Chávez, humano demasiado humano

Tomó el famoso titulo de Nietzsche uno de los escritores preferidos del Presidente, para discurrir a través de estas líneas algunos  comentarios entorno a  una sola  de las tantas razones que tenemos los venezolanos para votar este domingo por Hugo Chávez Frías.

No hay dudas de que Chávez es un hombre humano, demasiado humano. Si algo eleva la personalidad del Presidente de Venezuela a estadios superiores de la política tradicional  es su sensibilidad social  y su extraordinaria  condición humana.   

Más allá de todos los esfuerzos que ha hecho Chávez  para sacar de la pobreza a millones de compatriotas facilitándoles vivienda, salud, alimentación y otras cosas materiales, no cabe duda de que el pueblo, además de eso, por supuesto, aprecia en el mandatario valores intangibles  y espirituales como la comprensión, el cariño  y la ternura. Entre el pueblo y Chávez  hay  una  profunda empatía. Una  conexión amorosa y existencial jamás vista en este país.    

Ningún presidente en la historia de Venezuela había interpretado con tanto acierto la manera de ser, la idiosincrasia, la cultura y el  alma, del pueblo pobre, de los “pelabolas”, de los marginales como peyorativamente dicen algunos. De ese pueblo  que ha sufrido en carne propia el desprecio y la marginación por parte  de quienes históricamente lo han visto desde lejos, por encima del hombro y hasta con asco y repugnancia.  

Hugo Chávez, el Tribilín o el Arañero de Sabaneta,  como se hace llamar, ha penetrado  sin poses al mundo agreste  y sufrido  de la pobreza de donde viene, identificándose y devolviéndole la esperanza a sus iguales. Esa energía  y esa metafísica  solo  ha sido posible porque  Chávez, jamás  se ha avergonzado de su origen popular, sino que más bien  lo reafirma hasta en su manera de hablar.

No es casual que  hombres, jóvenes, mujeres y niños lloren de emoción y alegría por Hugo Chávez. No son postales ni lágrimas fingidas como intentan decir algunos insensatos. Bastará con ir  a cualquier concentración donde asista el Presidente para darse cuenta de la energía que se produce entre sus seguidores. Este es un fenómeno sociológico atípico en nuestro país y  sin parangón en la historia de América Latina.  No en vano cuando los periodistas preguntan a sus seguidores  el  ¿por qué votarás por Chávez? la mayoría de ellos  contestan simple y lacónicamente: “porque lo amo”. Lo que no saben quienes aún dudan de la victoria de Chávez el próximo domingo es que la palabra  “amar” encierra un gran contenido. No es tan cursi  ni tan hueca como algunos quisieran.


jhocas10@hotmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2247 veces.



Jhonny Castillo

Periodista, presidente de la Fundación Lectura Crítica de Medios.

 jhocas10@hotmail.com      @heraclitando

Visite el perfil de Jhonny Castillo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Jhonny Castillo

Jhonny Castillo

Más artículos de este autor


Notas relacionadas