¿Por qué los estudiantes cubanos superan a los estudiantes venezolanos de colegios privados en matemáticas?

En Venezuela es muy común oír que la educación privada es superior a la educación pública. Por lo general se usa como medida la dura y triste realidad que la mayoría de las y los estudiantes egresados de colegios privados de élites ingresan a las carreras liberales (medicina, arquitectura, ingeniería y derecho) en las universidades autónomas, mientras que la mayoría de las y los estudiantes provenientes de liceos públicos quedan por fuera. Sin embargo, esos estudiantes de colegios privados para las élites de las más grandes ciudades de nuestro país no quedan muy bien parados cuando compiten académicamente con estudiantes de otros países. Tal es el caso de las olimpiadas de matemáticas. Comparamos los resultados obtenidos por equipos de jóvenes venezolanos de colegios privados de élite con los resultados obtenidos por estudiantes cubanos. Escogimos Cuba porque las élites venezolanas suelen hablar despectivamente de ese país y con frecuencia demuestran con vehemencia su odio contra los habitantes de la isla y su sistema político. No reconocen los logros del pueblo cubano, aun cuando no pueden superar a sus jóvenes en competencias internacionales de matemáticas, ni de otras ciencias. Las y los ganadores de las olimpiadas de matemáticas nacionales han sido casi exclusivamente estudiantes de colegios privados de Caracas y unos cuantos de colegios privados de élite de otras ciudades grandes del país. Esto se debe a que las actividades de entrenamiento y apoyo han estado casi exclusivamente dirigidas a las y los estudiantes de colegios privados. Prácticamente no se realizaba actividad alguna relacionada con las olimpiadas en liceos públicos. Sin embargo, las y los mejores estudiantes de estas élites no han podido superar prácticamente en ninguna competencia académica a las y los estudiantes cubanos.

Escogí las olimpiadas de matemáticas para esta comparación porque estas constituyen una actividad académica que se ha realizado por muchos años en nuestro país. Un grupo de excelentes profesionales de las matemáticas se han dedicado, unos cuantos de ellos de manera voluntaria, a esta actividad por muchos años. Y es financiada por empresas privadas desde hace ya unos cuantos años, entre las que destaca el grupo de Empresas Polar.

Desde 1976 hasta 2002, el Centro Nacional para la Enseñanza de la Ciencia (CENAMEC) realizó la Olimpiada Matemática Venezolana (OMV) para estudiantes de Tercero y Quinto año de bachillerato. En la realización de las olimpiadas participaba un comité al que pertenecían profesores de varias universidades del país. La Olimpiada Venezolana de Matemática era financiada por PDVSA y contaba con un pequeño aporte de algunas empresas privadas como POLAR. Paralelo a estas actividades, algunos de estos mismos profesores realizaban, con una empresa privada, unas olimpiadas paralelas en varios grados de educación primaria. Después de 2002, ese mismo grupo de profesores continuó realizando las olimpiadas como una actividad privada con el apoyo de empresas privadas.

Veamos algunas de las estadísticas de la OMV entre 1976 y 1995. Entre estos dos años se realizaron 20 competencias nacionales. Los ganadores de primeros premios y de medallas de oro en esas veinte olimpiadas fueron estudiantes de 3 liceos púbicos (2 de Carcas y 1 de Los Castores, estado Miranda) y de 14 colegios privados (9 de Caracas, 3 de Maracay, 1 de El Tigre y 1 de Maracaibo). Los colegios privados con más primeros lugares y medallas de oro fueron el Colegio Moral y Luces-Herzi Bialik con un total de 13 premios, seguido por los colegios Institutos Educacionales Asociados con 6 premios, Santiago de León de Caracas con 4 premios y Emil Friedman con 3 premios. Esta tendencia de predomino de los colegios privados de Caracas no cambió en los años siguientes.

En la Olimpiada Iberoamericana de Matemática, el equipo de Cuba por lo general ha sido muy superior al equipo venezolano conformado por estudiantes de colegios privados de élite. Por ejemplo, en 2009 los jóvenes cubanos ganaron 1 medalla de oro y 3 medallas de bronce mientras que el equipo venezolano no ganó ninguna medalla; en 2005 Cuba obtuvo 3 medallas de plata y 2 de bronce, y el equipo venezolano 1 de plata y 1 de bronce; en 2004 cuba ganó 1 medalla de oro, 1 de plata y 2 de bronce y el equipo de Venezuela solo 1 medalla de bronce.

En la Olimpiada Internacional de Matemática (OIM) tenemos que los jóvenes cubanos han ganado, en un total de 42 participaciones desde 1971, una medalla de oro, 7 medallas de plata, 37 medallas de bronce y 24 menciones honoríficas. La ciudad de La Habana fue sede se la OIM en 1987. Por su parte, los jóvenes venezolanos de colegios privados, en un total de 24 participaciones desde 1981, no han obtenido ninguna medalla de oro y han ganado 2 medallas de plata, 5 medallas de bronce y 20 menciones honoríficas. La eficiencia de los equipos cubanos ha sido muy superior al de los equipos de venezolanos de colegios privados.

En la página web oficial de la Asociación Venezolana de Competencias Matemáticas (ver: http://www.acm.ciens.ucv.ve/) se encuentra información muy limitada y dispersa sobre los resultados obtenidos por las distintas delegaciones de jóvenes de colegios privados que han participado en las diversas olimpiadas internacionales de matemáticas. Esto podría ser un descuido de sus diseñadores y productores de contenido, lo cierto es que dificulta evaluar el desempeño de esos equipos en los numerosos eventos en que han participado. Para tal efecto, es necesario recurrir a múltiples sitios en la web para poder obtener información sobre los resultados.

Carnoy (2010/2007), en estudio financiado por la Fundación Ford de los Estados Unidos, señala una serie de condiciones que hacen que Cuba aventaje a otras naciones de Iberoamérica en materia de educación. En este estudio, Carnoy compara el desempeño de estudiantes cubanos con estudiantes de Chile y Brasil en los estudios internacionales de evaluación realizados por el LLECE-UNESCO. Entre sus conclusiones, este investigador reporta que:

"(…) los niños cubanos están beneficiándose de la enseñanza de un programa bastante ambicioso de matemáticas, impartido de manera más efectiva por profesores mejor formados, que son supervisados y asistidos con mayor frecuencia en escuelas que, en promedio, están más enfocadas hacia la instrucción que sus homólogas brasileñas y chilenas." (p. 222)

A lo cual agrega que:

"(…) Los creadores del programa escolar cubano, con la ayuda de jóvenes con un alto nivel de conocimientos, han sido capaces de llevar a todos los niveles de enseñanza especialmente a la escuela primaria, programas razonables y exigentes." (Carnoy, 2010, p. 224)

Tenemos así pues que la selección de estudiantes en Cuba para participar en las competencias matemáticas se hace de un universo de estudiantes muy bien preparados en matemáticas desde la educación primaria. El alto nivel de esa formación queda en evidencia en el logro alcanzado por las y los estudiantes en las pruebas aplicadas por el LLECE-UNESCO. Esos estudiantes son seleccionados sin tomar en cuenta su estatus social, solo sobre la base de sus conocimientos y habilidades matemáticas. He allí una gran diferencia con la práctica venezolana llevada adelante por las y los organizadores de las olimpiadas, cuya atención se centra en las y los estudiantes de colegios privados de élite. Suponen que escogen los más preparado entre una élite.

Sobre la base de la información disponible, podemos concluir que el modelo de élites de las olimpiadas matemáticas en Venezuela ha sido muy poco exitoso comparado por ejemplo con el modelo cubano. En otras palabras, el modelo venezolano basado en la escogencia y entrenamiento de estudiantes de solo aquellos colegios privados que pueden pagar por dichas actividades, opuesto al modelo cubano de estudiantes de colegios públicos seleccionados y entrenados independientemente de sus posibilidades económicas, ha resultado muy poco exitoso. Además, estos resultados sirven para poner en tela de juicio el mito de la calidad de los colegios privados venezolanos.

Referencias

Carnoy, M. (2010). La ventaja académica cubana. ¿Por qué los estudiantes cubanos rinden más? (C. Vilá Boadas, trad.). México: Fondo de Cultura Económica. (Original en inglés 2007)

Centro Nacional para el Mejoramiento de la Enseñanza de la Ciencia (1995). Olimpiada Matemática Venezolana 1976-1995. Registro de ganadores. Caracas: El Autor.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3058 veces.



Julio Mosquera


Visite el perfil de Julio Mosquera para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /educacion/a263866.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO