El burocratismo...reflexiones

Extraordinaria la reflexión de la Columna de Marciano, Piedra de Tranca, del pasado 10 de Junio en el diario Vea, evidentemente nos indica este acucioso y muy bien informado ESCRIBIDOR, como el mismo se cataloga, una serie de consideraciones en torno a la burocracia y la falta de control político interno que coadyuve a la eficiencia en la acción de gobierno. No es un secreto para nadie que dentro de las instituciones de ese viejo estado burgués que se niega a morir, ayudado en esa larga agonía por una burocracia que cae muy fácilmente en prácticas que imposibilitan una acción de gobierno coherente, germinan un conjunto de prácticas que generan en la población descontento y desencanto, todo esto lo sabe la burguesía y con sus herramientas políticas, partidos de oposición llevan a cabo un plan propagandístico que sin duda afecta al gobierno revolucionario, es hora de prestarle atención debida, es hora de ejercer un férreo control político sobres estas instancias de gobierno para que funcionen, no entender que el problema es político es “buscar a dios por los rincones” y esta revolución no puede seguir siendo veleidosa con la burocracia que carcome las bases del proceso.

Podemos señalar que para combatir estas prácticas desviadas se requiere de una estructura social y política capaz de empujar hacia escenarios en donde la ineficiencia sea derrotada; no hay nada más contrarrevolucionario que la constitución de grupos que se articulan no para impulsar la revolución e implantar las medidas políticas adecuadas sino para colonizar un conjunto de cargos directivos en instituciones y controlar posiciones sensibles que retardan procesos y generan descontento, inconformidad y desconfianza con las instituciones del estado en transición por parte de la población. El daño de estos grupúsculos, generalmente dotados de un discurso y una indumentaria roja rojita, la cual exagera y raya en lo estúpido, cayendo incluso en estridencia, con muy poco en el coco que se les permita evaluar en base a argumentos políticos, terminan usando el proceso como fraseología hueca, sin sentido, perdidos en el espacio-tiempo y se rodean de alguna persona con poder, o cierto poder, algunas veces utilizando esta relación para conseguir sus objetivos, casi siempre llevándose por los cachos a cualquiera con tal y lograr el control burocrático institucional. Mientras el líder del proceso exige profundización y re politización, estos grupos se dedican a buscarle la vuelta a todo para terminar afectando a los más débiles. La principal características de estos personajillos es “la convivencia” con sectores de poder económico, en el fondo sueñan con la restauración, quieren y desean volver al pasado cuarto republicano, para ellos no hay una revolución en Venezuela, simplemente se está “en una pesadilla” y lo asumen como un picnic dominguero.

Si leemos el artículo antes mencionado de Marciano, nos damos cuenta que lo planteado allí es algo así como una fotografía vista muchas veces por el pueblo venezolano quien sufre las consecuencias de esta ineficiencia a cada rato, veámoslo y estaremos de acuerdo en ello http://media.noticias24.com/1106/1marciano/marciano10x.html, podemos concluir igualmente, que esto ocurre en muchas instituciones del estado, no es un secreto de estado, y es por ello que el partido está obligado a “agarrar el toro por los cachos” e intervenir con fuerza y sin contemplaciones con los burócratas. En este orden de ideas es de suma importancia tomar en cuenta el lanzamiento de dos misiones colosalmente importantes: la Gran Misión Vivienda Venezuela y la Gran Misión Agro Venezuela, ambas representan el planteamiento estratégico hacia la construcción de un estado revolucionario para de allí avanzar hacia un estado socialista, no obstante, es precisamente en estos escenarios donde se manifiesta con mayor fuerza la presencia de estos grupos burocráticos que terminan articulándose motivado por una conducta acorde entre todos ellos, entre otras cosas motivado por la dinámica capitalista, o lo que llaman “la inercia”, lleva a estos grupos a coincidir en una práctica perversa, “los burros se buscan para rascarse”, dicen en nuestros campos, y es allí donde se crea el nudo gordiano que amenaza con ahorcar la gestión del gobierno. Allí coinciden los que minan la revolución desde adentro, aquellos que pululan de institución en institución pensando en todo menos pensando en hacer revolución. A pesar de las orientaciones del comandante Chávez, a pesar de los enormes esfuerzos políticos para pasar de una vez por todas de la cultura capitalista a la militancia socialista, la realidad en las instituciones muchas veces nos deja perplejos.

He allí la disyuntiva para el partido; las misiones antes citadas (VIVIENDA Y AGRO VENEZUELA), requieren de una extraordinaria y revolucionaria articulación institucional, sin embargo, imposible que sea exitosa la misma en el esquema burgués, de allí que llegó el momento de meterle el ojo a la re-politización que corte de un tajo esta práctica nefasta, de lo contrario lamentablemente se nos enquistarían grupos que no piensan en otra cosa sino en abortar la revolución, todos estos personajes en el fondo temen el avance revolucionario, coinciden con grupos de derecha, medran las migajas que éstos le lanzan, se atemorizan ante la radicalización y profundización del proceso, es así como raudos y veloces salen a la procesión de la derecha, aunque con camisa roja aprietan los dientes y actúan en la sombra de un estado burgués anquilosado. Estamos llenos de funcionarios que desean que las cosas no cambien, de hecho consideran acciones y decisiones revolucionarias como su oportunidad para hacer “buenos negocios”…creen ellos tener derecho a pertenecer a “una nueva clase”, ¡la burocracia entronizada! Estos elementos no se sacan a Chávez de sus discursos, son aquellos que dicen ser revolucionarios y atacan y vulneran los derechos de los campesinos o de los pobladores. Es el extremo de la estupidez, generalmente hacen ese trabajo como simples peones de los oligarcas, retardan procedimientos, maniobran, no les juegan claro al pueblo, prefieren “las buenas relaciones” con la oligarquía, estigmatizan y satanizan a quienes no le entran por “su redil”… ¡Que estupidez! ¿Cuál redil? Son simple peones de los oligarcas, desgraciadamente hacen un daño terrible a la revolución y es por ello que se deben detectar y barrer.

Lo ideal para que esto no ocurra es ejercer el control político suficiente y darle continuidad al proceso, profundizándolo cada vez más, en ello el partido y los movimientos sociales revolucionarios juegan un papel determinante, sin organización revolucionaria fuerte es imposible aplicar los lineamientos contemplados en las líneas estratégicas y el libro rojo del PSUV. Es precisamente en este contexto en donde se requiere de Un Partido Movimiento de Vanguardia que sea capaz de “hacerse respetar” y sin complejos asumir el papel de vanguardia y de control político del gobierno, seguramente esto no le guste a muchos y recurran estos a subterfugios leguleyos para enredar el asunto, no obstante, ¡ya esta bueno! ¡No podemos seguir haciendo el papel de pendejos y dejar en manos de unos burócratas el futuro de esta revolución! En este sentido, la unidad del órgano político es fundamental, no es posible ejercer un control político efectivo si no existe la unidad dentro del PSUV como partido de vanguardia, ojo, esto no desmerita el Polo Patriótico, el polo patriótico es fundamental, sin embargo, el principal partido es el PSUV lo cual significa que la responsabilidad política de éste es mucho más determinante en la práctica y mientras se siga postergando el salto cualitativo de una simple maquinaria electoral a un partido de vanguardia, estaremos perdiendo la batalla contra el burocratismo.

latojeda@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2428 veces.



Luis Alberto Toro Ojeda

Publicista. Militante de izquierda. Integrante del Frente Bicentenario de Campesinos del estado Trujillo. Integrante del PSUV.

 latojeda@gmail.com      @latojeda

Visite el perfil de Luis Alberto Toro Ojeda para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis Alberto Toro Ojeda

Luis Alberto Toro Ojeda

Más artículos de este autor