La posible encrucijada de Chávez

Imagino la corrida de algunos autos-definidos intelectuales, en procura de asentar en su teclado argumentos que según su análisis político, les permitan ganar el primer espacio de lectura, bien sea, en un periódico o página web, como trabajo meritorio y de reconocimiento a su brillante lucidez y dominio de la intelectualidad universal, tomando como tema las consecuencias que han de venir luego de las elecciones presidenciales celebradas el pasado 7 de Octubre del presente año. El Presidente ha reconocido en sus pasadas alocuciones de campaña, la importancia de un partido como Tupamaro, considerando a este colectivo como una organización de intelectuales que luchan desde y para la bases; la chuleta que alguien le entregara, por supuesto es totalmente apegada a la realidad.

Sin embargo este escrito, tiene la responsabilidad individual de su autor, por lo que salvo de todo ataque a la organización  en la cual milito, por los malestares que pudiera ocasionar, sin embargo los uno a los aplausos que pudiera acarrear, un poco de lo malo para mí y lo bueno para todos.

Algo de las elecciones

Los resultados de estas elecciones presidenciales, para mi entender, deja una posible encrucijada para Chávez. Tratemos de reflexionar sin enamoramientos y ataduras superficiales, usemos lo que nos brinda la doctrina marxista, que al fin de cuentas es la única teoría científica que nos permite a través de su materialismo dialectico, estar a la vanguardia revolucionaria de la realidad, que por demás está en constante cambio; lo que decidimos hoy, tal vez para mañana ya no tenga ningún sentido. Aceptamos que seguimos con el único líder, que puede darle un vuelco a este sistema capitalista en el cual aún nos encontramos inmersos; como también aceptamos, a título personal, que aún no hemos iniciado el camino a las verdaderas transformaciones de la estructura del Estado, que nos lleven a su abolición y por ende a la toma del poder por la clase trabajadora (proletario), a pesar de las medidas revisionistas y reformistas que en estos catorce años se han implementados como medidas paliativas, en pocas palabras, siempre hemos estado en la cuerda floja.

La mera cantidad de 1.500.000 votos de diferencia entre nuestro candidato y el apátrida de Capriles, nos indica un estrecho margen por supuesto, pero que nos permite percibir a una Venezuela dividía en el estricto significado de la palabra, entre los que siguen el proyecto del socialismo del siglo XXI y los que apoyan el proyecto Neoliberal con casi igual cantidad de venezolanos, tomando en cuenta que para las elecciones presidenciales, hubo más del 80 % de participación de la población votante, un verdadero record en la historia electoral de Venezuela. Esto nos arroja lo siguiente:

  1. Los venezolanos afectos al proyecto Neoliberal de la derecha, aumento significativamente.
  2. Los más de 6 millones de votos de la derecha, no pertenecen exclusivamente a la clase burguesa dominante, muchos de la clase pobre apoyaron el proyecto Neoliberal.
  3. Hubo una disminución al respaldo al Presidente Chaves. ¿Por qué?
  4. Se impusieron las maquinarias partidistas.
  5. Venezuela se divide en Chavistas y Neoliberales.

¿CUAL FUE LA DIFERENCIA, A QUIEN PERTENECE LOS 1.500.000 VOTO S?

En realidad la diferencia de votos entre Capriles y Chávez fue de 1.637.389; el PSUV arrojo 6.345.686 votos, Capriles con su mesa de la unidad alcanzo 6,499.575 votos. Hagamos una pausa acá, según estos números aportados por el CNE, órgano encargado por ley de regir toda elección en nuestro país, el partido de gobierno, es decir el PSUV estuvo por debajo de la oposición; esto, para contar con todo el apoyo financiero del Estado, es simplemente inaceptable para este partido burocrático, ¿posible revisión interna? Yo diría movida de mata. Pero entonces ¿Cómo gana Chávez nuevamente la presidencia? ¿De donde salieron los 1.791.278 votos que le hacen falta a Chávez para ganar? No, aquí no hubo fraude, respondiendo a los majunche, estos 1.791.278 votos fueron aportados por los llamados partidos pequeños de la  alianza o Gran Polo Patriótico al que tanto el PSUV pretendía desaparecer y que lograron en cierta forma. El trabajo de cada militancia de estos partidos que una vez el Presidente Chávez metió en un wolsvagen, es lo que le permite al presidente Chávez ratificarse, y no su partido de gobierno. Estos partidos pequeños, sin recursos y trabajando como cualquier maquinaria al estilo cuarto republicano, le permitió a Chávez quedarse con la silla presidencial, esa es la verdad en números. ¿Funciono entonces el Polo Patriótico? A medias, los resultados electoralmente pudieron ser mayores como lo esperaba Chávez. ¿Para su objetivo electoral por el cual fue creado? sí.

¿CUAL ES LA ENCRUCIJADA PARA CHAVEZ?

Chávez, a mi entender, se encuentra en un dilema; ir más allá del coqueteo que ha mantenido con la derecha burguesa, reconociendo que la mitad de los venezolanos prefieren un proyecto de gobierno Neoliberal; permitiéndole así mayores concesiones a los representantes del capitalismo tanto en el dominio de los medios de producción como en las estructuras dependiente del Estado, arrimándose en poco tiempo a este proyecto explotador, que quizás maquille con algo de progresista para parecerlo más social. Esta posición traería por supuesto el rechazo, en primera instancia de estos pequeños partidos revolucionarios de la alianza los cuales serían inmediatamente perseguidos por los órganos represivos del Estado y por supuestos neutralizados de toda actividad que pusiera en peligro la continuidad del gobierno. En segunda instancia y quizás de menor importancia para esa decisión, estaría la otra mitad de Venezuela que reafirmó con votos al Presidente, cuando digo de menor importancia para el Neoliberalismo, es por el hecho que este pueblo se acostumbró aceptar medidas como pañitos de agua fresca, para solucionar sus necesidades, olvidándose de su papel protagónico como clase social; una vivienda, un posible centauro, una pensión, una canaimita y un posible trabajo, son algunas de las medidas paliativas con que se adormece un pueblo de su objetivo histórico, tomar el poder. No decimos que no sean necesarias las soluciones de estas necesidades, pero no es todo. Las consecuencias de esta posición, son rechazadas por los principios altruistas de las organizaciones revolucionarias de la alianza, pero sería necesario desde ahora, repasar los estipulados de Mao y del comandante Che Guevara, en cuanto a la preparación de una guerra de guerrillas prolongada.

Por otro lado, seguros de la condición revolucionaria del comandante Presidente Chávez y que ciertamente este sería el rumbo a seguir; estoy seguro que terminara de decidirse por realizar las transformaciones radicales en la estructura del Estado, tal como nos permite dilucidar la teoría científica del Marxismo. Haciendo un giro completamente hacia el Socialismo de Marx, que no es otra cosa que el inicio como proceso de transición hacia el verdadero sistema de justicia de igualdad como lo anunciaría el primer revolucionario de la historia de la humanidad, Jesús, y que no es otro sistema que el Comunismo. Llamaría inmediatamente al debate para la construcción de la coalición de los partidos revolucionarios, en vía al nacimiento del partido de la vanguardia revolucionaria; impulsaría los consejos socialistas de trabajadores para que gestionen los medios de producción, lo que por ende ocasionaría la abolición de la propiedad privada del aparato productivo, eliminaría las instancias de poder burgués hasta ahora imperante como los consejos legislativos municipales y regionales, en su lugar se propondría el parlamento comunal, para ir paulatinamente entregando el poder al proletario. Esto por supuesto le permitiría a Venezuela un salto histórico, en la vanguardia de conseguir la justicia social que exigen todos los pueblos, seguiría como ejemplo a seguir para los hermanos latinoamericanos y caribeños para lograr un bloque de países verdaderamente socialistas contra cualquier imperio de dominación capitalista. Indiscutiblemente el partido que nazca como partido de la vanguardia revolucionaria al igual que el gobierno que empieza a darle participación a la clase proletaria, deberán abolir los aparatos de represión conocidos y construir el ejército popular, ideológicamente formado a la par de su capacidad combativa, para asegurar la continuidad del proyecto emancipador de Bolívar. Inevitablemente de no existir un apego o comprensión histórica de quienes respaldan un proyecto destructor como el Neoliberalismo, el pueblo convertido en ejército popular no darán marcha atrás ni permitirán seguir siendo explotados por un sistema capitalista. La confrontación sería  necesaria de no existir la justa reflexión y entender que el único camino para lograr la mayor felicidad posible, no sola para los venezolanos, sino para la humanidad, es el socialismo.

En ambos casos; arrimo a la derecha o profundización del socialismo, estaríamos en una máxima Guevarista; Y ya en América, al menos, es prácticamente imposible hablar de movimientos de liberación dirigidos por la burguesía. Se pierde totalmente la posibilidad de que en esta parte del mundo se produzca un tránsito pacifico al socialismo 

¿PUEDE EXISTIR UNA TERCERA POSIBILIDAD, QUE CHAVEZ CONTINUE COMO AHORA?

Si, recuerden que este es un simple ejercicio de análisis político, este trabajo no pretende ser una profecía desambigua. Chávez pudiera continuar sin acercarse a los extremos, pero esto dependerá del compromiso que tendrán a partir de ahora, los llamados partidos pequeños con las masas, es decir con el pueblo, con los necesitados, con las comunidades que a diario piden el apoyo de alguna organización que luchen, que vivan con ellos las vicisitudes, una organización que los guie no a una elección cualquiera que fuera su nivel, sino a tomar el poder que se merece como clase oprimida. Un compromiso con las comunidades y no parasitario a un gobierno burgués, a un capitalismo de Estado. Unos partidos que abran el debate a su militancia para que sean ellos quienes propongan quienes serán sus líderes, sus guías, y no una imposición con la excusa de la falsa estrategia. Mientras los partidos no se atrevan a elevar su voz, sabiendo que participar en un sistema electoral, los hace cómplice de una herramienta de dominación capitalista, mientras no se atrevan a decir esta verdad a las masas con el fin de crear conciencia en ellas; nuestro país y cualquier proyecto que se pretenda impulsar en nombre del socialismo, fracasara.

Es por ello la importancia de un partido con características de vanguardia revolucionaria, como lo plantea Mao y el Che. En mi artículo El Partido hago énfasis como debe actuar, según mi criterio, un verdadero partido revolucionario, pero que hoy son responsables, en el caso de Venezuela, del estancamiento de la revolución que aún no se inicia en nuestro país. Volvamos a los textos que los luchadores sociales de la humanidad nos han dejado como guía de consulta, debatamos estas posiciones, estas ideas, en el marco de la dialéctica (la unidad de los contrarios), un error puede remediarse en colectivo mediante el debate, pero una mala decisión del colectivo no tendrá la absolución de la historia.

Esperemos la decisión, pero preparándonos para todas las alternativas.

*Secretario Regional del Zulia

Formación política e ideológica

Movimiento Revolucionario Tupamaro


cmdtecarlos@hotmail.com

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2637 veces.



Erwin Sánchez


Visite el perfil de Erwin Sánchez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas