Ante los embates de la naturaleza: Revolución radical

Ante los embates de la naturaleza indudablemente que el brazo de la Revolución y el apoyo de la gran mayoría del pueblo revolucionario de la Republica Bolivariana de Venezuela ha llegado a todos los rincones del país, a los caseríos más remotos en donde un compatriota ha necesitado asistencia y ayuda en plena demostración de la idiosincrasia del verdadero revolucionario, del venezolano que como siempre ha demostrado su solidaridad en cada tragedia que conmueve a los pueblos, y más aun siendo los afectados nuestra propia gente, lamentamos profundamente las penurias que nuestros compatriotas están padeciendo. 

   Hace 11 años encontramos a una nación y a un pueblo despedazado, inmerso en la miseria más abyecta , en la pobreza , en donde el sistema capitalista hacia fiesta con los dineros del pueblo y se acortaba la diferencia entre la clase media alta y la oligarquía de los amos del Valle, a 11 años nos preguntamos: ¿Qué nos falto, que no hicimos, que pospusimos y corrimos la arruga del desorden y la anarquía para que tanto compatriota siguiera construyendo su vivienda en zonas de alto riesgo, para que tanto campesino perdiera los frutos de su trabajo y su cosecha y lo que es peor hasta la vida al exponerse el y su familia, en situaciones que de todos es sabida, vista y oída, en terrenos imnundables, sin tener la asistencia técnica necesaria para prever si no todas, algunas situaciones que pudieron ser evitadas a tiempo?... 

   Publio Mucio Escevola, padre del Derecho Romano, Cónsul y Jurisconsulto y partidario de la Reforma Agraria de Tiberio Graco , fundador del derecho Civil, hablo acerca de “La necesidad de Justicia en el momento oportuno”, ¿Y es que no tuvimos todo a nuestro favor para hacer lo que teníamos que hacer, organizadamente, científicamente, con una planificación adecuada para ayudar a estos compatriotas y “dignificarlos” como es nuestro lema, para ir construyendo las bases de las ciudades satélites en donde habrían industrias, colegios, calidad de vida, en donde las comunas se desarrollarían naturalmente y organizadamente?; a estas alturas, nuestra misión estaría muy adelantada en el objetivo del Socialismo y la nueva humanidad y no sumergidos en este caos en donde se nos va la vida, tratando de correr cuando hubiésemos podido ir caminando, la naturaleza nos ha puesto a prueba y esta cobrando nuestra desidia y falta de amor, pero no de ese amor sentimentaloide y pusilánime, sino de ese amor que en su máximo rigor es el máximo de amor; nos falto ser más “antipáticos” al entregarles sus viviendas e impedirles regresar a los terrenos y zonas de alto riesgo, nos falto enseñarles que para tener derechos hay que crearse obligaciones, nos falto enseñarles que una revolución no se construye con dadivas sino con trabajo y eso es la base fundamental del principio Socialista parafraseado por Marx. 

   Sabíamos que en cualquier momento la naturaleza se iba a manifestar, como lo ha hecho en todo el mundo, que ya los tiempos no dan para más, también es cierto que esta tragedia ha dado para todo, desde compatriotas que sabían que cada tres años hay zonas que se inundan y sin embargo construyeron en esas tierras, hasta damnificados profesionales, chantajistas, oportunistas que han visto en esta situación la oportunidad para obtener una vivienda “digna y bien equipada”, de compatriotas que en su vida han trabajado para obtener ni siquiera el sustento diario de su familia y ahora se cuelan en la repartición de “regalos” como si tuvieran derecho a arrebatarle al trabajador sus derechos que se han ganado con sus obligaciones. 

   Lastimosamente, no entendimos las palabras del Maestro don Simón Rodríguez:”Para tener Republica crea primero Republicanos” y nosotros decimos “Para tener Socialismo crea primero Socialistas”, empezamos por construir las ventanas y el techo de la casa en vez de empezar por las bases; los proyectos de la Geometría del poder, de las Ciudades Satélites, de la descentralización de la Capital Caracas en donde si bien para algunos en Caracas cabe otra ciudad, para todos es obvio que ya esta ciudad tiene en si tres ciudades mas, con el consiguiente aumento de la población que en vez de disminuir a aumentado en estos 11 años, y ya aquí no se salvan ni las “colinas” ni las “lomas” que al igual que los cerros, son terrenos en constante movimiento, si lloviese 30 días seguidos como hasta ahora, Caracas desaparecería ¿O es que se nos olvido que toda Caracas es zona sísmica?; tantos proyectos iniciados y abandonados a medio camino a veces sin siquiera empezar, cuanta burocracia, cuanta corrupción, pero sobre todo cuanto saboteo endógeno, no hemos limpiado nuestra casa y he aquí los resultados, la naturaleza se encargo de ponernos el punto en la “i” de ineficientes y de inconstantes. 

   Estamos en emergencia, quienes nos siguen saben que nos hemos cansado de advertir, de aconsejar, siempre con la verdad, las señales de los tiempos camaradas, compatriotas, muchos de los nuestros están  padeciendo, y otros han perdido sus vidas o las de algún familiar y amigo, ahora tenemos que trabajar y construir, luchar y navegar contra la corriente, ganarle tiempo al tiempo, necesitamos de todas las conciencias, cada quien desde sus posibilidades y sus capacidades, tenemos que ayudar y hacer lo que no hicimos en estos 11 años de Revolución; pusimos al sistema capitalista patas arriba, revolucionamos y destruimos viejas costumbres oligarcas, comenzamos a erradicar la pobreza entre nuestra gente, y de pueblos del mundo entero, lo hizo este pueblo, el de las Tempestades junto a su Líder, ahora es tiempo de apurar el paso, de construir y planificar científicamente encima de las ruinas del capitalismo, de implementarnos hasta el fondo de la Revolución, todos juntos y unidos antes de que el tiempo nos alcance.

 anazaicon@gmail.com  



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1874 veces.



Ana Bordas


Visite el perfil de Ana Bordas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Ana Bordas

Ana Bordas

Más artículos de este autor