Hablar bonito, es una gracia que no poseo, hablando paja si soy bueno

Cuando vengo y me siento en el mismo lugar de siempre, en este tan concurrido espacio, en donde esta instalada la única computadora que poseemos en casa, para conectarme con mi realidad virtual cibernética, como lo es “nuestra querida, contaminada y única” trinchera de lucha en la batalla de las ideas, como lo es aporrea.org; les puedo asegurar que lo hago, absoluta y completamente convencido, que soy el auténtico y genuino dueño de la verdad, porque, en realidad, es la única forma en que concibo, las consecuencias propias de una revolución, que nos llovió de sorpresa, un 04 de febrero del año 1992. Antes de aquel 04 de febrero, solo conocía la expresiones propias de aquel entonces, y no eran muy distintas de las que actualmente sigo utilizando, por aquellas circunstancias propias de las costumbres y la rutina del aprendizaje, y de la aplicación de las máximas bíblicas, en donde se nos insta, y se  nos aconseja que; “a donde quiera que fueres haz lo que veas hacer”; y todo ello, porque, mis andanzas provienen de aquellas famosas células guerrilleras urbanas; en donde cuadrillas o columnas de camaradas, tomaban los espacios de los barrios, y llevaban el mensaje revolucionario emancipador; para el despertar de la patria; de ahí vengo, de ahí nací y allí en la parroquia San Agustín me hice rebelde y mal “habla’o´”, porque no había de otra…

…Tanto así que no había de otra, que tuvo que salir un cantautor revolucionario, y le puso música a los discursos de arenga para justificar las expresiones altisonantes, y utilizo la metáfora al igual que Cristo, para justificar sus canciones, y en una de sus canciones en una oportunidad  nos dejo dicho, que no le gustaba estar perfumando la mierda; y luego en otra nos alertaba que, la mayor grosería la dice la misma sociedad, con sus groseras actitudes de ambición, ante la miseria que tenia ante sus ojos, y no hacían nada por remediar la necesidad del prójimo entonces no entiendo, porque carajo, pretenden que hable bonito, para decir las guebonadas, que por herencia me corresponde decirlas claro y raspa’o´. 

Ciertamente; HUGO CHÁVEZ, marca un antes y un después en la historia contemporánea de nuestra patria en cuanto a las luchas de clases; porque con CHÁVEZ, se rompen muchos moldes y demasiados mitos paradigmáticos, de la intelectualidad revolucionaria en Venezuela. Con CHÁVEZ, se rompen con los discurso cacofónicos, en donde las recurrentes expresiones sofisticadas ególatras, mimetizaban el hastío de algún auditorio, en los cuales, posiblemente algunos revolucionario recién bajado de las montañas y rendido al estado constituido, es decir, rendido al capitalismo; intercambiaban expresiones y risas de burlas, porque tal o cual frase, de las que había dicho “fulanito de tal” no estaba debidamente enmarcada y contextualizada en la idea principal del discurso. ¡No jodas

Con HUGO RAFAEL CHÁVEZ FRIAS, en la presidencia de la Republica Bolivariana de Venezuela, se habré un extraordinario e inmenso abanico de posibilidades para los desposeídos, vuelve a despertar la esperanza, para todos aquellos y aquellas, mujeres y hombres del pueblo humilde, que con el anhelo de una mejor vida, llevo con su voto, al extinto Congreso Nacional de la republica, al grandísimo malparido revolucionario traicionero, vendido a los interés del capitalismo; si, ese mismo que por simple compromiso personalísimo, tenia que escuchar los discursos cacofónicos de los lideres políticos de entonces, tan solo para poder mantener el estatus que con el voto del pueblo traicionado había alcanzado, y que sabia, que por el voto popular jamás lo lograría alcanzar nuevamente. En fin; con la llegada de HUGO CHÁVEZ, a la palestra política de la patria, se rescatan muchos de los valores de dignidad, y comienza una nueva era discursiva, en donde las palabras de los discursos comienzan a tener sentido y coherencia POPULAR; y en donde los interlocutores nos sentíamos con la sensación, de que, como que si fuéramos nosotros mismos los que estuviéramos dando el discurso, porque, con CHÁVEZ sentíamos, que eran nuestras palabras, colocadas en aquella voz y en esa boca; es decir, HUGO CHÁVEZ hablaba como tu, como el, como yo; como nosotros y de ahí nuestra intrínseca identificación con el discurso…

…Luego entonces, que no venga ningún, malparido HIDEPU, iconoclasta coprófago a tratar de decirme, que debo cambiar mi manera de decir las cosas; porque si seguimos tratando de cambiar el discurso, para que los enemigos, los adversarios y los contrarrevolucionarios se sientan alagados por las palabras bonitas y sofisticadas que nos hemos aprendido en tiempo de HUGO CHÁVEZ, entonces mejor seria, bajar la santa María, cerrar puertas y ventanas, y que el imperio haga su santa voluntad con la riquezas de nuestra patria; porque de otra forma, no concibo el discurso para llegar a las masas populares; tanto así, que   HUGO CHÁVEZ, llegó a entender en un momento cumbre, que era necesaria la agresión verbal, y fue cuando, desde lo mas profundo de su ser le salió aquel:

“¡VAYANSE AL CARAJO GRINGOS DE MIERDA!”

Y  es por esa sencilla razón, que con el mismo cariño y  amor, se lo recuerdo a todas y todos, aquellas y aquellos, que me exigen moderación en los discursos para expresar mis pareceres:

¡Váyanse al carajo!  Reformistas de mierda;

Yo no estoy en esta vaina para pactar con la aristocracia, ni para que me vean de una forma que no soy yo. Soy lo que soy, lo que he sido y lo que fui, y no tengo en mis planes, cambiar mi manera de ser, es que solo soy “El Negro Chua”, y es lo que siempre seré, y no dejare de ser, porque otra cosa seria una mentira, que no estoy dispuesto a mantener… 

CHÁVEZ vive, en la consciencia y en la memoria de todos los pueblos pobres del mundo.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2451 veces.



Jesús Chua Espinoza


Visite el perfil de Jesús Chua Espinoza para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: