Grano de mostaza

La unidad de los pueblos en la lucha por su redención siempre ha sido invocada. La historia le da un carácter sagrado a este valor humano. Hombres, mujeres, guías y mártires han dejado invalorables testimonios de la necesidad inmanente de la unidad ante la contienda. La unidad se constituye en un valor supremo cuando se quiere lograr los fines de libertad e interdependencia. El tema de la unidad es un asunto de búsqueda permanente cuando es inminente la confrontación. El éxito de metas y objetivos depende en gran medida por la cohesión de las fuerzas amigas y la capacidad de compartir y unir esfuerzos en la consecución del logro. Todo miliciano tiene que comprender más allá de la insondable conciencia y atención, que tanto como sus municiones y bastimentos, son el profundo respeto y disciplina a la unidad de mando, la que tiene mas fuerzas que mil cañones juntos. Por supuesto esto no puede ser una mera actitud voluntarista y declarativa. En el caso del momento histórico que vive el pueblo venezolano sabemos de la sinceridad e integridad moral de los planteamientos e ideas del Comandante de la revolución Hugo Chávez, es en gran medida la referencia más inmediata para cualquiera de los militantes bolivarianos y socialistas. Han sido las actitudes del Compañero Presidente, consecuentes de experiencias y prácticas concretas, tanto como ideólogo y gobernante, más que retórica, las que impulsan a que construyamos un proceso para la unidad. Sus aportes se han convertido en una visión creadora por la integración del pueblo venezolano en conjunción con los demás países latinoamericanos y caribeños; no obstante el amor y solidaridad con todas las naciones donde haya opresión e injusticias son evidencia de la acogida solidaria de su compañía al momento de visitar pueblos hermanos del mundo.

Es evidente que se requiere la congregación de talentos y energías más allá del líder. La unidad es ontologicamente inherente al socialismo; es un valor de acción común, de esfuerzo colectivo y compartido. La unidad no puede ser una aspiración quimérica antidispersiva, ni siquiera de un grito unificador de células esclarecidas. Es un proceso humano de conductas consecuentes que desechan las naturales y hasta legitimas pretensiones individuales o de grupos contingentes, para anteponerse al espíritu colectivo del la necesidad apremiante del momento. La discusión crítica y saludable con suficiente criterios, sentimientos, contradicciones y hasta dudas es una forma de apelar ante el individualismo y la fragmentación. Existen sobre argumentos para justificar la necesidad inapelable de la participación protagónica de cualquier militante que aspire a ser escuchado, a que manifieste su cuestionamiento y disidencia, de tal manera que le permita contraponer sus visiones y reflexiones. La revolución, el gobierno, el partido y el pueblo tienen que construir espacios activos para el debate sano, no obstante esas iniciativas no pueden constituirse para alimentar casos de insensatez dialéctica de aquellos que buscan anteponer sus condición iluminada o revanchistica propias del más puro pensamiento liberal que esconde el egoísmo y rivalidad innata de la sociedad burguesa. Ni tan calvo, ni con diez pelucas es sabiduría popular. No olvidemos que en momentos agudos de conflictividad social y de enfocar la mira, para afinar quienes son nuestros verdaderos adversarios y enemigos, es real que aparezcan el arrivismo, el canibalismo, la intriga, la mentira, y muchos anti valores y conductas inconscientes de disgregación, ruptura y fragmentación. A mi juicio son complejas manifestaciones de indisciplina e inmadurez que no tienen nada que ver con la posición franca y sincera de un revolucionario y militante bolivariano. Es hora de construir una mosaico solidó y armónico de la unidad.

Ante cualquier duda: las líneas de Chávez, la majestad de la revolución bolivariana y socialista, el glorioso pueblo venezolano y la dirección fraterna del PSUV. Venceremos.


arizaidaarcia1@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1662 veces.



William Fariñas

Diputado a la Asamblea Nacional


Visite el perfil de William Fariñas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: