. Así, la bizantina Gaia aprenderá a respetar la autoridad del gran Homo Sapiens, que es el único amo y señor del gigantesco planeta Tierra, que seguirá girando cada vez que el Sol siga saliendo y las estrellas sigan brillando.

No pierdas el tiempo intentando reducir, reutilizar y reciclar todos los materiales orgánicos e inorgánicos que consumes. Sólo los perdedores, los tontos y los fracasados, se dedican a recoger la basura aglomerada por la gente verde y silvestre. Es mejor que dejes todos los desperdicios tirados en las principales plazas, parques y aceras de tu ciudad. Imagina que la calle es un gran relleno sanitario urbano, en el que puedes tirar a cielo abierto las innumerables botellas de plástico, envoltorios de golosinas, periódicos, pañales desechables, cartones, vidrios, latas de refrescos, baterías de litio, jeringas, escombros, y demás residuos que se acumulan en el manto asfáltico de la autopista o en la capa vegetal del bosque. No importa que tu casa se encuentre plagada de ratas asesinas, que los hermosos ríos se conviertan en cloacas ambulantes, y que los olores fétidos aromaticen el olfato de tu localidad. Tu única misión en la vida es llenar de basura al enorme planeta Tierra, que seguirá girando cada vez que el Sol siga saliendo y las estrellas sigan brillando.

No pierdas el tiempo intentando ahorrar el agua potable de tu vivienda. Es mejor malgastar muchos litros del vital líquido, sin pensar en las millones de personas que mueren anualmente, por no tener acceso a una mísera gota de agua que calme la sed de la injusticia mundial. Por eso, tú debes despilfarrarla a granel, porque tienes bastante dinero para pagar la factura mensual por el consumo de agua, y necesitas sacar a flote el egoísmo que alimenta nuestra esencia humana. El agua no debe compartirse con absolutamente NADIE. Que se jodan los pendejos que no tienen plata para gozar de un chorro de agua saliendo por el grifo del lavamanos, mientras NO hay nadie en la sala de baño, de un chorro de agua saliendo del lavaplatos, mientras NO hay nadie en la cocina, y de un chorro de agua saliendo de la manguera, mientras NO hay nadie en el jardín. El agua es una propiedad privada, una mercancía, un objeto de codicia deseado por el orbe pero disfrutado por la masónica élite del planeta Tierra, que seguirá girando cada vez que el Sol siga saliendo y las estrellas sigan brillando.

No pierdas el tiempo intentando ahorrar el consumo de energía eléctrica. Te recomendamos dejar prendidos todos los equipos eléctricos y electrónicos de la casa y de la oficina, incluyendo las bombillas incandescentes, el televisor, la estufa, el aire acondicionado, el reproductor DVD, la computadora, la nevera, el microondas, el freezer, la tostadora, y demás aparatos de alto consumo energético. Todo debe estar encendido durante las 24 horas del día, sin ningún ápice de remordimiento taciturno. Al igual que ocurre con el servicio del agua potable, usted tiene derecho a derrochar la electricidad, porque siempre paga la factura mensual y NO debe darle explicaciones a nadie. Es vital que nunca apagues los artefactos de uso doméstico y que jamás practiques la Eficiencia Energética, para que llegue la gran temporada de apagones en Venezuela, por la sobrecarga de la red de suministro eléctrico, y así transformemos la oscuridad de la noche en la claridad del amanecer. Debemos ser tercos, apáticos y mezquinos con el estorboso Medio Ambiente, en aras de continuar pintando de amarillo los faroles que iluminan el ecocidio del planeta Tierra, que seguirá girando cada vez que el Sol siga saliendo y las estrellas sigan brillando.

No pierdas el tiempo intentando llevar una vida vegana, pacífica y de respeto por la biodiversidad del Mundo. Mejor come bastante carne, pollo y pescado, para que la sangre de los más inocentes se convierta en el apetitoso platillo de los más miserables. Yo sé que tú eres un animal, por eso te encanta comer animales. Es imposible que practiques el vegetarianismo, porque los animales no tienen el mínimo discernimiento para entender estas laicas palabras. Tú vas por la vida feliz como una lombriz, mientras el matadero despelleja el destino acuchillado por los carniceros de Israel. Es horrible ver el instinto salvaje que mueve el paladar de la Sociedad Moderna, y más escalofriante es observar como disfrutan un bisté en familia, a sabiendas de la rojiza tragedia que se oculta en su rostizado interior. Entre parrillas, asados y barbacoas, todos los asistentes disfrutaron viéndolo arrodillarse y quemarse vivo en la hoguera del clero católico, porque tuvo el fatal atrevimiento de respaldar la teoría heliocéntrica y sostener que el planeta Tierra no era el centro del Universo, pese a que seguirá girando cada vez que el Sol siga saliendo y las estrellas sigan brillando.

No pierdas el tiempo protestando contra los eventos de crueldad animal, como las corridas de toros, los circos itinerantes, los toros coleados, las peleas de perros y gallos, y las ceremonias santeras de inhumanos sacrificios. Es mejor que asistas a todos los espectáculos públicos donde las especies de fauna sean humilladas, explotadas y asesinadas por la eterna cobardía que acobarda la sindéresis de los cobardes. Te recomendamos que lleves a tus hijos hasta las monumentales calderas del Diablo, para que los chamos sean los mejores testigos oculares del divertido homicidio perpetrado por sus verdugos. No dudes en soltar una carcajada cuando veas al elefante bailando en dos patas, cuando el pitbull se desangre frente a tus narices, y cuando el toro salte el burladero y arremeta en contra de los aficionados. No sientas dolor por la malsana banderilla, no te tapes los ojos por ratón moral, y no te quejes de tu propia desgracia. Tú necesitas pagar por el sufrimiento ajeno, para que las heridas del alma se cicatricen recordando la bestialidad del planeta Tierra, que seguirá girando cada vez que el Sol siga saliendo y las estrellas sigan brillando.

No pierdas el tiempo intentando evitar el consumismo de comprar toda la mercancía que pasa frente al iris de tu codiciosa mirada. Debes comprar TODO lo que vendan en los bazares del karma. Recuerda que el fin siempre justifica el medio para conseguirlo. Puedes robar, hurtar, saquear y matar a quien tu quieras, para que NO te quedes con las ganas de lucir esas joyas, esos neumáticos y esos vestidos que causarán la envidia de los invitados. Tú mereces ser el centro de atención en la geografía venezolana, y si Mahoma no llega a la montaña, pues la montaña llegará hasta Mahoma. Llénate de chequeras, tarjetas de crédito y cupos electrónicos, para que te compres hasta la mugre de tus propias uñas, y así puedas callarle la boca a quienes dudaron de tus encantos. Ya nadie quiere el Iphone 5. Todos quieren el Iphone 6. El año que viene todos querrán el Iphone 7 y ya nadie querrá el Iphone 6. La célebre historia del consumismo es infinita. Olvídate del phishing informático y dedícate a morir espiritualmente, mientras te transformas en un programado robot capitalista que sólo piensa en comprar, comprar y comprar. No olvides que eres lo que tienes, y seguro que tú tienes muchísima pasta para alimentar los bolsillos rotos del planeta Tierra, que seguirá girando cada vez que el Sol siga saliendo y las estrellas sigan brillando.

No pierdas el tiempo intentando respetar al prójimo, que engalana las calles del tricolor patrio. Debes insultarlo, maldecirlo y violentarlo, ya que un venezolano NO puede ser compatible con otro venezolano. Si tú eres revolucionario, debes acribillar al escuálido. Si tú eres escuálido debes acribillar al revolucionario. En nombre de la raza política, los venezolanos drenan sus sueños reprimidos y acaban con el sueño utópico de otros compatriotas que yacen en el país, gracias a una razón ideológica que justifica el letal desquite de los fanáticos. Vemos que en Venezuela, quienes toman la justicia por los cuernos y asesinan al prójimo, se convierten en héroes, mártires y santos beatificados por el Tío Sam. Te pregunto ¿Qué esperas para volverte héroe, mártir y santo? Tan sólo debes conseguir un revolver oxidado, un objetivo cercano y plomo al cañón. Si logras el dificultoso tiro de gracia, seguro que vas a ser famoso, tendrás inmunidad parlamentaria, escribirás una colorida historieta y con un poquito de suerte, te indultarán muy lejos del planeta Tierra, que seguirá girando cada vez que el Sol siga saliendo y las estrellas sigan brillando.

No pierdas el tiempo intentando adoptar a un desafortunado niño de la calle. Tú eres una copia egocéntrica del Mundo egocéntrico en el que vivimos. Sólo piensas en demostrarle a tus familiares, amigos, vecinos y colegas del trabajo, que el fluido seminal cumplió con la laboriosa tarea encomendada por la podrida cigüeña, que ventila la podredumbre que sale de la habitación. Primero te obligan a casarte, luego te obligan a tener un hijo procreado biológicamente, y después te obligan a tener más hijos. Cuando las cosas salen mal y te divorcias de tu cónyuge, ellos mismos se encargan de señalarte, de juzgarte y de destruir la salud mental de tus queridos hijos. Estamos rodeados de personas tóxicas que no se cansan del malhumorar los senderos del altruismo, de la compasión y de la empatía. Si sentimos culpa, pagamos el diezmo dominical y le damos una limosna al niño que limpia el vidrio frente al semáforo. Si sentimos bonanza, volvemos a pagar el diezmo dominical sin darle una limosna al viejito que limpia el vidrio frente al semáforo. Lo peor, es que los niños imitan el comportamiento de sus padres, por lo que están condenados a ser individuos descerebrados que enlutan al gran planeta Tierra, que seguirá girando cada vez que el Sol siga saliendo y las estrellas sigan brillando.

No pierdas el tiempo intentando practicar el ateísmo que libera los demonios de la fe global. Tú debes seguir esclavizado a las lucrativas religiones que asfixian al adinerado cuello clerical. Todas las sectas adoctrinan la psique de los más débiles, que terminan siendo los títeres de la WatchTower. Es insólito que en pleno siglo XXI, todavía sigamos creyendo en sagrados cuentos chinos que sólo han dejado millones de muertos a su paso. No hay peor vicio que las religiones, y por culpa de ellas es que seguimos ciegos en inacabables guerras que obstaculizan el crecimiento holístico de la Humanidad. Vivimos encadenados al dogma, a las supersticiones y a las creencias. Nos da miedo pensar que somos dueños de nuestra propia verdad, y que no necesitamos la presencia de seres imaginarios que aleccionen nuestro andar. Tú sabes que tengo razón. El problema es que desde niños nos drogan con tanta obediencia religiosa, y cuando llegamos a la etapa de la adultez, pues somos incapaces de enfrentar la realidad y cuestionar esa mentira. Quizás sea una situación muy triste de internalizar, pero debemos iniciar un proceso de autodescubrimiento que nos permita ver más allá de lo que suponemos estar viendo en perspectiva. La vida es un etéreo suspiro, y la duda es la mayor sabiduría de los aguerridos valientes, que esperan cruzar el oasis del planeta Tierra, que seguirá girando cada vez que el Sol siga saliendo y las estrellas sigan brillando.

No pierdas el tiempo intentando dejar la Coca Cola, la cerveza y el cigarrillo. Tú necesitas seguir preso en el burbujeante callejón sin salida que te dejará sin dientes, sin pulmones, y sin hígado. Usted sabe que el agua es lo natural, lo sano, lo orgánico. Pero, la hipnótica adicción a la gasolina con hielo, al alcohol etílico y a la nicotina, te mantiene enfermo en la diabetes, en los cálculos renales, y en la hipertensión. Lidiamos con un Mundo tan asquerosamente ciego, que la gente en vez de odiar a muerte a esas transnacionales, prefiere endiosarlas por jugar con la salud física y emocional de los consumidores. Basta con un constante bombardeo publicitario en la TV orquestada por los medios privados internacionales, para que la ciudadanía pierda el buen juicio y sea el blanco fácil de la locura consumista que se ciñe en la entrada a Auschwitz. La borrachera, el sadismo y la frustración van de la mano con el fútbol español, el béisbol venezolano y las pirateadas películas hollywoodenses. Ese perverso trinomio de insatisfacción personal, se paga con la delincuencia, con el machismo y con la irracionalidad que obstina al nostálgico planeta Tierra, que seguirá girando cada vez que el Sol siga saliendo y las estrellas sigan brillando.

No pierdas el tiempo intentando ganar seguidores y pulgares levantados en las hiperactivas redes sociales. Siempre habrá un paciente más enfermo que tú, con muchos más likes que tú, y con muchísima más soledad que tú. ¡WOW! La gente literalmente “mata el tiempo” pasando horas y horas frente a la pantalla del monitor, de la Tablet PC y del teléfono inteligente, queriendo que una cuerda de esquizofrénicos contemplen la exitosa vida que lleva su majestad virtual. No deja de sorprenderme lo fácil que es amaestrar la voluntad de los terrícolas. A veces me pregunto si son en realidad conscientes de la extrema sumisión que conceden a diario. Es como si fueran sonámbulos, lacayos o falderos de compañía. ¿Se acuerdan del Ice Bucket Challenge? Es doloroso saber que el año que viene, más y más idioteces serán subidas y compartidas en Facebook, Twitter y Youtube, para que los más idiotas imiten la coreografía de los menos idiotas. ¿Ya tienes tu propio selfie? Me gustaría ver tu autorretrato en Instagram, justo antes de presionar el gatillo en un instante de lucidez descafeinada.

No pierdas el tiempo intentando ser apolítico en pensamiento, palabra, obra y omisión. Tú necesitas ser parte del Sistema. Dime cuál es tu régimen favorito ¿Comunismo, socialismo, capitalismo? No tienes el autocontrol suficiente para inmovilizar a los tigres asiáticos y obligarlos a ceder el territorio. Por eso, vives cayendo en las promesas vacías del Imperio y de sus engendros totalitarios que operan a nuestro alrededor. Ellos controlan la democracia de tu propia vida. Eres el payaso que manipulan en espera del ansioso domingo de las elecciones. ¿Por qué dejas que el Sistema te domine tan fácilmente? Es ridículo ver a las masas de carne y hueso, salir a las calles de sus ciudades ondeando banderas y coreando nombres, frases y refranes a vox populi, esperando que sus idolatrados desconocidos les confieran un guiño improvisado, un corrupto brazo extendido o una astuta gota de sudor que inmortalice los abismales cimientos de la estupidez humana, que continúa enloqueciendo las papeletas del planeta Tierra, que seguirá girando cada vez que el Sol siga saliendo y las estrellas sigan brillando.

No pierdas el tiempo intentando ser Ecosocialista y denunciando los agravios ambientales que castigan a la nación venezolana. Nos duele aceptar que el Quinto Objetivo Histórico del plan de la Patria, se quedó mermado en el Quinto Objetivo Histórico del plan de la Patria. La discordia supera la eliminación “fusionada” del Ministerio del Ambiente. Eso no tiene NADA que ver con la penosa realidad ecológica, que afecta los linderos conservacionistas de nuestra pujante Venezuela. No se visualiza una verdadera política ambiental ni a corto, ni a mediano, ni a largo plazo. Creemos que la credencial Ecosocialista del proceso revolucionario, se encuentra caduca, ahogada y desgastada en un matorral de “buenas intenciones” que no se fructifican a favor de los ecosistemas del país. Salvo los grandes aciertos de la consecuente Misión Nevado, el resto de las iniciativas ambientales se hallan sumergidas en el limbo de la burocracia, que tiene al majestuoso Salto Ángel y a la Gran Sabana al borde del suicidio asistido. Un claro ejemplo que manifiesta la pasividad gubernamental se evidencia en el deteriorado Parque Nacional Canaima. Cuando en el año 2011 las carreras Fun Race 4x4 arrasaron con la quietud del paisaje, fue oportunamente prohibido el “rustiqueo” por decisión del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ). Ahora, la siniestra minería ilegal que socava la paz del Parque Nacional Canaima en el 2014, viene siendo legalizada con rango y fuerza de ley, para que el pueblo pemón llore junto al planeta Tierra, que seguirá girando cada vez que el Sol siga saliendo y las estrellas sigan brillando.

No pierdas el tiempo intentando escapar del envejecimiento y de la muerte. ¿Por qué escondemos los años? Nadie nace con un cuarto o medio siglo a sus espaldas. No entendemos que la vida es AHORA. Lo único que tenemos es el presente, porque el pasado huyó de madrugada y el futuro no da pie con bola. Siempre decimos “todos vamos a morir”, pero el ego nos hace creer que somos eternos, inmortales y perpetuos. El conformismo hace que algunos fallezcan porque “fallaron” en la vida. La libertad hace que otros asciendan porque emprendieron el homeopático vuelo del Fénix. Debemos perdonar a quienes nos hicieron daño en retrospectiva. Es lamentable que muchas personas crucen el umbral de la existencia post-mortem con un saco de ira, rabia y furia que jorobó la sonrisa de antaño y amplificó las sórdidas voces del orgullo meridional. Dicen que Arbeit macht frei, pero si dejamos de victimizarnos y aprendemos a rescatar lo positivo de la vida, ya no habrán razones de peso para seguir peleados ni con el yo interior ni con el austral planeta Tierra que seguirá girando, cada vez que el Sol siga saliendo y las estrellas sigan brillando.

No pierdas el tiempo intentando leer este HOAX, que pretende generar conciencia socio-ambiental en mis optimistas lectores. Puedes criticarme, destruirme y menospreciar mi trabajo. Yo estoy muerto en vida desde el 13 de marzo de 1985, por lo que NO me importa ser la comidilla de los carroñeros de turno. ¡Lo juro! Pero, como periodista siento un fuerte impulso de expresarme con mi puño y letra, para contribuir con el bienestar integral del entorno natural que albergamos. Ponte las pilas, mírate frente al espejo, y ayuda a cuidar las riquezas de la Pachamama. Ella es nuestra madre, nuestra reina y nuestra diosa. Si seguimos perdiendo el tiempo con tanto abandono ecológico a mansalva, seguro que el planeta Tierra dejará de girar, el Sol dejará de salir y las estrellas dejarán de brillar, en el fortuito espacio sideral que recorremos a diario.

¡Piénsalo!

Cambio y fuera


carlosfermin123@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1939 veces.



Carlos Fermín

Licenciado en Comunicación Social, mención Periodismo Impreso, LUZ. Ekologia.com.ve es su cibermedio ecológico en la Web.

 carlosfermin123@hotmail.com      @ecocidios

Visite el perfil de Carlos Ruperto Fermín para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: