Auditórium

Fallas eléctricas, y racionamientos cómo han apagado el país

Nicolás Maduro: "Hay que aprender a escuchar la crítica": El presidente de la república, Nicolás Maduro, reflexionó sobre el espinoso tema de la crítica y la autocrítica, admitiendo que es necesario saber prestar atención a los señalamientos que se realizan. Bien sea que provengan de las filas del propio gobierno o de voceros de oposición. Hay que escuchar. "Cada vez más, estoy más convencido de eso. Uno debe aprender a escuchar la crítica. (…) Hay que contestar el teléfono y hablar con todo el mundo y abrir sesiones de consulta, una vez por semana a todo el que quiera hacer una propuesta. Y hacerme llegar las propuestas para buscar financiamiento. (…) Yo estoy pendiente de la crítica y la autocrítica", expresó el primer mandatario nacional. El Ejecutivo realizó estas declaraciones, durante la jornada de cierre de la décima sexta edición de la Feria Internacional del Libro de Venezuela (Filven 2020). El pronunciamiento presidencial se produjo a propósito de unas declaraciones del escritor homenajeado de la Filven, Earle Herrera, en el programa Aquí con Ernesto Villegas, que conduce el ministro de Cultura. Fin de la cita.

El racionamiento eléctrico está afectando al oriente -El Tigre Anzoátegui- de Venezuela, y el problema se recrudece cada vez más. Tigrenses afirman a este corresponsal Ad Hoc, el pasar hasta 10 horas a oscuras dentro de sus casas. Sin que el Estado venezolano ofrezca respuesta o solución a corto, mediano o largo plazo. Aumentando las entidades federales con graves problemas de energía en Venezuela.

Los expertos consultados me indican que la situación puede empeorar para el año próximo si las autoridades siguen haciéndose los wilis.

El problema eléctrico en Venezuela es estructural. No es algo que se pueda resolver con medidas temporales y esporádicas. Es algo que se tiene que tratar, incluso con altas medidas políticas y legislativas. No se puede seguir esperando que el sistema eléctrico nacional se siga deteriorando, por lo que las fallas van a seguir en pie. Van a continuar los racionamientos en forma más ruda y criminal.

Más de 10 mil horas sin luz en este mes de noviembre que acaba de finalizar en toda Venezuela. Y son horas aprovechables que afectan la economía productiva. Porque a veces no tienen luz desde las 6:00 Am hasta las 6:00 Pm

Muchas personas y empresarios han abandonado sus comercios y empresas, desplazándose fuera del país, debido a las constantes fallas eléctricas que no les permiten trabajar.

El problema eléctrico es hoy una de las más grandes calamidades que perjudica al pueblo venezolano: 9 de cada 10 hogares lo está afectando mucho esta situación en lo que respecta a la alimentación. Perjudicados por las deficiencias del Sistema Eléctrico Nacional (SEN).

El acceso a la energía eléctrica forma parte de los derechos básicos de un ser humano y es insustituible. Si bien se ha recrudecido en los últimos meses del 2023, la crisis del sistema eléctrico viene agravándose desde marzo de 2019, cuando el país se apagó quedando en penumbras. Un país a oscuras. El Sistema Eléctrico Nacional (SEN) no ha vuelto a ser el mismo desde ese apagón ocurrido en marzo de 2019 en toda Venezuela, debido a una falla en la central hidroeléctrica Simón Bolívar, ubicada al sur del país. Este fue catalogado como el más grave y de mayor duración de la historia contemporánea. Quedando demostrada la enorme vulnerabilidad del SEN.

Estos apagones han traído como consecuencia el desplome de la calidad de vida de la población. Además de las pérdidas de reservas de alimentos refrigerados, llevando al cese de operaciones tanto de servicios básicos esenciales como de actividades económicas.

Según los expertos, los racionamientos aumentan cada día sobre el precario estado del servicio eléctrico. Hoy el SEN trabaja mayormente con la generación hidroeléctrica y el sistema de transmisión, que apenas transporta 12.000 megavatios (MW), cuando la demanda es de un mínimo de 25.000 (MW). Creando Incertidumbre y desesperanza: estos apagones en la sociedad venezolana

Hoy en día, la población venezolana es sumamente dependiente de la Hidroeléctrica del Gurí, donde solo funcionan menos de la mitad de las veinte turbinas. Por ello, las ciudades que se encuentran más lejos del Gurí son las afectadas por la crisis de energía. Estas son precisamente las del occidente del país.

Con la actividad económica debilitada, la demanda en el país es sobre todo residencial.

La capacidad termoeléctrica instalada en el país equivale al 52 % del sistema de generación eléctrica. No obstante, esta se encuentra prácticamente fuera de servicio, lo que deja a la nación sin la mitad de la electricidad que podría recibir. Por otro lado, aunque el Guri esté lleno, el sistema de transmisión de alta tensión no es capaz de sacar toda esa energía porque no está diseñado para transportar tanta carga.

La ciudad que menos está sufriendo esta crisis eléctrica es Caracas, por varias razones: la principal es que el sistema de electricidad de la capital es muy fuerte, y su red eléctrica es sólida y eso ha hecho que en el tiempo la ciudad siempre esté mejor que el interior. Además, Corpoelec le da una prioridad operacional.

El crecimiento de un país se debe al consumo de energía eléctrica. La luz es indispensable en las sociedades modernas. La Organización de las Naciones Unidas (ONU) reconoce el papel fundamental que juega el acceso a la electricidad para el desarrollo del país en pleno siglo XXI. Donde: "El suministro de servicios energéticos, tales como iluminación, confort térmico, cocina, comunicaciones y movilidad, es fundamental tanto para el bien social como económico". Así lo señala en su página oficial.

El actual racionamiento eléctrico está destrozando por completo la calidad de vida de las familias en Venezuela y afecta directamente a los procesos productivos que son necesarios para que el país funcione: trabajos, estudios y producción.

El país necesita que se asuman responsabilidades. Funcionarios al frente de esas instituciones no pueden seguir diciendo que el sistema eléctrico va a seguir produciendo fallas, cortes, apagones, y racionamientos, ante que entre en etapa terminal.

Las exigencias son para que el presidente Nicolás Maduro Moros tome medidas radicales en este tema de esta grave crisis eléctrica, que se multiplican conforme pasan los días. Mientras tanto, el racionamiento sigue masacrando a la población en el interior del país, como un paliativo que no resuelve la grave situación en la que se encuentra el SEN en Venezuela, a la que no se le vislumbra solución. Si siguen conduciendo las empresas del sector eléctrico, los mismos que están al frente de esas instituciones, no habrá soluciones en el corto plazo.

Percasita11@yahoo.es



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1591 veces.



Edgar Perdomo Arzola

Analista de políticas públicas.

 Percasita11@yahoo.es      @percasita

Visite el perfil de Edgar Perdomo Arzola para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: