Situación global del sector hidrocarburos

La actual situación sanitaria de la pandemia dentro de cualquier industria del petróleo afectará marcadamente su funcionamiento técnico y administrativo. Incluso las apuradas normas sanitarias impartidas por Estados productores afectarán directamente en su funcionamiento. Primero el riesgo de infectar a sus propios profesionales y técnicos muy claves y necesarios en los actuales momentos de reactivación.

Lamentablemente muchas industrias del petróleo se han encontrado atrapadas tras las normas del Covid pues su aplicación en cuanto a sus cuidados ralentiza las propias actividades diarias de funcionamiento y control.

Esto sucede ahora cuando más necesarias son las reuniones de equipo para el relanzamiento de trabajos y actividades inmediatas muy urgentes que deberán implementar las referidas industrias.

En paralelo tenemos la dura situación salarial tras su impacto lo cual obliga a tomar medidas extras de cuidado pues arriesgar la salud es ponerse en un riesgo más profundo con la situación particular y social que vive cada quien, y en esto hay que tomar en cuenta los excesivos costos para los tratamientos anti-covid.

La salud como factor importante será tomado en cuenta por cada trabajador. Veamos este reciente ejemplo; cuántos trabajos se han perdido tras la amenaza a contagiarse. Ese mismo temor de salud más todo lo que sucede alrededor de un profesional cuando observa que la industria donde trabaja presenta bajas en cuanto a su producción, y la poca inversión tras la caída del precio del barril de crudo tras los acontecimientos del 12 de septiembre del 2014 genera temor ante nuevas decisiones y compromiso los cuales en su mayoría van discutiendo es por internet y no en mesas de trabajo como era lo acostumbrado.

Todo esto como un cuento desagradable mal habría de anunciarse como la punta de un iceberg lleno de dudas, dificultades y causas en cuanto a la recuperación más temprana de varias industrias a nivel mundial. Y la base de ese inmenso témpano está muy débil por no decir que es un hielo podrido.

Por eso él o los modelos de gestiones anteriores impactan el diario desarrollo de los trabajadores petroleros. Alguien dentro de cualquier industria ha pensado y pesado el terrible impacto de como un modelo anunciado como el mayor logro de una industria se estrelló haciéndose añicos.

Ahora, como levantamos un nuevo liderazgo capaz de construir esa requerida moral dentro de la industria del petróleo en Venezuela y en el resto del planeta productor con las duras consecuencias que requiere el mundo consumidor.

Pero si esto fuese poco permítanme sumar un nuevo y raro elemento exterior. En muchas declaraciones de diversos medios de comunicación van creando la matriz donde cualquier refinería de las existentes no serán capaces de cubrir los requerimientos por fatiga de materiales y de las enormes fallas técnicas detectadas hasta ahora, pues cualquiera de las refinerías es vulnerable a ser atacada militarmente.

O peor aún tras los recientes ataques en Haití donde fue asesinado su presidente pronto se develará que fue por el control de sus escondidas reservas de petróleo. Este magnicidio forma parte de tener una base de ataque militar en el Caribe pues la Andina ya está instalada en Colombia.

Todo apunta que Venezuela enorme país productor será el flanco militar de una nueva escalada militar de mercenarios la cual va conformándose a lo largo y ancho de toda la región. La visita del director de la CIA y de altos miembros de El Pentágono así lo revelan.

Hasta más pronto…



Esta nota ha sido leída aproximadamente 683 veces.



Miguel Jaimes

Politólogo, Magister Scientiae en Ciencias Políticas y Doctor en Ciencias Gerenciales. Director del Diplomado en Geopolítica del Petróleo. Sitios webs; https://www.geopoliticapetrolera.com y https://www.lamucuy.com.ve

 venezuela01@gmail.com      @migueljaimes2

Visite el perfil de Miguel Jaimes para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Miguel Jaimes

Miguel Jaimes

Más artículos de este autor