Poniendo orden en las universidades

Antes de abordar el tema del artículo queremos expresar nuestro pesar por el lamentable fallecimiento de la profesora Asalia Venegas, a quien conocíamos como "la dama universitaria". Con ella compartimos varios años en el Consejo Nacional de Universidades, organismo que dirigió desde el Secretariado Permanente del CNU con aplomo, firmeza y ecuanimidad. Su carrera universitaria es descollante, así como el legado que deja para las nuevas generaciones.

NOTICIA IMPORTANTE Y POSITIVA PARA EL ÁMBITO UNIVERSITARIO: En la sesión del Consejo Nacional de Universidades de este martes 10 de diciembre, se sometió a consideración del cuerpo la designación del Vicerrector Administrativo de LUZ, por ausencia definitiva de su titular, desde hace más de tres años. Su titular, la profesora María Guadalupe Núñez, falleció en el mes de julio del año 2016.

El CNU designó como Vicerrector Administrativo interino al profesor Clotilde Navarro, con votos mayoritarios de los rectores y representantes asistentes. Esto es muy importante, a pesar de la oposición de la Asociación de Rectores Universitarios Oposicionistas (AVERUO). El profesor Clotilde Navarro ha hecho toda su vida académica en La Universidad del Zulia y se desempeña como representante de las universidades no experimentales ante el mismo CNU desde hace varios años, cumpliendo con el perfil establecido en la Ley de Universidades para ser designado como autoridad universitaria.

En este sentido, es importante recalcar que el CNU ha sido coherente en su actuación frente a este tipo de casos sobrevenidos (aunque en mi opinión tarda mucho en decidir, pero ese es otro asunto). Al quedar el cargo en ausencia absoluta, por renuncia o fallecimiento de su titular, luego de debatir el punto, se evalúan las credenciales de los aspirantes que llenen los extremos del artículo 28 de la Ley de Universidades para la designación dela autoridad respectiva de manera interina, de acuerdo a lo establecido en el artículo 20 numeral 15 de la Ley de Universidades que faculta al CNU para la designación de autoridades interinas cuando ocurran faltas absolutas en las universidades públicas. Todo en absoluto respeto al ordenamiento jurídico universitario.

Con esto desmentimos la supuesta política intervencionista del gobierno. Al contrario, el respeto, la tolerancia y más bien, la extrema precaución, ha sido la norma de actuación del gobierno y del CNU. Incluso, y este es un criterio personal, más bien se ha sido en extremo laxos, lo que ha generado la impunidad por parte de las autoridades universitarias que tiene un comportamiento contumaz de desacato y de desafío permanente al estado.

Por supuesto, ya han comenzado las reacciones de quienes se han acostumbrado en las universidades controladas por autoridades abiertamente opositoras a hacer cuanto les ha venido en gana, retando al gobierno o al estado a intervenir en las mismas, cosa que no han logrado. Ya el Consejo Universitario de LUZ publicó un comunicado "rechazando" la designación del CNU, con lo que se avecina en esa universidad, actuaciones contrarias a la institucionalidad universitaria. https://www.panorama.com.ve/ciudad/Se-abre-polemica-por-designacion-de-vicerrector-administrativo-de-LUZ-20191210-0092.html. Algo similar a las que le ha correspondido confrontar el viceacadémico de la Universidad Simón Bolívar Luis Holder, que ya hemos informado en una anterior oportunidad. Ver al respecto: https://www.aporrea.org/educacion/a284946.html. Al profesor Clotilde Navarro no se le puede dejar solo, sino darle todo el apoyo de los sectores comprometidos con la transformación universitaria.

Se debe continuar avanzando en este tipo de situaciones, largo tiempo postergadas para poner orden en unas universidades anarquizadas y con autoridades actuando de manera contumaz en abierto desacato a la institucionalidad venezolana, siempre aferrándose a una autonomía irresponsable, sólo para defender unos cargos que desde hace años ejercen de manera ilegítima e ilegal, ya que tienen sus períodos directivos vencidos desde hace más de nueve años por haber convocado procesos electorales ilegales donde se le cercenaba a la comunidad universitaria el derecho al voto. Y con ello han llevado a las universidades a una situación de total marasmo y debacle institucional.

Ya se han resuelto tres casos: la designación por parte del CNU del vicerrectorado académico de la Universidad Simón Bolívar, la designación del Vicerrectorado Administrativo de la Universidad de Guayana y el del Vicerrectorado Administrativo de LUZ

Tareas pendientes del Ministerio del Poder Popular para La Educación Universitaria en 2020:

1.- Resolver los casos pendientes de la UCLA donde la Secretaría General quedó en ausencia absoluta de su titular quien renunció hace ya 4 años y el rectorado, por fallecimiento de su titular hace dos años y medio. En este caso, es más grave, pues el Consejo Universitario de esta importante universidad de la provincia venezolana, designó como rectora interina a la viceacadémica Nelly Velásquez(a su vez estaba en situación de transitoriedad por decisión del TSJ desde el año 2010), en una decisión absolutamente espuria. Así que, apelado a la consigna del zascandil de Guaidó esta rectora sí que es una usurpadora de la rectoría universitaria y por tanto, por los mecanismos institucionales debe cesar en esta usurpación de funciones.

2.- El otro caso no resuelto es el de la UDO, donde también por fallecimiento de su titular, quedó la Secretaría General en ausencia absoluta.

3.- Al interior de las universidades ARBOL, se debe proceder a la designación de las autoridades de la Universidad Campesina de Venezuela "Argimiro Gabaldón" (acéfala en su rectorado y Secretaría General)y de una autoridad de la novel Universidad "Martin Luther King", designada irregularmente por el Consejo Directivo de la misma, sin que ello haya sido hecho por el ministro.

4.- Por supuesto, hacer cumplir El Plan de Rectificación, Cambios y Renovación de la Educación Universitaria del ministro César Trómpiz para enrumbar el ámbito universitario por sendas que coadyuven a solventar los graves problemas que confronta la sociedad venezolana.

5.- Para lo anterior es fundamental elevar los niveles de vida de los trabajadores universitarios en cuanto a los sueldos y salarios que les permitan recuperar su capacidad adquisitiva, así como el acceso a planes de salud, reivindicaciones sociales y culturales que la guerra económica y decisiones desacertadas en algunos niveles de gobierno les han venido afectando directamente.

6.- Eso, POR AHORA, como dice Chávez…..

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1364 veces.



Cécil Gerardo Pérez


Visite el perfil de Cécil Gerardo Pérez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: