Mentiras socialdemócratas

Todos, o casi todos los intentos revolucionarios populares, han fracasado porque al frente de ellos, han estado “personajes” de profundas creencias socialdemócratas, quienes desde el poder se han dedicado a conciliar con el enemigo histórico de la clase trabajadora: la burguesía. Este trabajo, se propone desenmascarar esta política, que tanto daño a causado a los proceso revolucionarios, haciéndolos retroceder, hasta llegar a la plena restauración del viejo orden, que es necesario destruir. Debemos leer este trabajo, observando las falacias y los sofismas asumidos por la socialdemocracia, para engañar a los pueblos. Están de tal manera elaboradas, que de tanto repetirlas “se transforman en verdades”.

En la Unión Soviética hubo socialismo y fracaso. El socialismo es posible sin la teoría de los clásicos del socialismo científico. El pensamiento de Marx caducó. La verdad social está en la cabeza y no en la realidad. El interés público y el privado pueden convivir. El apoliticismo conduce a la paz. El hombre abstracto de la ilustración es mejor que el hombre concreto de Marx. El desarrollo industrial y científico es el camino al “desarrollo social”. El dinero es un artículo de primera necesidad, no una relación social. El mundo de las ideas está por sobre el mundo de la realidad material. La emancipación de la clase trabajadora no tiene nada que ver con su salario. La I Internacional (1864 a 1876) fue un idealismo de Marx.

Entre Marx y Engels no hay diferencias. Entre Marx y Lenin no hay diferencias. Frente al peligro, la clase trabajadora debe mimetizarse. No a la lucha de clases, sí a la conciliación de clases. La vía política correcta es la solución pacífica. La evolución es el camino correcto para los cambios sociales. La lucha parlamentaria debe sustituir a la lucha de clases. El camino electoral es el más adecuado. El economicismo en el sindicalismo es correcto. El socialismo es la herencia del liberalismo (II Internacional. Bernstein y Kautsky). El colonialismo imperialista se justifica por cuanto trae progreso a los pueblos que somete. El capitalismo es humanizable. No se debe alterar la legalidad burguesa. Reformando a la sociedad burguesa estamos en el socialismo. La vía política es la del cambio progresivo. Las crisis del capitalismo irán desapareciendo. Los monopolios son la socialización de la producción. No es necesaria la toma del poder, a él se llaga por la vía de las reformas.

Es suficiente con elevar la condición salarial de los trabajadores. La burocratización en todas sus instancias es inevitable y necesaria. Las élites son inevitables. El Estado siempre ha estado y estará. El Estado es un producto natural de la humanidad. El Estado nos representa a todos. El Estado es un instrumento de equilibrio político, social y económico. El chovinismo es socialismo. El pluralismo social es democracia revolucionaria. El sistema representativo es la mejor forma de gobierno. El sistema participativo debe ser a dedo. Los pobres no son capaces de autogobernarse. El evolucionismo, el cientificismo y el darwinismo social, son válidos en política. El método de las ciencias naturales debe ser el mismo método de las ciencias sociales. La burguesía liberal llevará al extremo la revolución democrática burguesa. La culpa de todos los problemas la tienen los pobres. El imperialismo es una idea ya superada. Los partidos socialdemócratas son autónomos y no apéndices de la burguesía. Hay que abandonar la calle y cambiarla por las luchas pacíficas. Dejemos en manos de los líderes los cambios sociales.

El progreso de la ciencia es el progreso de la conciencia. El filantropismo es una necesidad. La riqueza se produce con el trabajo. Revolución política y revolución social, son cosas separadas. El progreso y el desarrollo son alternativas únicas y válidas. La revolución política y social, no tiene porque venir de las fuerzas productivas. Hay que adaptar la política a los nuevos tiempos. El burocratismo es un simple problema administrativo. Las revoluciones deben ser nacionales. Las vanguardias deben ser creadas a dedo. El socialismo en un solo país es lo correcto. La objetividad y la imparcialidad en la política es lo correcto. La ideología no es “falsa conciencia”, ni “mundo invertido”, ni la ideología reproduce permanentemente al sistema dominante. Hay que rescatar y defender los valores tradicionales. El culto a la personalidad es un premio. El mesianismo debe ser fortalecido. En política hay que ser autoritario. Lo público y lo privado pueden convivir. La igualdad de derechos está en la ley. La desmovilización forma parte de la revolución. La clase trabajadora debe ser dirigida. Los partidos hacen la revolución. El fascismo es un movimiento de élites.

El socialismo puede ser suplido por el evolucionismo. Sí se pueden conciliar las clases. Lo táctico no debe estar sometido a lo estratégico. El poder no debe estar sujeto a la ética. El capitalismo es eterno. El fin de la historia. Se puede ser revolucionario y anticomunista. Las categorías están en la cabeza. La plusvalía es inevitable. La explotación es natural. La mano invisible del marcado nos salvará. Las leyes del mercado deben ser las leyes de la sociedad. El Estado puede ser reducido. Los gobiernos deben incentivar al sector privado. La globalización es buena e inevitable. Las desgracias climatológicas son naturales. El capitalismo se forjó con el trabajo, no con el colonialismo. La causa del hambre es la falta de alimentos.

jesusm_vivas@hotmail.com. Historiador y Profesor Universitario.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1256 veces.



Jesús M Vivas P.

Profesor Universitario con 45 años de servicio docente. PhD en Historia, egresado de la Universidad Complutense de Madrid. Más de 700 Artículos publicados a nivel nacional e internacional, mas de 60 años en la lucha revolucionaria, soy Jesus "Chucho" Vivas

 jesusm_vivas@hotmail.com

Visite el perfil de Jesús M. Vivas P. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: