Producir contenidos beneficiosos y útiles

En la era de la información, en tiempo real y las imágenes cada vez más importantes; la educación debe dar respuestas a sus solicitudes en líneas con nuevas formas de comprensión, colaboración, flexibilidad y cambio de entender la enseñanza sobre la realidad inmediata de los acontecimientos. Por eso el siguiente análisis tiene la intencionalidad de describir ciertos elementos inmersos en el proceso educativo actual que más allá de sus publicaciones (postear) en los espacios digitales se convierte en experiencias de aprendizaje insustituibles y en mi práctica como docente a la vez como padre; sólo quiero hacer algunas reflexiones para que los lectores puedan consultar, a la vez verificar desde una visión compartida y vivencial en concordancia con las acciones actuales en su entorno familiar; los contenidos producidos por sus hijos en relación a las actividades a estudiar en el hogar deben ser beneficiosos y útiles, para no convertirse en un requisito para cumplir con la valoración del educador, sino en la creación de insumos pedagógicos que impacten de forma natural en el uso de herramientas tecnológicas creando habilidades para su manejo y destellos de conocimientos en la producción de textos, imágenes, vídeos, audio y hasta música por parte de los estudiantes mediante el uso de las redes sociales y aplicaciones tecnológicas como instrumentos primordiales en las interacciones transformadoras.

En internet la producción académica no debe repetir el guión que se reproducía en la educación tradicional; debe desmarcarse de la memorización, la mecanización y la repetición en el desarrollo de las tareas, entonces tiene que buscar que los educandos se apropien del conocimiento, se reinventen desde su entorno familia, produzcan contenidos bondadosos y sociales para sus intereses ya que gozan de autonomía desde sus casas para fomentar la creatividad, innovación e imaginación.

Los contenidos deben ser contextualizados en pandemia y post pandemia, la manera de seleccionar temas y actividades de las áreas del conocimiento debe buscar su adaptación a las nuevas formas de construcción inmediata del conocimiento en el hogar, en la familia luego en la comunidad; porque el docente debe hacerse ciertas interrogantes al elegir los argumentos para socializar información y los asuntos a aprender: ¿para qué me sirve? ¿Dónde lo aplicó? ¿Es útil para mis estudiantes? Entre otras interrogantes y así crear un espacio donde tenga cabida la vida del estudiante. Hay que hacer un ejercicio de entender a los demás en el momento de compartir lo que se va estudiar en la red; generando esfuerzos por aprender y simultáneamente hacer del estudio un acto placentero. La importancia que tienen las temáticas de los textos con el cuidado del planeta, el trato solidario al prójimo, el ahorro energético, las fuentes de energías alternativas, las enfermedades, la salud integral, la higiene personal, el distanciamiento, las relaciones interpersonales, la familia, el teletrabajo, el espacio digital entre muchos otros elementos del entorno local.

Por otro lado, debemos estar muy pendiente de la retroalimentación entre educador y alumno asegurar que sea constante, lo más transparente que se pueda a través de la educación a distancia teniendo el mayor cuidado en el uso adecuado del lenguaje y el respeto a los aportes ya que se pueden cometer errores por omisión, no intención e inobservancia de los mensajes de texto e imágenes digitales en los chat (conversaciones); la comunicación debe ir y venir en todas sus variedades permitidas para construir relaciones saludables y fuertes a la vez con propósito educativo.

Desde el rol que están ejerciendo en el hogar las madres, padres y representantes, hay que propiciar la jornada educativa flexible el tiempo invertido en casa por los estudiantes para realizar sus asignaciones diarias; es decir, no va a ser el mismo horario como si estuviera en el centro educativo (5 horas mínima de atención en la escuela o liceo) al contrario debe ser mucho menor para no causar estrés u otras emociones que perturben el desarrollo y rendimiento académico tanto en los niños como en los adultos que acompañan el proceso y propiciar un clima escolar fructífero donde se comparte el conocimiento de experiencias exitosas que constituyan el reestructurarse tanto en lo individual como en lo familiar.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 589 veces.



Erno Velasquez


Visite el perfil de Erno Velasquez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: