Invertir el superávit recaudado por el SENIAT en el fortalecimiento de la clase obrera

Para el día 31 de marzo, fecha en la cual concluía el pago del Impuesto sobre la Renta, el SENIAT informó que la recaudación de este impuesto supero en 7,5 millardos la meta establecida para el primer trimestre del año. Igualmente señaló que para este primer trimestre la recaudación del Impuesto al Valor Agregado, aranceles y pago del ISLR para el primer trimestre debe alcanzar unos 17 millardos de bolívares.

Si realizamos una proyección simple podemos esperar que para todo el año 2014 se tenga un superávit alrededor de 70 millardos de bolívares. Consideramos pertinente por lo tanto preguntarnos: ¿Dónde invertir el superávit recaudado por el SENIAT?.

Aunque habrá muchas respuestas a esta pregunta y me imagino que ya puede estar distribuido para cubrir parte del funcionamiento del Estado Socialista, considero que la prioridad en el uso de estos dineros debe ser atender las necesidades políticas socialistas del proceso revolucionario. Y en estos momentos en que el enfrentamiento con la derecha nacional e internacional arrecia, presentándose nuevas formas de violencia y terrorismo a las cuales debemos responder con nuevas formas de respuestas revolucionarias socialistas, creo que en un escenario tan exigente la prioridad es el fortalecimiento de la clase obrera venezolana, tanto a nivel cuantitativo como cualitativo.

Fortalecer la clase obrera en el contexto de una política socialista tiene una serie de implicaciones, siendo el primero de ellos el cambio de objetivos al pasar de una política económica a una economía política socialista y aunque se utilicen para ellos instrumentos económicos similares en los dos casos, el carácter socialista hace cambiar radicalmente los resultados esperados y el contexto donde deben operar las iniciativas económicas.
Fortalecer la clase obrera venezolana debe iniciarse con la capitalización de la Banca del Estado dedicando para ello digamos inicialmente unos 30.000 millones de Bs. del superávit recaudado por el SENIAT, repartidos equitativamente según los activos de cada banco y estableciendo normas de control bancario más exigente e incorporando un programa de control ético. A partir de esta capitalización la banca estadal establecería un programa hasta por el monto capitalizado para fortalecer el aparato productivo nacional, privado y estadal, lo cual conlleva un primer fortalecimiento cuantitativo de la clase obrera venezolana, en todas las regiones del país y para todos los sectores industriales.
Este programa de financiamiento al sector productivo contaría con condiciones más favorables a las que ya maneja la banca e instituciones de financiamiento, dirigiéndolos hacia proyectos viables y podría ser el inicio de un proceso a largo plazo donde la banca socialista, bajo un intenso proceso de capitalización y financiamiento de la inversión productiva por parte del Estado, se convierta en instrumento poderoso de desarrollo de la clase obrera y por ende de la industrialización del país, contribuyendo a a superar las situaciones que la limitan como clase y le preparen para asumir directamente actividades de conducción de estas organizaciones productivas.

Esto es una condición necesaria para que la clase obrera se convierta en la clase social líder que reclama la creación y construcción del socialismo.

oscar111147@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1573 veces.



Oscar Rodríguez


Visite el perfil de Li Min Wu Rodríguez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: