¿Qué pasa con el rector de la Universidad “Simón Bolívar”?

El profesor Luis Holder ante la renuncia del vicerrector académico de la Universidad Simón Bolívar, fue designado por el Consejo Nacional de Universidades en dicho cargo tomando en cuenta lo establecido en la Ley de Universidades, específicamente en el artículo 20, numeral 15 que dice: “Son atribuciones del Consejo Nacional de Universidades: 15. Designar a las autoridades interinas que hayan de asumir la dirección de las Universidades Nacionales no experimentales, en los casos de falta absoluta del Rector y los Vicerrectores”. Y una renuncia es una falta absoluta. Simple.

Ante el Consejo Nacional de Universidades se presentó una terna de candidatos para el cargo y en dicho órgano el 11 de julio de 2017 se decidió por mayoría absoluta de los integrantes del mismo al Dr. Luis Holder. Ello generó reacciones negativas y campañas de agresiones lideradas por el rector (transitorio) Enrique Planchart y gremios docentes y estudiantiles en el seno de la USB, pero al final Holder tomó posesión del cargo y ha estado desarrollando su labor desde hace más de año y medio. Por lo demás, el profesor Holder tiene todas las credenciales académicas para desempeñar tal cargo, pero en la Universidad es despreciado por tres razones: 1.- Es negro. Y esto en una universidad donde se ha venido sembrando el racismo y el supremacismo es un insulto para quienes tienen esos comportamientos típicos de la derecha fascista nacional e internacional. El caso de Bolivia es patético en ese sentido y también las reacciones racistas que se generaron en Venezuela con el presidente Hugo Chávez 2.- es chavista. Y esto también es un delito para algunos universitarios y también venezolanos inoculados por el odio antichavista 3.- proviene de universidades militares, aun cuando él no es militar.

Es importante destacar, tal como reseña el prof Miguel Alfonso, (*) representante profesoral ante la UCV que el prof. Holder fue formado en la carrera de Electrónica por profesores de la USB en el marco de un convenio que existía entre las antiguas fuerzas armadas y el entonces Instituto Universitario Politécnico de las Fuerzas Armadas Nacionales (Iupfan). Adicionalmente cuenta con una trayectoria de 24 años en el ejercicio docente y de investigación y 36 en el de toda la carrera profesional, además de doctorado (PhD) en Ciencias Aplicadas de la “Hokkaido University” en Japón y poseer estudios postdoctorales en el área de la Ciencia y las Artes Militares, así como también otro en Seguridad Ciudadana por la Universidad Militar Bolivariana de Venezuela.

Ahora, ante el permiso solicitado por el rector Enrique Planchart en razón de razones graves de salud, le corresponde por reglamento de la propia USB y por Ley de Universidades la designación como rector encargado mientras dure el permiso temporal al vicerrector académico Luis Holder asumir la rectoría de la universidad. Esto ha generado un nuevo “pandemónium” en dicha universidad, ya que sí se habían “calado” al viceacadémico, ahora no están dispuestos a “calárselo” como rector y se ha desatado otra campaña de agresividades, amenazas verbales y físicas contra el ahora rector encargado Luis Holder, quien ha venido soportando de manera estoica toda esta situación que va más allá de lo académico y que tiene una causa profunda que no es más que la razón politiquera y supremacista de quienes se creen dueños de la universidad.

Ya están movilizando una vez más al sector estudiantil que jamás ha luchado por las reivindicaciones académicas o estudiantiles, pero que sí se activa en función de enfrentar todo cuanto provenga del gobierno bolivariano.

Ante estas situaciones el ministro de Educación Universitaria, César Trompiz, tuvo que expresar de forma enérgica en la sesión del CNU del pasado 26 de noviembre que: “Desde la semana pasada de manera acorde a su reglamento el vicerrector académico de la USB Luis Holder es rector encargado de la institución, por permiso de salud del rector Enrique Planchart, mis buenos deseos para su recuperación. Pero un desconocimiento por razones políticas externas de esta designación temporal por ocasión sobrevenida, por parte de factores internos crean las condiciones para que se desarrollen situaciones irregulares que pueden llevar a consecuencias inimaginables totalmente fuera de la legalidad vigente”.

La Universidad Simón Bolívar es una universidad pública que financia absolutamente el estado, Por tanto, la sociedad. Tiene un enorme potencial científico-académico entre su personal, unas instalaciones e infraestructura de primer orden pero ha tenido una lamentable dirección en sus autoridades y en gremios derechistas y debe estar, como debe ser definitivamente al servicio de la sociedad, de nuestro pueblo, y no de una pequeña casta de mentes medievales, que creen vivir en una autarquía o en un estado dentro del estado.

Por cierto que el Consejo Nacional de Universidades también tiene pendiente las designaciones de autoridades por ausencia absoluta, en función del fallecimiento de sus autoridades, como la UCLA el rector, en la UDO, el Secretario General y en LUZ, el vicerrector administrativo. Debe procederse allí como en el caso de la “Simón Bolívar”



(*)Miguel Alfonzo. EL DISCRETO ENCANTO DE LA BURGUESIA DE LA USB. Plural-UCV. Año 9. Nro. 136. Págs. 3 y 4. Caracas. 1ro. de diciembre 2019.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1035 veces.



Cécil Gerardo Pérez


Visite el perfil de Cécil Gerardo Pérez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /educacion/a284946.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO