Socialista que sea anti comunista, es falso

Comunistas con guayuco

Los que se perforan el cráneo

Los sesudísimos intelectuales de todas las tendencias se la pasan haciendo simposios, congresos, análisis, trascendentales meditaciones y advertencias acerca del peligro del comunismo. 

_”Nosotros no somos comunistas, sólo socialistas.” -dicen algunos disfrazados de socialistas para coger un puesto donde puedan apropiarse bastante plata. También los que quieren un socialismo a la europea, “o sea”, bieeen capitalista; o un socialismo a la china, que es la manera como se hace el capitalismo después de enterrar bien hondo el socialismo, pero con carátula socialista. 

LOS PEORES BICHOS DEL ANTICOMUNISMO 

Los peores no son los que no entienden el socialismo, ni el comunismo ni nada de eso; no son los que todavía creen que el comunismo es una dictadura donde no se puede levantar la cabeza, ni abrir la boca, ni ser gente, pues. Esos están engañados por la matriz de opinión fascista, que soltaron los nazis alemanes, y la cogieron los nuevos imperios ascendentes, entre ellos el ni-ni Estado de Israel, que hace a los palestinos lo mismo que los nazis les hicieron a ellos, pero con mayor impunidad. 

Los peores bichos no son tampoco los capitalistas que defienden sus intereses, sus reales que acumularon de tanto sacarle la chicha al pueblo trabajador.  

Los peores son aquellos que, sabiendo que el comunismo no es nada de lo que dicen las derechas del mundo, subrayan, aceptan, convalidan afirmaciones falsas, se disfrazan de socialistas “light” e infiltran un gobierno progresista como el nuestro. Son también los que dicen que en Venezuela hay socialismo, para que la gente se desengañe de una transformación revolucionaria. Y lo hacen sabiendo que en nuestra Patria lo que hay es capitalismo puro y simple, con influencia imperial a través del capital, el que se basa en los McDónalds, en la coca cola, en las modas gringas que están en los grandes centros comerciales. Bellezas fabricadas por manos mal pagadas.  

¿Y QUÉ CARRIZO ES EL COMUNISMO? 

La palabra lo define claramente: Es una sociedad ideal que no existe ni ha existido en toda la experiencia de este planeta, que se haya investigado y relatado. Es el vivir sin Estado porque no hace falta, sin ejército ni armas, sin gobierno, porque la humanidad ha alcanzado un grado de evolución moral tan grande, que cada quien hace lo que puede y recibe lo que necesita. Se resume en el precepto comunista: “De cada quien según su capacidad, a cada quien según su necesidad”.  

En toda sociedad en que haya Estado, gobierno, fuerzas armadas, abogados, dinero acumulado en pocas manos, no existe comunismo. Ni lo habrá en la Tierra en tanto quede un solo país capitalista, en tanto quede una sola persona que se deje someter por otros, o que pretenda someter a otros. Eso es la barbarie del capitalismo, que ha tenido su origen en las sociedades esclavistas y feudales, como dicen los libritos. Y es que el capitalismo es una esclavitud disfrazada, pero con mayor sofisticación que el feudalismo.  

QUÉ PASA EN EL MUNDO

En este mundo tan aquejado de capitalismo, en que la sociedad es una enferma terminal de explotación y angustia, aquejada de forma masiva por los gérmenes de avaricia y sinvergüenzura capitalista, los que dirigen la sociedad han decidido amputar el órgano que más sufre, como los agrónomos podan una planta para que la savia llegue a otras ramas. Es por eso que los yanquis y los europeos están atacando tanto a los inmigrantes del tercer mundo, para que se vayan y poder reorganizar la explotación de su propio pueblo.  

Y le temen al Socialismo, que renace con fuerza por todo el planeta, y los portadores del socialismo son los trabajadores de cualquier país, que hablan cualquier idioma. De eso están bien claros los explotadores que han cimentado su progreso sobre la explotación despiadada y el genocidio de los pueblos del mundo. 

COMUNISMO CON GUAYUCO 

Para escribir su obra “El origen de la familia, la propiedad privada y el Estado”, Federico Engels tuvo que investigar las sociedades originarias del mundo, cómo se organizaban antes de que existiera la propiedad privada, producto de la explotacion. Y esa situación no ha cambiado.  

Son los pueblos originarios, con su solidaridad, su respeto a la madre naturaleza, su trabajo en colectivo y el disfrute de los bienes en común, quienes constituyen una semilla de lo mejorcito que queda de la humanidad. Más allá de la contaminación que ha permeado sus sociedades, ha pervertido a muchos de sus hijos, que se han convertido en otros capitalistas más, más allá de los huesos de los que han traicionado a sus pueblos, como aquél loco que vendió a Guaicaipuro ante los españoles de hace 200 años. 

Pero no todo lo que viene de los pueblos originarios es perfecto, como nada en este mundo lo es; sin embargo, los valores de solidaridad, cooperación mutua, comunidad de los bienes, trabajo colectivo, la ausencia de la mentalidad de propiedad privada que queda todavía en muchas almas, es una reserva humana que no debe subestimarse, y constituye una parte fundamental en la ideología que la humanidad, tarde o temprano, asumirá, cuando esté lista, cuando de tanto luchar se convenza de que, mientras exista capitalismo, explotación, propiedad privada, opresión de cualquier tipo, no habrá felicidad. Porque la vida seguirá alimentándose del combate entre las clases. 

¿Y EL SOCIALISMO? 

El socialismo no debe ser más que un estado de transición entre el sistema de explotación plena, el capitalismo, y el de libertad plena, el comunismo.  

Socialista que sea anti comunista, es falso. 

andrea.coa@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1903 veces.



Andrea Coa


Visite el perfil de Andrea Coa para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: