Es tiempo de continuar

        En el fragor de las batallas cualquier cosa puede pasar.  En el peor de los casos nuestra caída definitiva.  Son los riesgos que se asumen cuando se pretende construir algo diferente a lo que existe y que por supuesto, también dará pelea.  Lo  que cuenta es la disposición, sinceridad y deseo de llevar esa lucha hasta el final sin traicionar y vender los principios que nos guían. Claro las muertes de nuestros compañeros de lucha deben doler en el alma ¿Cómo no? Pero esas bajas solo deben servir para templar el acero que nos dará mayor fortaleza para el combate.  Dentro del escenario de la fajina, el orden es necesario, la disciplina obligatoria y la mente aguda indispensable. Nos obligamos, nos organizamos, pero también debemos ser críticos y participativos.  Promotores de ideas que deben terminar alimentando el liderazgo conductor.  No es conveniente aferrarnos a una idea de imposibilidad debido a que uno de los líderes fundamentales ya no está físicamente. Una de las funciones básicas de los grandes lideres, es la de  preparar el escenario  para cuando él no esté.  Así como la de los cuadros  emergentes prepararse para asumir la responsabilidad sin complejos, sin intentar emular al que ya no está físicamente. En ese escenario, aprovechar las lecciones, las enseñanzas y las prácticas honestas es muy necesario.
 
        En todo esto, la unidad y acatamiento del nuevo liderazgo son básicos.  No podemos ni debemos esperar una copia al calco de lo que fue. Recordemos. Los cambios son las personas. El que promueve no imita, si no que se afinca en lo bueno ya hecho, para edificar desde allí la conclusión de la obra planificada. Hugo fue arquitecto e ingeniero de este proyecto. Ahora seamos los ingenieros, albañiles, ayudantes y maestros que demos forma definitiva al sueño que concluirá en realidad.  Eso si, Manteniendo la idea original por la cual nació el proyecto.
 
        Todos debemos descansar alguna vez. Es necesario respetar el momento de descanso en agradecimiento a los jornales duros que se dieron por nuestro bienestar colectivo. Es hora de dejar descansar al líder, sin olvidar su sueño, su esfuerzo su sacrificio y sus ideas. Todo tiene su momento debajo de estos cielos. Ahora es el momento de asumir una nueva etapa de la lucha con nuevo liderazgo. Según asumamos esa responsabilidad y ese deber. Así se demostrará que el líder ausente cumplió su  función, que la asimilamos y la aplicamos, tal como él quiso.
 
       El dolor de la perdida del líder, debe servir para rectificar lo que haya que rectificar y afincar lo que haya que afincar. Podemos y debemos hacernos las críticas necesarias. Pero por sobre todo, debemos estar listos para atacar al enemigo, para infringirle todo el daño necesario a los fines de acabarlo. No podemos hacernos ilusiones de que ese enemigo cambiará o que sus instrumentos internos rectificaran. Debemos tener claro que es imposible convivir con el enemigo. Ellos así lo entienden y han dado muestras: Las muertes de Puente Llaguno, los casi trescientos campesinos asesinados, los  lideres sindicales y obreros caídos, los saboteos a las industrias básicas, a la salud y alimentación del pueblo venezolano, son una muestra de ellos.  Perdón, no podemos olvidar la siembra  maligna de paracos traídos de otras naciones, tal como ejercito  mercenario, en nuestros barrios, ciudades y pueblos de Venezuela, que ha costado la vida de miles y miles de compatriotas, y que es utilizada como matriz política para atacar al proceso y debilitar la fe popular.
 
       Hugo,  el camarita.   Es ejemplo. Pero no puede ser la limitante de nuestra acción. Nos toca darle mayor fortaleza a la batalla contra el enemigo. Ahora nuestra contundencia debe ser firme. No podemos vacilar. Nuestro puño debe estar presto a golpear cada vez que será necesario.  “No es tiempo de recular ni de vivir de leyendas” así lo decía ALY. Nuestro mayor gesto de amor y aprecio al sacrificio de Hugo, es fortaleciendo y culminando su obra. Sin hacerles concesiones al capitalismo, al sionismo, a los explotadores, a los ladrones, a los asesinos, a los invasores a los demonios que hasta ahora solo han tenido respuestas tímidas.
 
       ¡¡Ah ¡! también debemos prepararnos para el contra ataque. El enemigo es poderoso y posee herramientas que no dudará en usar.  Vendrán halagos, adulancias, mensajeros de engaño, ataques al ego de selectos camaradas para tratar de dividir, cizañas, rumores, falsas informaciones, incidías, intentos de asesinatos selectivos, generación de situaciones de conmoción publica.  Hasta buscar los medios de justificación de una intervención armada.  De eso no puede haber dudas.
 
       Mientras más se dignifique y se de poder al pueblo, mayor será la rabia y agresión del enemigo. Recuerden a Libia, Irak, Siria, por nombrar solo algunos ejemplos.  El objetivo de Éllos es limitar al mínimo posible las posesiones populares,  para incrementar en igual proporción las suyas.
Un alerta a tiempo
       No tengo la más mínima duda que el camarada presidente Hugo fue asesinado, por ordenes expresas del Bush, después de la cuarta cumbre de las Américas de la OEA, en  Mar Del Plata, Argentina, el 4 y 5 de noviembre del año 2005, fecha desde la cual los presidentes más connotados que se opusieron a los deseos imperialistas de USA y Canadá, fueron envenenados de cáncer y  como consecuencias de ese crimen, fallecieron Néstor Kirchner y Hugo Chávez, quedando lesionados Lula, Lugo y Cristina.   
 
       De igual forma, no dudo en afirmar que Enrique Capriles Radosnki, Leopoldo López,  Teodoro Petkof, entre otros delincuentes de la cúpula de la oposición Venezolana, son agentes que activan a favor del imperio asesino Sion – yanqui, que sirven de enlace entre los planes homicidas del poder en USA  y los sicarios ejecutores de esos planes.  Recuerden la finca Daktary y al agente francés y al gringo capturado pasando la frontera de Colombia con Venezuela  armados con fusiles de mira telescópica.
 
       A esos descarados  asesinatos, debe haber una respuesta contundente. Los venezolanos y nuestros aliados, debemos prepararnos para tiempos duros y difíciles, pero necesarios para poder vivir en paz.  La guerra contra el enemigo imperialista debe ser frontal y atacar donde más les duela. De no ser así: perderemos nuevamente. Así de claro y concreto.
Gracias camarada Hugo, siempre estarás presente
LA LUCHA CONTINUA HASTA LA VICTORIA FINAL
Facebook: Javier Monagas Maita

Sintonice todos los sábados de 7 a 9 pm “Información Al Desnudo” por 89.3 FM digital



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1539 veces.



Javier Del Valle Monagas Maita


Visite el perfil de Gipsy Gastello para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas