Pequiven duele

Cuando estudiaba 4to año de bachillerato me planteé trabajar en el Instituto Venezolano de Petroquímica (IVP), como la Providencia es la que dispone, estuve dando vueltas hasta que un 1 de junio de 1.981 abordaba la lancha en la Avenida El Milagro de Maracaibo para dirigirme a Pequiven- El Tablazo, como trabajador de la empresa.

Ya era periódico de ayer la corrupción de la 4ta República, durante la construcción de la Planta de Olefinas en el gobierno de Rafael Caldera y la frase promocional de El Tablazo marca el paso. Recuerdo cuando la empresa ya en manos de Pdvsa y como Petroquímicas de Venezuela (Pequiven) daba la primera ganancia, era un monto irrisorio, algo así como 30 millones de bolívares, lo cierto es que en el Hipódromo La Rinconada, los fines de semanas las jugadas hípicas triplicaban esa cantidad, pero eran las primeras ganancias y mucho o poco que uno aportara se reflejaba en esas primeras ganancias y uno se sentía orgulloso.

Vinieron los años de la expansión, del proyecto de Jose y de la Cadena de plásticos y como la Empresa nunca estuvo ajena a los intereses de las clases gobernantes y dominantes, aprovecharon el empuje de la petroquímica para junto con Polar e Inelectra resolverle a Colombia su problema de falta de propileno para la fabricación de resinas de polipropileno, construyéndole en Paraguaná una planta que utilizando los efluentes (o corrientes) de la Refinería Cardón le suministrara a Colombia en exclusividad el Propileno que requerían para su Planta Propilco y con ese insumo se ubicara el hermano país en el tercer lugar en la producción de polipropileno en Sudamérica, solamente superado por Brasil y Argentina, una política industrial con careta de legal pero que solo servía a los intereses colombianos y le hacia un flaco favor a la industria nacional. De esos años de la "vieja Pequiven", esos dos casos el de El Tablazo marca el paso y el de la empresa Profalca, a finales del siglo XX se aplicó de la mano de un Gerente General una política en contra de la masa laboral, que les hizo mucho daño, los cuales fueron prácticamente echados de la industria a través de la Cajita Feliz.

Pero así como en la "Vieja Pequiven" se dieron casos detestables de mala administración, también hubo gente honorable, que le dolía Pequiven, que se sacrificó, que llegó incluso a dar su vida por proteger a los compañeros y a los bienes de la empresa, me viene a la mente el caso del E-13 de Amoniaco A, por allá por Mayo de 1.988, donde murieron trabajadores y supervisores.

Vino el sabotaje de la meritocracia a Petroquímica en el 2.002, y como es usual en Pequiven, a lo interno hay gente a la cual le duele la empresa y que pone lo mejor de su esfuerzo para superar las adversidades y juntos obreros, técnicos e ingenieros rescataron tras jornadas heroicas la Industria.

En la Nueva Pequiven se han dado casos, preocupantes, el caso de la planta de pañales en el Complejo Ana María Campos y luego la denuncia empresarial que llevó al Comandante Presidente a botar al Ingeniero Clark Inciarte (que luego fue re incorporado).

Ahora vuelve a estallar un caso, donde según palabras del Vicepresidente Ejecutivo hay mal manejo de la distribución de la producción de la empresa y por consecuencia el Presidente de la Empresa el Ingeniero Depablos fue detenido por el Sebin, pero esa debe ser solo la punta del Iceberg y deberían investigar a profundidad.

Pequiven duele y dentro del dolor que duele, está la empresa en el área del Zulia, luce estancada, cosa que el negocio petroquímico no puede permitirse y que puede resolverse si se ejecutan políticas que resuelvan entre otras cosas la problemática del gas hacia Pequiven (Municipio Miranda) que sea una política de estado, donde los intereses de Pequiven no estén como hasta ahora en tercero y cuarto lugar de prioridades, por que si existe una industria que catapultaría la política de sustitución de importaciones es la empresa petroquímica. Ojala las nuevas autoridades lleguen en función de re impulsar la industria petroquímica.

Libertad a Sonia, Oscar López Rivera y Simón Trinidad Prisioneros del Imperialismo Yanqui

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2865 veces.



Jesús Borges


Visite el perfil de Jesús Borges para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: