Grano de Mostaza

La Patria no pasará de moda

Nuestro bien amado Comandante Hugo Chávez, en la denominada era fin de la historia, fue un fulminante relámpago en la oscuridad de la noche venezolana que iluminó el sendero a seguir; fue un estruendoso centellar en la crisis invernal de la época, que se hizo sentir más allá de nuestras fronteras. Su amorosa actitud y humildad servicial conmovió al pensamiento revolucionario del siglo XXI.

En plena tormenta del huracán bolivariano, su voz fervorosa nos despertó a propios y extraños para seguir soñando que podíamos tener realmente patria. Es el sentir a la patria, su principal legado para un pueblo heroico y tenaz que sigue luchando por su liberación y redención.

La patria también es sueños y esperanzas arraigadas milenariamente desde los ancestros primigenios, que silbaban con los pájaros y aullaban con la onza, zorros y lobos sin ningún temor. La patria es el mar azul que baña de espumas nuestras playas e islas; son las acuarelas de los ríos y todas esas selvas, montañas, morros, cerros y tepuyes de mágicos colores que cambian con la luz del día. La patria es el cuento de la llorona y la intrépida alma de Taguapire con las innumerables leyendas que pululan en los caseríos, rancherías y pueblos. Son las sabanas y llanuras que se pierden infinitas con la vista y caminos.

La patria también es el barrio en su eterno y alegre bullicio de viernes, sábado y domingo. La patria son los gallos, caballos, truco y domino. La patria es la fe inquebrantable en Jesús el galileo, el hijo de María la muchacha pura y José el carpintero de Belén. La patria es el amor a toda la creación y sus creaturas, como nos los enseñaron los franciscanos y dominicos, que evangelizaban por igual a aves y peces sin mostrar ningún tipo de timidez. La patria es igualdad y dignidad ante Dios y la humanidad. La patria es la música, el canto y la artesanía. La patria es la vigilia insomne del soldado en la frontera y el cuartel, el médico en el hospital y el maestro en su vida escolar. La patria es el cielo y el sol, la patria es la vida y el amor.

La patria es el hombre, la mujer, la familia, son los niños y las niñas, son los abuelos, las tías y los primos. La patria venezolana es hermana de todas las patrias en seriedad y respeto profundo. La humanidad es una sola patria y único es el planeta azul ante mil ofensas guerrerista de imperios e insensatos. La patria no pasará de moda. ¡Viva Venezuela! ¡Viva la Patria Palestina! Venceremos.

 

@fariñas



Esta nota ha sido leída aproximadamente 959 veces.



William Fariñas

Diputado a la Asamblea Nacional


Visite el perfil de William Fariñas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: