Rectores universitarios de la democracia representativa y el plan país

(El dilemas e incoherencias del sector universitario polarizado)

"La virtud del conocimiento, según parece, es de una naturaleza algo más divina, que jamás hace dejación de su poder; su utilidad y su ventaja, o su inutilidad y su perjuicio, dependerán del giro que se le dé." (Platón, La República, Cap. VII, e, 519).

Rectores de universidades venezolanas "autónomas y experimentales históricas" así llamadas por cierta doxa periodística, tan dada a adjetivar y establecer distingos al modo de taxonomías de diverso alcance ideológico u otro tenor. En este caso para referirse a las casas de estudios agrupadas en la Asociación Venezolana de Rectores Universitarios, AVERU; diferente a la muy reciente Asociación Venezolana de Rectores Bolivariana, ARBOL, que reúne autoridades de las universidades de nuevo tipo, Misión Alma Mater, Misión Sucre, Politécnicas Territoriales, Escuela Latinoamericana de Medicina, entre otras; reportan ciertos portales de noticias web que participaron "de una "amena sesión de trabajo" (a juzgar por las fotografías posaron sonrientes como se pedía antes mirando el pajarito) con el presidente de la Asamblea Nacional (en desacato, según disposiciones del Tribunal Supremo de Justicia), hoy de inusitada fama por affaire político Made in USA .

En efecto, recoge una fuente electrónica que:

"El encuentro contó con la asistencia de Cecilia García Arocha, rectora de la Universidad Central de Venezuela (UCV); Enrique Planchart, rector de la Universidad Simón Bolívar (USB), Jessy Divo de Romero, rectora de la Universidad de Carabobo (UC) y Raúl López Sayago, rector de la Universidad Pedagógica Experimental Libertador (UPEL)".

Abundando en detalles, señalan que: "La reunión versó sobre la inserción de las universidades en el Plan País, una iniciativa impulsada desde la Asamblea Nacional presentada en el Auditorio Naranja de la UCV el pasado jueves, 31 de enero".

Brevemente destaca la fuente electrónica que: "El plan contempla un conjunto de políticas que seguirá la dirigencia en un nuevo gobierno. Tiene tres objetivos: recuperar el Estado y ponerlo al servicio de la población, empoderar a la población para darle libertad a su fuerza productiva y reinsertar al país en el concierto de naciones democráticas del mundo".

Sin duda resultan unos párrafos bastante crípticos cuyos significados, semejantes a la voz de un oráculo, resultan difíciles de comprender. Por eso a continuación nos vamos a apoyar en acierta perspectiva crítica frente a los sectores políticos en pugna (gobierno y oposición), a riesgo de que los inquisidores respectivos no "vean" reflejadas los posicionamientos ideológicos a los que guardan fidelidad, porque el asunto central viene a ser que "mayéuticamente" nos confrontemos con la realidad que tenemos delante. Si ello es posible en contextos álgidos como el actual.

Los distinguidos rectores hacen parte de un sector de la academia universitaria venezolana tradicional que es expresión de cómo se ha insertado históricamente esa institución en la comunidad de nación, subsidiaria de las organizaciones políticas dominantes y con poca autonomía, aunque legalmente lo sean, pero como la verdad depende de la práctica según Sánchez Vásquez en su famoso manual de ética, las dudas crecen respecto a cómo desarrollan esa noción de autonomía, relativa o autártica de acuerdo el criterio de don Francisco Cañizales Verde en un estudio a propósito de la discusión de la ley de universidades hacia 1967-68; porque hasta se pudiera suponer que se inscriben formalmente en los parámetros señalados por el filósofo griego en el texto ya citado en el epígrafe de este suelto. A saber, discernir sobre el conocimiento avanzado y su relación con el poder, su "utilidad o inutilidad" con vistas a la resolución de los grandes problemas de la sociedad. Con una visión trascendente del hombre o reduccionista-utilitarista; a los rectores y a todo el claustro universitario tradicional al que pertenecemos en algún nivel del escalafón quienes formamos parte del personal de docencia e investigación, conviene reconvenir de alguna manera. Interpelarnos, pues, y extraer las consecuencias transformadoras a que haya lugar, tanto en lo personal como en el social e institucional; a los efectos, pues, dice Platón en esta página magnífica que:

-Corresponde, pues, a nosotros –añadí- obligar a los hombres de mejor condición a que se apliquen al conocimiento que antes considerábamos como el más importante, con objeto de que contemplen el bien y practiquen la ascensión aquella (romper las cadenas y salir de la caverna). Luego, después de haber realizado la subida y contemplado de manera suficiente el bien, no podrá permitírseles lo que ahora se les permite.

- ¿Y qué es eso?

-El que permanezcan en la situación referida, sin querer bajar de nuevo hasta la caverna de los prisioneros ni participar de sus trabajos y en los honores de estos, sean de poco o de mucho valor.

-Si es así –dijo-, ¿no cometeremos una injusticia con ellos y haremos que vivan peor cuando les es posible vivir mejor?

V. -Creo que echas en olvido, querido amigo –objeté-, que es indiferente para la ciudad que exista en ella una clase de hombres privilegiados, pues el objetivo importante es que alcance este honor a todos los ciudadanos. Lo que interesa a la ley es llevar orden a los que viven en la ciudad, bien sea por el convencimiento o por la fuerza, haciendo a la vez que unos ciudadanos presten a los otros el apoyo que necesiten para el bien de la comunidad y formando ciudadanos de su clase en la ciudad, no para dejarles cumplir su capricho, sino para servirse de ellos con miras a la unificación de aquella".

(Platón: La República. Ed. Aguilar. Buenos Aires. 1968: Cap. VII, d, e, pp. 459-460).

¿Serán entonces estos ilustres rectores y demás miembros del claustro quienes propedéuticamente permitirán o han permitido ya que el pueblo venezolano ascienda de la caverna oscura y confusa en que nos encontramos viendo sólo sombras y sonidos distorsionados, hacia la luz de la verdad a través del desarrollo intelectual, económico, social y cultural para alcanzar, así adecuados niveles de calidad de vida digna?

"La respuesta está en el aire" como dice la canción, pero principalmente en la historia social e institucional de la educación del país, o del subsector de educación superior cuyas cifras de investigaciones a veces asombran, si uno se detiene a ver "la cosa en sí"; ello por la variedad de sus disciplinas y los trabajos de grado, tesis doctorales y artículos científicos, pero generalmente todo parece indicar que no tienen aplicación en la resolución de problemas concretos; el Estado y su gobierno, las organizaciones privadas poco se sirven de tales contribuciones, dice la experiencia empírica particular de ya casi 15 años o más de docencia universitaria en el área de la teoría pedagógica que acumulamos sin mayor sistematización.

Por otra parte, ¿qué lugar ocuparán nuestras universidades venezolanas en el ranking mundial o latinoamericano? Algunas figuran, sí es verdad, y de manera muy significativa, inclusive una privada de ya larga tradición. Otras no, lamentablemente y bien pudieran hacerlo; esa impresión la teníamos en la IV República (entre 1998-2001 cuando nos iniciamos como docentes universitarios de la mano del Dr. don Francisco R. Zambrano Cano en la UPEL-IPB) que llaman algunas de manera despectiva y en la V también (2005-al presente).

De tal suerte que allí en la valoración de la contribución de la universidad venezolana al desarrollo del país, hay que matizar, sin olvidar que bien se ha podido hacer más. Por cierto, en esta área la Revolución Bolivariana aparte de incrementar el número de universidades, que ya es bastante, no ha hecho mayor cosa. La verdad sea dicha. Tiene, al contrario, una gran deuda social en cuanto a investigación, innovación y atención adecuada al personal docente y de investigación, obreros y administrativos.

Baste sólo decir de pasada que el ministro actual Hugbelt Roa hoy no responde las demandas de sus trabajadores y éstos tienen "paradas" o en receso, huelga de brazos caídos, asamblea permanente o como se llama esa acción sindical a todas las Universidades Politécnicas Territoriales de Venezuela, como la UPTAEB.

¿Qué pasa entonces con los hombres y mujeres que trabajan por el bien del intelecto? Lo mínimo que se puede decir es que han migrado y ya hay estudios sociológicos que sustentan lo aquí dicho, varios casos pudieran ser referidos que conocemos personalmente. Así, tenemos colegas que viven y trabajan ya en Ecuador y Canadá, por decir lo menos y que conocemos de primera mano.

Demás está decir que el campus universitario tradicionales, si siempre ha estado transido de diversas corrientes de pensamiento, hoy lo está mayormente por cuestiones ideológica-políticas y sus autoridades no escurren el bulto. Al contrario, tercian abiertamente en la discusión sobre el poder y los modelos de sociedad en disputa, liberal o socialista. Por ejemplo, ese medio por demás tan expedito que es ahora el twitter, la rectora de la UCV comunicó lo siguiente días atrás lo siguiente:

Hoy en sesión de trabajo en la sede de la Asamblea Nacional con el Presidente encargado, en compañía de los rectores de la USB, UC y UPEL, en función de la Inserción de las Universidades en el Plan País. #UCV. #Venezuela #Democracia#Libertad #PlanPaispic.twitter.com/zuBiTHs8C4

— CeciliaGarcíaArocha (@GarciaArochaC) February 7, 2019

Luego, pudiera preguntarse ¿se consideran los aludidos en ese "trino" (no confundir con el Dr. Trino Márquez) rectores de la democracia? O más escabroso aún si es que consideran que, como se dice coloquialmente: "Los dejaron por fuera" en el marco de la construcción de lo que dan en llamar "El Plan País" y por eso aquello también de que "Si Mahoma no va a la montaña, ¿la montaña va a Mahoma?"

Nadie ignora en Venezuela que esas distinguidas personalidades representan las universidades de la democracia representativa, la de la república civil de que habla el historiador Dr. Germán Carrera Damas, con sus virtudes y bemoles. Con sus cosas buenas, pero con otras que no lo son tanto; pero así es la historia, que dicho sea de paso no tiene vuelta atrás. Y lo cierto es que con esas altas autoridades universitarias ha subsistido la élite de la Revolución Bolivariana, también ésta con sus cosas buenas y otras que no lo son tanto, por su puesto; de donde se tiene que ¿habrá que extrañarse entonces que se reúnan con el diputado Juan Guaidó? ¿Qué no era el líder que estaban buscando y construyeron también por su intermedio desde Estados Unidos, modelo de sociedad que es hacia donde han mirado siempre los responsables de las universidades venezolanas?

Ese evento, reunión con foto incluida o sesión de trabajo con ese muchacho Guaidó de los rectores, si recordamos a Emili Durkheim en sus "Reglas del Método Sociológico", en particular el apartado de "Reglas atinentes a distinguir la normal de lo patológico", vendría a ser algo sociológicamente "normal"; nadie le pide peras al olmo dice Octavio Paz. Falta saber cómo se insertan cada una de las casas de estudios referidas o su conjunto en el susodicho "Plan país", donde en lo que se ha podido leer no aparece por ningún lado la cultura, la educación y la universidad; plan que constituye un compendio del neoliberalismo ultramontano, según el profesor Omar Vásquez Heredia en un análisis al referido "documento fallido" publicado en esta misma página, señalando que:

"El programa gubernamental resumido en el llamado "Plan País" es abiertamente neoliberal, y por lo tanto su ejecución garantizaría importantes oportunidades de negocio y ganancias para el capital transnacional y local instalado en Venezuela. Su ejecución sería la continuidad del capitalismo actual, pero incrementando la privatización y mercantilización" (www.aporrea.org, 05/02/2019).

¿Ese plan es viable? ¿Qué preferirán?, ¿simple docencia para capacitar mano de obra para las empresas como en las universidades privadas y privilegien carreras técnicas o las humanidades con fines de formar sabios meditadores? ¿Cómo podrán conjugar eso que maestros como Reyes Baena, ¿Luis Beltrán Prieto Figueroa, Mayz-Vallenilla y otros llamaron humanismo y técnica o la meta-técnica? Pues, como dice Platón:

"¿No es natural y se deduce necesariamente de todo lo dicho con anterioridad que ni los faltos de educación y alejados de la verdad resultan adecuados en ninguna ocasión para regentar la ciudad, ni tampoco los que emplean todo el tiempo en el estudio? Los primeros porque no tienen en su vida objetivo alguno que regule todas las actividades que deben desarrollar tanto en sus relaciones públicas como privadas, los segundos, porque no consentirán en ello voluntariamente, creyendo que viven ya en la isla de los bienaventurados", (ídem).

Seguramente, rectores y claustro próximamente darán a conocer la summa de Venezuela como se titula un libro de don Mariano Picón Salas, con sus deliberaciones y sus propuestas… Suponemos bastante similares a las "Propuestas a la Nación" formuladas en 2011 por las Academias Nacionales de Venezuela. Contribución a la celebración del Bicentenario de la Independencia (Caracas, julio, 2011).

Nota bene:

¿Cuándo llamarán a elecciones los de AVERU y ARBOL en sus respectivas universidades? ¿Qué no es que son democráticos? De lo contrario, ¿no correrán el riesgo de que algún miembro del claustro se autoproclame rector magnífico de su respectiva universidad? Las universidades de la AVERU, claro; porque las autoridades de la ARBOL los designa el ministro Roa, todo muy democráticamente, se entiende.

Por cierto, al cerrar las últimas líneas de este suelto, la emisora Radio Minuto en su noticiero informa que la ciudadana rectora de la Universidad Centro Occidental Lisandro Alvarado tampoco quiso quedarse atrás y rauda partió para Caracas a retratarse con Guaidó, falta el de la ULA y UNEXPO y LUZ, o ya lo harán estos días, suponemos; lo hicieron también los directivos de FAPUV, APROUPEL Nacional y de la sede de Barquisimeto. Caramba, cualquiera diría que todos los universitarios de Venezuela están con las propuestas de Guaidó, pero resulta que las universidades de nuevo tipo son más numerosas, tanto en sedes e infraestructura y población estudiantil, aunque hoy dado el conflicto salarial que mantienen con Hugbel Roa, están muy molestos con el gobierno y no se diga ya que, como pasa en la UPEL-IPB, los chavistas son cada vez menos, los hay también que han saltado la talanquera o emigrado, a otros lares latinoamericanos; los chavistas-maduristas ahora están es en la calle masivamente defendiendo la revolución bolivariana, aunque el ambiente socioeconómico no es fácil…



Esta nota ha sido leída aproximadamente 297 veces.



Luis B. Saavedra M.

Docente, Trabajador popular.

 luissaavedra2004@yahoo.es

Visite el perfil de Luis B. Saavedra M. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis B. Saavedra M.

Luis B. Saavedra M.

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /educacion/a276297.htmlCd0NV CAC = Y co = US