Alerta: La paridad cambiaria Bs.F/$ debe ser corregida

Trampa financiera: ¿con muchos dólares, éste se devalúa frente al Bs.F, y con pocos lo hace el Bs.F? Eso no cuadra.

Si el volumen de dinero circulante en monedas locales de los países del área del dólar se hallan en cantidades superiores a sus reservas en esa divisa, entonces aquellas monedas adquieren una paridad inferior respecto del dólar[1]. Así nos han enseñado, y como buenos pendejos así lo hemos aplicado.

Así, cuando a Venezuela le han permitido[2] buenos precios para el petróleo y sus reservas en dólares resultan abultadas, entonces el bolívar "adquiere" un alto poder adquisitivo frente al dólar, o sea, el dólar como reserva se devalúa[3], vale menos bolívares y, así devaluado es presa fácil de los dueños del dinero, es decir, de los capitalistas o ricos en general porque los trabajadores por lo general no tienen capacidad para atesorar dólares.

Son las empresas capitalistas y sus accionistas quienes aprovechan para llenarse de dólares baratos, colorarlos fuera del país, y de esa manera terminamos quedándonos sin dichas reservas. Es el momento, luego, de establecer el Control de Cambio para evitar la fuga de divisas. De eso ya sabemos un poquito.

Por el contrario, cuando el precio del petróleo baja y nuestras reservas también lo hacen, entonces nos hallamos con una moneda nacional muy devaluada frente al dólar-caso actual-. En estos momentos nuestras reservas son bajas por causa de bajos ingresos petroleros, y como el circulante sigue adaptado la dinámica anterior a la baja de dicho precio, es obvio que los marcadores de precios para todas las mercancías consideren una devaluación para nuestra moneda y así han operado desde hace mucho tiempo. Digamos que pareciera entrar en funciones la afamada ecuación monetarista del cambio para la divisa en cuestión, como si todo el circulante, toda la masa de Bs.F, que está en armonía cuantitativa con la dinámica y el PTB nacional, estuviera destinado a la compra de dólares, cuestión que no es verdad y que representa el meollo de este círculo vicioso o tramposo que la alta burguesía financiera internacional nos ha aplicado con mucho éxito.

Hasta allí todo luce aparentemente lógico: muchas monedas y baja producción explican la baja del poder adquisitivo del Bs.F , pero esta baja no debería responder al cociente entre el total de la masa de Bs.F y dólares, y ,mucho menos cuando ese cálculo le realice al capricho un marcador no oficial o diferente a la paridad establecida por el Banco Central de Venezuela.

Nos preguntamos por enésima vez, ¿para que se establece una paridad oficial, un dólar barato para subvenciones a empresas y subsidios a los consumidores, mientras la economía se mueva con un nivel de precios crecientes que se basan en una paridad ilegal?

O sea, si hay buenos precios petroleros, nuestra moneda puede compara muchos dólares, y si hay bajos precios p. entonces los tenedores de dólares hacen su agostos y se hacen de la mayor parte del circulante en Bs.F.

Todo ese mecanismo de compra-venta para el dólar y para el Bs.F responde a la creencia de que el mercado de las divisas se debe regir por la oferta y la demanda, de tal manera que la mercancía que sobrepuje la demanda baje de precio y viceversa, pero al margen de competencia alguna. Esa ha sido una tremenda trampa financiera que nos han aplicado.

Sugerimos ir pensando en un mecanismo sustitutivo para la valoración de la divisa. Por ejemplo, la masa del circulante en Bs.F no puede usarse toda para ser dividida entre los muchos o pocos dólares que tengamos. Sólo debe usarse aquella cantidad de Bs.F que excluya los sueldos y salarios así como el volumen de dinero en Bs.F que el Estado use como medio de compras domésticas de mercancías con altos componentes nacionales. Para las mercancías de costes mixtos (Bs.F y dólares u otra divisa) se tomará en consideración sólo la parte destinada a la compra de partes nacionales.

Así:

Circulante Total en Bs. F – Bs.F para compras y pagos domésticas/ $ en tesorería (Reservas Internacionales) = paridad cambiaria del Bs.F frente al dólar.

   

[1] Se ha inculcado a través de la teoría Monetaria Burguesa que la paridad de las monedas responda al cociente entre el circulante nacional y las reservas en tal o cual divisa, preferentemente, frente al dólar como divisa imperialista. Se aplica, pues, el mecanismo de la oferta-demanda doméstica, de cada país en particular. para la determinación de sus precios en dólares, la de una moneda frente a otra, pero allí no hay manera de buscar, por ejemplo, un dólar más barato o referencial, es decir, un precio de mercado para esta divisa no existe-. Allí, en el Comercio Internacional, no existe lo que pudiéramos llamar un mercado libre que, contradictoriamente, tanto alaba y solicita la burguesía apologista.

[2] Decimos que le han permitido buenos precios porque la oferta del petróleo en los mercados internacionales está en poder de la misma burguesía que hace con esa oferta lo que más le convenga: ora inyecta petróleo y hace que bajen los precios, ora restringe la demanda y también logra bajarlos porque las oferta y la demanda son altamente manipulables por los intermediarios.

[3] Por ejemplo, el Banco Central no puede usar ese recurso de un dólar bien caro para retirar parte del circulante y así revalorizar nuestra moneda a conveniencia nacional, del Estado, y no de los particulares.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2678 veces.



Manuel C. Martínez


Visite el perfil de Manuel C. Martínez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Energía y Petróleo para el Pueblo


Revise artículos similares en la sección:
Anticorrupción y Contraloría Social