¿Protesta silenciosa?

29 de oct. 2010.-Un poco para seguir en la onda del tema que tocamos la semana pasada, nos vamos a referir a los tres millones, algo más o algo menos, de votos del chavismo que se han ido quedando en el camino desde el 2006; mientras que en la derecha se mantiene la votación o, en todo caso, ha subido lo que le toca sumar normalmente.

Escuchamos a muchos camaradas decir que es la falta de disciplina en el chavismo, mientras que en la derecha se mantiene la obediencia y allí se vota por cualquier Ledezma que le pongan de candidato.

A lo mejor tiene sentido esta opinión, pero pudiese ser una manera de escurrir el bulto para no ir más a fondo del asunto. Digamos que las razones pudiesen ser otras, más respetuosas de la militancia roja-rojita; por ejemplo, que no votar por cualquier monigote que sea candidato no sea un acto de indisciplina, sino expresión de mayor conciencia política.

Vamos a preguntarnos ¿por qué esperar el momento del voto para expresar el descontento? Vaya, ¿y en qué otro momento puede ser? ¿dónde están los espacios para que se escuche, por ejemplo, el descontento con la Dirección Regional del Ministerio del Poder Popular para el Ambiente?

La realidad nos dice que no hay canales para el debate, que quien empiece a protestar se le dice “contrarrevolucionario”, que si alguien expone sus puntos de vista, en desacuerdo con la dirigencia, se le llama por teléfono a fin de recordarle que el cargo que ocupa es de libre remoción.

¿Cuál es la salida que le queda al militante que, por ejemplo, no está de acuerdo con una candidatura porque tal candidato tiene récord de inasistencia en la Asamblea Nacional o porque ese fulanito que es candidato oficial a una Alcaldía pactó con la derecha hace apenas año y medio?

Pues, si no encuentra canales para decirlo, si nadie le escucha en el santo campo de la dirección, acude a una sencilla acción: se queda en casa el día de las elecciones.

Es la protesta silenciosa.

Es una protesta muy peligrosa porque nos damos cuenta que existe al momento de contar los votos, cuando ya las actas están impresas, y no hay vuelta atrás.

Qué peligro, camaradas; pues leemos las encuestas y vamos bien. Asistimos a las concentraciones y aquel gentío. Hacemos una caminata y cantamos ¡estamos ganando de calle!

Y la protesta silenciosa toma cuerpo. Revienta en el conteo de votos, camaradas.

Otras preguntas, ¿no sería mejor que nuestros hermanos Yukpas estuviesen en “Dando y Dando” exponiendo su problemática? ¿No sería favorable para el proceso que los trabajadores en protesta de Automotriz Mitsubishi fuesen entrevistados por Vanessa Davis para que el pueblo los vea y los escuche? ¿No sería positivo, en el caso de Nueva Esparta, que la dirección del PSUV escuchase a la gente de El Horcón, Pampatar y otros lugares afectados por la conducta del Ministerio del Ambiente en la isla?

No dejemos que la protesta silenciosa nos tome de sorpresa en el 2012. Allí no hay vuelta atrás.


psalima36@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1423 veces.



Pedro Salima


Visite el perfil de Pedro Salima para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Pedro Salima

Pedro Salima

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a111208.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO