Del estado burocrático-burgués al estado comunal-socialista: ¿Se podrá?

El camarada Víctor Álvarez escribió  un libro titulado: “Del estado burocrático al estado comunal”, el cual fue editado y publicado por el Centro Internacional Miranda en el año 2.010, es decir. Dos años antes de que Chávez en su famoso “golpe de timón” reclamara a los ministros acerca de la poca disposición a la conformación de comunas y le encargara a Nicolás Maduro, como su vida las comunas cuando le dijo: “Comunas o nada”.

Y sigue siendo un tema crucial para para el proceso de transformaciones en Venezuela hacia una sociedad socialista. Se ha puesto en tensión la permanente contradicción entre el poder constituido y el poder constituyente que reside en el pueblo, tal como lo establece la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, cuando expresa: "La soberanía reside intransferiblemente en el pueblo... Los órganos del Estado emanan de la soberanía popular y a ella están sometidos". De allí el desarrollo que posteriormente se da a este designio constitucional a través del compendio de leyes del poder Popular.

Por el Poder Popular y Comunal se han pronunciado el Presidente Nicolás Maduro, el Vicepresidente Arreaza, incluso hay gobernadores como Castro Soteldo de Portuguesa  y Aristóbulo Istúriz de Anzoátegui y ministros como el de las comunas, el ministro Menéndez, de Planificación que se declaran a favor del Poder Comunal (Menéndez refirió esta semana que: Hay que transformar radicalmente el estado y que “el tema de la comuna no es una simple unidad espacial, sino una concepción sobre la forma de toma de decisiones y la forma de trabajo” (http://www.mppp.gob.ve/2014/07/menendez-llama-a-transformar-radicalmente-el-estado/). Sin embargo, a pesar de ello y del esfuerzo que hizo Chávez y que algunas organizaciones del Poder Popular como la red Nacional de Comuner@s, y otro tipo de movimientos sociales han venido realizando, aún se notan las resistencias que en el estamento  oficial se manifiestan respecto a la concreción del Poder Popular.

La propia Ley de las Comunas se define en su artículo 4 el estado comunal como “Forma de organización político social, fundada en el Estado Democrático y Social de Derecho y de Justicia, en la cual el poder es ejercido directamente por el pueblo, a través de los autogobiernos comunales, con un modelo económico de propiedad social y de desarrollo endógeno y sustentable que permite alcanzar la suprema felicidad social de los venezolanos y las venezolanas. La célula fundamental de conformación del Estado Comunal es la Comuna”. Por supuesto que este estado difiere radicalmente de lo que es el estado burocratizado que aún tenemos en Venezuela que, a pesar de las misiones sociales, el nuevo entramado jurídico que hace énfasis en lo popular, el intento de desarrollar una administración pública al servicio del pueblo (llamando a los funcionarios servidores y a los ministerio incorporándoles aquello del Ministerio del Poder Popular para…) sigue minado, en gran parte de su funcionamiento, de la concepción “burocratista”, maltratadora y despreciativa del pueblo.

Ello sigue siendo un enorme lastre para la Revolución Bolivariana y chavista, por lo cual advierte Víctor Álvarez en el citado texto lo siguiente: “La supervivencia de la Revolución Bolivariana pasa por concentrar cada vez más poder político y económico en manos del pueblo y no en la burocracia estatal. Sólo así será posible construir un  nuevo estado comunal  que elimine las condiciones que aún permiten la explotación del ser humano, la destrucción del ambiente y la degradación de los valores éticos y morales. Es así como a la larga se crearán las condiciones para la extinción del estado burocrático y la consolidación de un auténtico poder político y económico en manos del pueblo, sin mediaciones burocráticas de ningún tipo”.

Ahora, para hacer verdaderamente irreversible la Revolución Bolivariana se hace necesario profundizar en la formación del pueblo, transformar el modelo productivo venezolano donde la participación del pueblo consciente sea  protagónica y eficiente, trascender el modelo rentístico petrolero, el consumismo como expresión egocéntrica del capitalismo, transformar las mentalidades del modelo a superar que, como decía Chávez citando a István Mészáros tiene un metabolismo que le ha permitido mantenerse a pesar de las transformaciones socio-económicas.

Una vez desaparecido físicamente Chávez, estamos una vez más en tiempos de definiciones. Más allá de la coyuntura actual, se debe continuar la ruta que nos dejó el Comandante en su legado histórico. El Plan de la Patria está allí. Hagámoslo realidad y como sociedad podemos transformar un estado que ya no da más en uno de nuevo tipo, en un nuevo contexto histórico, político y social que se debe leer amplia y adecuadamente, sin gríngolas, pero sin pragmatismos excesivos. Esa es la tarea del liderazgo actual y del pueblo venezolano. Se puede transformar el estado burocrático-burgués para dar paso al estado comunal-socialista. Por ello somos revolucionarios y por ende, optimistas.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 4246 veces.



Cécil Gerardo Pérez


Visite el perfil de Cécil Gerardo Pérez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: