(Mensaje dirigido a la militancia de base del PSUV)

La cooptación es un metodo de derecha

COOPTACION, significa agregar a una persona a una organización, sociedad, grupo, cofradía  o secta con el aval de miembros de esas asociaciones. En el caso del PSUV, la cooptación es un método de selección a dedo,  con el aval  de dirigentes nacionales del partido y aprobado sin una discusión profunda de sus consecuencias en el Congreso Extraordinario del PSUV. Es un método anti democrático que está en contra del espíritu de la DEMOCRACIA PARTICIPATIVA, pero que hasta el propio Chávez comete el error de calificarlo como un método democrático. Ese es el método  utilizado en la actualidad para escoger las autoridades del partido a nivel regional, municipal y parroquial en todo el país. LES HAN METIDO GATO POR LIEBRE a los militantes del PSUV, tal vez por desconocimiento o ignorancia o por indiferencia y desmotivación que hay en los militantes debido al descontento y decepción ocasionados por las políticas públicas y desempeño de los gobernadores, alcaldes y demás altos funcionarios públicos.  

 

     La cooptación es un método conceptualmente de derecha en las actuales circunstancias de la sociedad dividida en clases donde hay diferentes niveles de educación política e ideológica, donde los militantes de los partidos políticos progresistas tienen diferentes tonalidades ideológicas desde la derecha, centro derecha, socialdemócratas, centro izquierda y los de izquierda, pero con predominancia de la tendencia de derecha llamada derecha endógena. ¿Por qué?  

     Imagínense que la militancia del PSUV fuese homogénea y uniforme en cuanto a la formación política e ideológica o que viviésemos en una sociedad igualitaria en lo social, ideológico y en lo político, donde los militantes y ciudadanos tuviesen en su totalidad un alto e igualitario nivel del discurso y convicciones filosóficas de la teoría  socialista y su respectiva  demostración práctica, en donde a todos pudiésemos denominar CIUDADANOS POLITICOS. Entonces allí en esa hipotética sociedad, la COOPTACION sería un método de izquierda, porque la agregación a dedo sin elección directa, secreta y universal a una Dirección del partido revolucionario o a la dirección de un organismo público o a cualquier empleo de menor grado, se efectuaría al azar porque cualquiera de los militantes o ciudadanos escogido estaría en igual capacidad política, ideológica, eficacia, honestidad y eficiencia para dirigir el partido y la administración pública, si embargo, la cooptación estaría allí sometida al riesgo de caer en subjetividades, pues como dice el filósofo español Fernando Savater: “Con los hombres nunca uno puede estar seguro del todo” porque el hombre por naturaleza es impredecible, por lo tanto el método más viable y transparente es el voto directo, secreto y universal. 

     Claro está que en la sociedad dividida en clases y con grandes diferencias políticas e ideológicas, esto es una utopía, como podría ser también una utopía si en una sociedad socialista no se llegara a la perfección de la conciencia social, política e ideológica. En este caso la cooptación tampoco sería válida y procedente, y por lo tanto habría la imperiosa y obligante necesidad de seleccionar la dirección del partido revolucionario y los cargos públicos a través del voto directo, secreto y universal. De manera que, la cooptación es un método reaccionario, retrógrado, anti democrático y anti participativo en la actual sociedad venezolana, porque excluye y discrimina, porque la escogencia se hace con criterios personalistas, de compadrazgos y de afinidad con una o tal tendencia que predomine en las cúpulas del partido, en este caso la tendencia de derecha o socialdemócrata dentro del PSUV, poseedores de una cultura capitalista y una práctica política corrompida, sin valores humanistas, éticos y morales.  

     El método de COOPTACION está en el Artículo 5 de los Estatutos del PSUV, o LIBRO ROJO, y debe ser impugnado por la militancia del PSUV, ya que con el se le quita la participación a la militancia eliminándose así la democracia interna del partido. 

     Lo peor del caso es que el presidente Chávez se ha hecho eco de este método de elegir  a dedo, quedando seleccionados en un 70 % los miembros de las direcciones del partido, precisamente los que no están vinculados con las bases, los que tienen escasa formación política e ideológica y los que han realizado prácticas propias de la cultura capitalista o de derecha. Es la consolidación de la derecha endógena en el PSUV.  

     En el Artículo 5 aparece también el método de la OPINION Y CONSENSO. También es antidemocrático si la opinión y el consenso no se práctica en las bases de las parroquias, municipios y Estados, pues el método de la “opinión y el consenso” aplicado en las cúpulas a espaldas de la militancia también es anti democrático y por tales razones los escogidos carecen de legitimidad. 

     Impugnemos el método anti democrático denominado cooptación y también el método de“opinión y consenso” aplicados por las cúpulas, porque con esos métodos van a pretender elegir los candidatos  a las gobernaciones, alcaldías y concejos municipales, quedando eliminada la consulta interna. Este es un retroceso hacia la derecha y a las prácticas cuarto republicanas de AD y COPEI. 

     La  derecha endógena sabe muy bien lo que está haciendo, y no le importa el descontento que pueda producir en la militancia la escogencia de las autoridades del PSUV y de los candidatos a gobernaciones, alcaldías y concejales a través del método de cooptación o la opinión y consenso. La derecha endógena, que es la que predomina en la dirigencia del PSUV, hace esto aun corriendo el riesgo de causar más malestar y descontento en las bases del partido y originar con esto la desmoralización y desmotivación y por consiguiente la dispersión de los votos en los siguientes procesos electorales. La consecuencia de estas decisiones cupulares puede ser la rebelión de las bases contra el partido. ¿Y cual es el papel de la minoritaria dirigencia de izquierda dentro de la dirigencia del PSUV? El papel que desempeña la representación  minoritaria de la izquierda dentro de la dirigencia del PSUV ha sido, por lo que observamos, un papel débil ante la  arrolladora presencia  y  accionar de la derecha interna. 

     Le corresponde entonces a las masas y a las bases del PSUV organizarse y presionar desde abajo para obligar a que la derecha interna retroceda  y abra paso a los  dirigentes verdaderamente revolucionarios y socialistas, y así enderezar el rumbo del proceso bolivariano. El próximo año será el de las más altas y determinantes definiciones en el PSUV. La militancia de base del partido adscrita o no a las diferentes corrientes y tendencias del PSUV,  desde este momento debe iniciar un proceso de discusión y debate para ir perfilando los candidatos a las gobernaciones, alcaldías y concejos municipales en todo el país, aunque tengamos que arrollar y pasar por encima de la dirigencia del PSUV que está en su mayoría ideológicamente inclinada hacia el reformismo, socialismo moderado, socialdemocracia o chavismo Light. Este proceso debe ser dirigido con máxima transparencia por las corrientes de izquierda del PSUV para iniciar el proceso verdaderamente unitario del PSUV que garantice la reelección del comandante Chávez en el 2.012. 

     Solo en casos de emergencia se justifica que el PSUV designe a dirigentes del partido como candidatos  a cargos de elección o a funcionarios que sustituyan a otros por declararse vacante su cargo público, como por ejemplo  al  nombrar a un Secretario General de Gobierno de un Estado obviando el voto directo, secreto y universal de sus militantes,  como se hizo en el caso del Estado Apure, y lo que pudiera hacerse en Trujillo si el gobernador decide renunciar por presiones de la militancia del partido y del pueblo trujillano por su desacertado desempeño en las políticas públicas. 

     Finalmente hay tres aspectos de la cooptación que la asocian con la derecha. Los partidos políticos AD y COPEI en los cuarenta años del Pacto de Punto Fijo, aplicaron este método para conformar sus direcciones nacionales y regionales sin efectuar elecciones internas, o aparentaban hacerlas mediante  trampas y compra de votos. Por otra parte, hacen dos años el PSUV efectuó elecciones internas para escoger la Comisión de los 60 en cada Estado, las cuales nunca tuvieron funciones, pues cada gobernador y alcalde del sector bolivariano jefaturó y secuestró el partido en todos estos años. Además, hay que tomar en cuenta que un porcentaje de  miembros del grupo de los 60 saltaron la talanquera, los excluyeron o abandonaron voluntariamente el partido, y que un gran porcentaje de sus miembros salieron favorecidos mediante el registro de  patrullas fantasmas que aparecieron votando por ellos, con la respectiva manipulación de los que manejaron los centros informáticos para el envío de “resultados”, por lo tanto esos delegados carecen de legitimidad. 

      A eso hay que agregar que en dos años han cambiado las circunstancias y las condiciones dentro del PSUV. Hoy  hay otros actores en la militancia del partido que han aparecido y desplazado a los que hace dos años fueron “elegidos” por métodos fraudulentos y que nunca han estado comprometidos realmente con el proceso y que por el contrario, poseen una cultura cuarto republicana capitalista; y por último, la cooptación ha permitido la agregación a las direcciones regionales a diputados que no participaron en el proceso electoral interno hacen dos años, pues estos se encontraban en sus Estados de origen y fueron impuestos por los gobernadores en la elección interna donde quedaron escogidos los candidatos del PSUV para los comicios parlamentarios del 26 de Septiembre del 2.010, violándose el artículo 188 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela.  

     El PSUV se empeña en su testarudez de seguir cometiendo errores, y el comandante Chávez  continúa cayendo en las trampas de la derecha endógena. Es por eso que dentro del partido surgen corrientes ideológicas de izquierda que pugnan porque se enderece el proceso, con la revisión, rectificación y reimpulso del proceso, pero, para que esto no se quede en la simple retórica, las bases deben presionar con la finalidad de que se hagan realidad. En Trujillo, la Corriente del Pensamiento Bolivariano y Socialista “Fabricio Ojeda” nació para cumplir con esa misión. 

 aliriocgil2009@hotmail.com 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 5796 veces.



Alirio Coromoto Gil (*)

Miembro de la Corriente del Pensamiento Bolivariano y Socialista ?Fabricio Ojeda?, Trujillo.

 aliriocgil2009@gmail.com

Visite el perfil de Alirio Coromoto Gil para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: