La Universidad Nacional Abierta: educación a distancia para privadas y privados de libertad

Este año la Universidad Nacional Abierta (UNA) celebra 44 años de creada y tenemos mucho que celebrar. La UNA es la primera universidad a distancia venezolana y una de las primeras del continente americano. Esta universidad fue creada siguiendo, a grandes rasgos, el modelo de la Open University (Universidad Abierta) creada en Inglaterra por el partido laborista. La UNA surgió como una alternativa para la clase trabajadora y para los llamados "bachilleres sin cupo" en las universidades tradicionales. La UNA llegó a ser una de las universidades experimentales con mayor matrícula del país y la única con presencia en todo el ámbito nacional. Después de más de cuarenta años educando a adultos a distancia, la UNA tiene muchas cosas que ofrecer y mucho que mejorar. Uno de los aportes de la UNA a la educación venezolana que creo oportuno recordar es la atención a personas privadas de libertad. No solo es oportuno, sino sumamente necesario en un país donde la memoria educativa es muy corta y donde predomina el inmediatismo.

El modelo de educación a distancia de la UNA tiene muchos elementos en común con la educación por correspondencia. Algo que por cierto no es exclusivo de este modelo. La enseñanza se basa en un medio maestro (el libro impreso o digital de cada asignatura), un material curricular complementario (audios y videos), unos momentos de evaluación presencial previamente determinados (también se usan trabajos prácticos que no requieren presencialidad en la universidad) y unas asesorías presenciales o por diversos medios de comunicación (teléfono, correo electrónico, etc.). Una característica fundamental de este modelo es que es asincrónico, es decir, cada estudiante estudia a su propio ritmo, en cualquier parte e independientemente de un profesor. El único acto educativo que tiene una fecha determinada pro la institución es cada momento de evaluación sumativa. Además, hay unos lapsos académicos de un semestre para la gestión de la enseñanza de las asignaturas. Estas características del modelo de educación a distancia de la UNA lo convierten en un modelo adecuado para atender a amplios sectores de la población con diversas necesidades.

Un sector de nuestra población en una situación especial es la de las y los privados de libertad. Las y los privados de libertad están confinados en instalaciones penitenciarias, donde no solo tiene limitada su libertad de movimiento sino también su libertad de comunicación y el acceso a tecnologías. Esta población es muy diversa y se encuentra en esa condición por múltiples razones. Por su situación están privados provisionalmente de algunos de sus derechos. Pero uno de los derechos de los que siguen disfrutando es el derecho a la educación y, por tanto, el Estado está obligado a satisfacerlo. Para cumplir el Estado con esa obligación en lo que respecta a la educación universitaria, la UNA es la mejor herramienta con que cuenta para ello.

La UNA ha atendido desde hace muchos años a personas privadas de libertad. En algunos estados incluso se contaba con asesores que visitaban las instalaciones penitenciarias para prestar servicio de asesoría presencial a las y los estudiantes privados de libertad. No tengo a mano las estadísticas de cuántos estudiantes en esa condición han logrado graduarse en la UNA, pero creo que independientemente de ese dato que la UNA ha prestado un valioso servicio a la sociedad atendiendo a una parte de la población bajo un régimen de privación de su libertad. Por diversas razones, este servicio de atención no se pudo extender a todos los centros penitenciarios del país.

La UNA con su modelo de educación a distancia sigue siendo la mejor alternativa para ofrecer estudios universitarios a personas con necesidades y condiciones especiales que no le permitan asistir de manera regular y personalmente a instituciones de educación universitaria. Este modelo se caracteriza por su bajo costo y uso no intensivo de tecnologías, lo cual facilita el acceso a la educación universitaria a estudiantes con limitados recursos económicos y sin acceso regular a tecnologías de la información a comunicación. Una población en particular que requiere educación en condiciones muy particulares es la población de privadas y privados de libertad, y para ellos la UNA es la verdadera alternativa.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 624 veces.



Julio Mosquera


Visite el perfil de Julio Mosquera para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: