(Continuación...)

¿Socialismo para burócratas o burócratas en el socialismo?

En nuestra discusión, coincidía con la camarada Beronika que nuestra revolución se ve obligada en gastar fuerzas y tiempo haciendo frente a las pretensiones imperiales y a la desestabilización económica causada por la parásita burguesía “venezolana”. Pero también se ha visto obligada en atender las necesidades más urgentes de nuestro pueblo como lo es la alimentación, la salud y la vivienda. La Revolución Bolivariana, azotada desde fuera y desde dentro, ha tenido que taparse la nariz frente a algunos males aparentemente menores, pero que influyen significativamente contra la revolución.

Argumentaba a Beronika que la experiencia cubana es muy rica y buena para el estudio. Las razones que explican la vitalidad de la Revolución Cubana se encuentran en su vigilancia, disciplina y castigo al burócrata que incurre en desviaciones. Cuba ha mantenido siempre la división de tareas entre el Partido Comunista y los administradores del Estado. La unidad y movilización de la Clase Obrera, la democracia proletaria, el Partido Comunista de Cuba y la ética de su liderazgo y vanguardia revolucionaria han sido los pilares fundamentales de esa hermana revolución. La crítica y la batalla de ideas han mantenido despierta y movilizada a la Clase Obrera cubana.  

La camarada Beronika agregaba que el Estado burgués, aun vigente en nuestra revolución, reproduce en los burócratas las ideas de la burguesía. El poder y los privilegios del Estado burgués terminan por enajenar al burócrata, corromperlo y alejarlo de los ideales de la revolución. Los burócratas degenerados se erigen como el nuevo enemigo de la Clase Obrera; obstaculizan su organización y politización; ven en ellos a un poderoso rival que, más temprano que tarde, terminará por desplazarlos del poder y acabar con sus privilegios.  El burócrata teme a la democracia proletaria porque entiende que perderá su posición como élite dominante. Dentro de las instituciones del Estado se reedita también la lucha de clases. El burócrata degenerado no es un enemigo pequeño. Su praxis retrograda mina los pilares que mantienen firme y nutren el liderazgo del camarada Chávez. Las ideas, la ética, los valores y principios representan esos pilares que inspiran y movilizan al sujeto de la revolución: la Clase Obrera.

Expresa el proverbio: es más fácil destruir una obra que construirla. Mientras el Comandante Chávez se esfuerza en construir con su ejemplo e ideas los pilares del socialismo, los burócratas degenerados hacen de Quinta Columna y amenazan con destruirlo todo rápidamente.

No se trata de buscar la pureza en la revolución, sino de evitar mantener por mucho tiempo tapadas nuestras narices porque podríamos asfixiarnos. Reconocía el filósofo Sartre que la pureza sólo se encuentra en el cielo, pero de vez en cuando se hace necesario fusilar políticamente a los “Ochoas” y señalar las desviaciones pequeño burguesas de los enquistados en el Estado.

¡Los burócratas degenerados atentan contra el socialismo!

basemtch@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2463 veces.



Basem Tajeldine

Marxista. Investigador de temas geopolíticos internacionales en el Centro de Saberes Africanos. Moderador del programa VOCES CONTRA EL IMPERIO, RadiodelSur y RNV.

 basemtch@gmail.com      @BasemTajeldine

Visite el perfil de Basem Tajeldine para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Ideología y Socialismo del Siglo XXI


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad