Sin praxis la revolución es puro bla bla bla

¿Quién castró a los revolucionarios de Mérida?

Tengo 25 años viviendo en la ciudad de Mérida y yo recuerdo que esta ciudad vibraba ante cualquier hecho de injusticia que ocurriera aquí, en Venezuela o en cualquier lugar del mundo.

La ciudad veía a sus estudiantes como héroes que estaban dispuestos a dar sus vidas por causas nobles y sus luchas, por conquistar espacio y respeto a sus reivindicaciones, eran asumidas por los ciudadanos como propias, pues la suerte de la ciudad y de los estudiantes era una sola.

Al año de haber llegado a Mérida, fui testigo presencial de la más grande muestra de apoyo que ciudad alguna haya hecho en Venezuela en solidaridad con los estudiantes, esto ocurrió por el asesinato de Caraballo Cantor a manos de un abogado matón en la Av. 4, cuando estaba celebrando su graduación. Tampoco se me olvidarán los actos y marchas que hicimos protestando contra los gringos cuando invadieron por primera vez a IRAK.

Llegó la revolución y en los primeros años se incorporaron nuevos sectores a la lucha política, los barrios comenzaron a protagonizar y muchas veces coincidieron con los estudiantes en marchas, protestas y asambleas que auguraban un buen ensamblaje para la lucha revolucionaria. De pronto y sin darnos cuenta los estudiantes comenzaron a darle la espalda a los sueños de redención de los sectores populares y estos comenzaron a verlos a ellos como enemigos. Se produjo el divorcio y hoy tenemos unos estudiantes sin conciencia revolucionaria y a un pueblo sin la savia e inspiración que son necesarias para hacer la revolución.

Están ocurriendo en Mérida dos hechos emblemáticos, que en los años 80 o 90 habrían convulsionado a todo el Estado y muy posiblemente a todas las estructuras del gobierno nacional. El Primer hecho es los que está sucediendo en El Vallecito con los Mocaqueteos, a los cuales el gobierno nacional les asignó 37 Has. Para fundar una Comuna socialista y han sido objeto de los más inverosímiles atropellos por parte de: Aguas de Mérida, Movimiento 13, Alcaldía de Mérida, la godarria que por allí tiene sus propiedades y sobre todo, el manto de silencio a los hechos de barbarie allí sucedidos, por la prensa local y los medios audiovisuales de comunicación. Nunca antes todos los sectores de la vida política, económica y social de Mérida, habían coincidido tan cerradamente para cerrarle el paso a una experiencia de promoción y desarrollo humano favorecedora de los sectores populares. Allí la cayapa ha sido total.

El segundo hecho de importancia vital para el proceso revolucionario que estamos viviendo y por el cual no se han producido las muestras de solidaridad que en otros tiempos tendrían a la ciudad boca abajo, es la TOMA POR “CONTROL OBRERO” de las instalaciones donde se editaban los periódicos CAMBIO DE SIGLO Y EL VIGIA desde hace mas de 3 meses. Este hecho inédito en Venezuela y producido, a consecuencia del abandono patronal y falta de pago a sus trabajadores por más de 6 meses de los salarios correspondiente, está ocurriendo en vivo y en directo y la ciudad, los estudiantes, las comunidades, los partidos revolucionarios, el gobierno regional, las autoridades del trabajo, los defensores de los derechos humanos, los gremios, etc… ninguno de ellos se ha pronunciado para solidarizarse con 16 trabajadores que desde hace tres meses resisten encerrados en las instalaciones de la empresa tratando de salvar sus salarios y prestaciones que les fueron escamoteadas por unos empresarios maulas.

De allí surge el titular de este escrito: ¿Quién o quienes castraron a los revolucionarios de Mérida?. ¿Es que se les aguó la sangre y ahora no son sensibles ante los hechos de injusticia que ocurren en sus narices? ¿O es que los revolucionarios se transformaron en burgueses?.

Lo más insólito que ocurre a nuestro alrededor, es ver merideños vestidos de “rojo-rojito” vomitando por sus bocas que son “revolucionarios” “solidarios” “igualitarios” y toda la jerga que usan para auto convencerse de algo de lo cual adolecen, haciendo más difícil el trabajo de crear la conciencia política que es necesaria para la construcción de la sociedad socialista con la que algunos continuamos soñando.

Juanveroes64@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1912 veces.



Juan Veroes


Visite el perfil de Juan Veroes para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Ideología y Socialismo del Siglo XXI


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad