Siembra de conciencia

El discurso y las acciones deben de estar en sintonía, por lo cual me permito cuestionar públicamente algunas medidas del gobierno, que no corresponden con los preceptos socialistas y que se deben tomar muy en cuenta, dentro de la fase de revisión planteada en el discurso de las tres "R".

Partiendo de la premisa de que lo colectivo debe privar sobre lo particular, puedo sostener que todas las políticas públicas deben gozar de esta virtud para que sea genuinamente públicas. Así que propongo un agresivo plan de renovación del parque automotor propio del transporte público, que sustituya a los buses, camioneticas y afines, donde los hombres y mujeres que dedican sus vidas a esta noble tarea,( levantando y acostando el sol, como dice Alí Primera en su canción "Yo no sé filosofar") ,puedan ser los dueños de los vehículos, generando un sentido de pertenencia y mayores ingresos, de manera que el sentido de conservación de las unidades y la prudencia, tras el volante, se incremente. Pero lo más importante es que los usuarios y usuarias puedan disfrutar de un servicio digno, seguro, limpio y confortable. Convirtiéndose el transporte público en una alternativa, incluso para los que poseen automóvil (clase media), reduciendo así el número de vehículos en las vías, por consiguiente, las colas infernales.

Retomando la premisa de lo colectivo sobre lo particular, el sistema educativo promovido por el Estado debe ser sólo el público, pero sin negar el privado. Es decir, no se impide ni se prohíbe la educación privada como iniciativa de un tercero, pero todo el aparato del Estado debe estar sólo en función del sistema público. Por lo tanto considero que los becados por Funda Ayacucho (en pregrado) deben ir siendo cada vez menos porque son las becas una medida de emergencia, que también indica una falla estructural dentro del sistema educativo. Podría decirse que es un parche que trata de remendar el mantel, por esto no debemos celebrar el incremento de becarios ni mucho menos decir que así se construye el socialismo. ¿Tendrá sentido una beca si se cuenta con una universidad pública, con un buen nivel curricular, buen comedor, buenos transportes, bibliotecas, salas de computación, instalaciones deportivas, etc.? No me parece ético cobrar por estudiar, la educación es un derecho y no se puede cobrar por ejercer un derecho. Y si fuese ético seria excluyente, pues beco a todos o a ninguno.

Mucho menos becar a los de las privadas, pues esos recursos se requieren para mantener el sistema público que está a la disposición de todos, incluso de ellos mismos. Es más, eliminaría los subsidios a las universidades privadas por ser contradictorio con nuestro planteamiento.

Cuando seamos cien por ciento eficaces no existirán becas, porque todas las universidades públicas serán excelentes y mejores que las privadas, tendrán la capacidad de admitir a todos los bachilleres que deseen estudiar, logrando suprimir en la praxis la educación privada, no por medio de una ley sino gracias a una excelente política pública socialista y de vanguardia. Recordemos que la revolución no está reñida con la excelencia.

oscarjoserb@gmail.com / 0416-6063496


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1729 veces.



Oscar Rodríguez

Dirigente de los Círculos Bolivarianos, comunicador alternativo, Director del periódico La Voz del Valle

 lavozdelvalle2@yahoo.es

Visite el perfil de Rubén Mendoza para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: