PDVSA y las denuncias recientes

Cuando se oye a la oposición y a la “gente de petróleo”, denunciar las fallas y lo mal que está siendo manejada PDVSA, no le queda a uno sino respirar profundo para no salir con un garrote y caerles a golpes a estos descarados saboteadores, quienes sin ninguna vergüenza vienen y que a mostrar una preocupación que están muy lejos de sentir. Hay que ser bien cara dura e hijo de p… , para manifestarse ahora como preocupados sobre la suerte de la primera empresa nacional, cuando en el pasado no tuvieron el menor remordimiento para sabotear sus operaciones, con el ensañamiento que produce el odio.

No sólo paralizaron todas las actividades de PDVSA: productivas, administrativas, almacenamiento, investigación y transporte, sino que dañaron equipos y maquinarias y permitieron la ocurrencia de daños productos de la paralización. Además, destruyeron computadoras y archivos, inhabilitaron la red de informática, incomunicaron interna y externamente a la industria, sustrajeron equipos y partes de los mismos y terminaron por saquear la industria, cual vulgares delincuentes, delitos aún no pagados, pero que deben ser castigados por sí mismos y el sufrimiento ocasionado a población.

Por todo ello, ni siquiera los escuchamos cuando hablan de la industria. Nos preocupamos sí cuando las críticas, los alertas, las advertencias y las opiniones contrarias a las gubernamentales, vienen de gente patriótica, luchadores progresistas y revolucionarios de siempre, amigos del Gobierno y del proceso, que siempre lucharon contra los planes privatizadores de PDVSA, contra la política de inundar el mercado con la mayor cantidad de crudo y contra las permanentes violaciones de las cuotas de producción. Quienes enfrentaron el debilitamiento de la OPEP, el crecimiento burocrático de la industria y el enorme incremento de sus gastos operativos. Opuestos a la apertura petrolera y a la creación de empresas mixtas. Quienes se quedaron casi siempre solos en sus denuncias y eran ferozmente atacados por la burocracia petrolera y el gobierno de entonces.

Son ésas las denuncias que nos preocupan y que esperamos el presidente Chávez les ponga atención y no las deseche como contrarrevolucionarias. Cuando el río revolucionario suena es porque piedras trae y el río de PDVSA trae piedras, que están siendo puestas de manifiesto por gente amiga. Así, la nueva arremetida privatizadora y el sabotaje contra ciertas instalaciones, de las cuales son señalados como causantes funcionarios altos de PDVA y el Ministerio correspondiente; incorporación en altos cargos de la industria de los saboteadores del paro petrolero, creación de empresas mixtas que violan la legislación actual en cuanto a la propiedad del crudo, otorgamiento de concesiones hasta por 50 años y otras no menos importantes. Sería lastimoso no tomar las medidas del caso y que los planes imperiales se cumplan a través del gobierno de Chávez.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2476 veces.



Luis Fuenmayor Toro

Médico-Cirujano, Ph. D., Ex-rector y Profesor Titular de la UCV, Investigador en Neuroquímica, Neurofisiología, Educación Universitaria, Ciencia y Tecnología. Luchador político.

 lft3003@yahoo.com      @LFuenmayorToro

Visite el perfil de Luis Fuenmayor Toro para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis Fuenmayor Toro

Luis Fuenmayor Toro

Más artículos de este autor