Izquierdas y derechas

No es que no entiendan, es que no quieren entender. Intereses y concepciones los han “moldeado” así.

No desean comprender que las izquierdas, en tanto fuerzas transformadoras, no deberían parecerse a las derechas, copiar sus métodos y sus formas de hacer política: ni en lo electoral ni en ningún otro escenario de lucha y competencia.

Las experiencias acumuladas en el siglo XX deberían servir a esa necesaria diferenciación.

No es cuestión de simple electoralismo, sino de suma y combinación de combates.

No se trata de formar un “partido”, “movimiento” o “frente” para que fulano sea su jefe y su candidato.

No debería ser asunto de “casarse” con éste o aquel personaje egocéntrico y distanciarse de los/as optan por forjar liderazgos colectivos y propuestas democráticamente legitimadas.

Tampoco es cosa de decretar programas, despreciando su construcción desde abajo. Ni de resignar propuestas y rebeldías para hacerse “potables” a los “dueños” del sistema y aceptar sus reglas de juegos.

Ha sido infecundo pactar con facciones del orden dominante para lograr regidurías y diputaciones que tiende a parecerse a las de las derechas o a silenciarse frente a los grandes desafíos.

Es triste callar fechorías a cambio de dinero procedente de lumpen burgueses impenitentes (verbigracia los nuevos mega-ricos de Santiago)

Pero no solo. . . . .

-Obstruir luchas contra Barrick-Uni Gold y paralizar foros y referentes del combate social.

-Persistir en el autoritarismo y en el verticalismo

-Desconocer la izquierda social, cultural, intelectual y política sin partidos.

-Abrazarse a la “conexión Marbella” sin arrepentimiento alguno, disponiéndose a pactar de nuevo con cosas parecidas.

-Entender la alianza con sectores “moderados” como forma de parecerse a ellos y perder identidad revolucionaria, avergonzándose de ser lo que se ha sido.

-Entender la amplitud como renuncia de valores.

-Alabar a Obama sin retractarse del desatino.

-Tramposear, simular y dedicarse a buscar cuotas y ventajas para personas y “aparatos”.

Pienso que esas no son las “izquierdas” que este país en crisis necesita.

Por el contrario, este proceso demanda izquierdas capaces de actuar al revés de la “derecha–derecha” y de la “derecha” de la izquierda.

Y con claro posicionamiento alternativo y vocación transformadora, en actitud de alianza con todo lo social, cultural y político de avanzada, sin renegar de identidades propias y de estrategias revolucionarias bien definidas.


narcisoisaconde@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1702 veces.



Narciso Isa Conde


Visite el perfil de Narciso Isa Conde para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: