Es una heroína pedagógica

En Mérida: Escuela Especial María del Rosario Nava

 Moral y luces son los pilares de una República...  

                                                                                                                                                                                                      Simón Bolívar.

                                                                                                                                           Si queremos tener República, formemos republicanos...   

                                                                                                                                                                                                  Simón Rodríguez.

A finales de mayo, en asamblea de padres y representantes (realizada en el Aula Anexa de la Escuela Especial María del Rosario Nava) se discutió como tema la llamada Consulta Nacional para una Educación de Calidad. 

El debate se dio a partir de preguntas generadoras en las que se indagaba con sinceridad, 1.- ¿Cuáles son los fines y propósitos de la institución educativa de acuerdo al nivel y/o la modalidad que aborda?, 2.- ¿Qué se ha dejado de hacer, qué no se ha hecho bien y qué se debe mejorar y transformar en los procesos pedagógicos-curriculares, organizativos-comunitarios, administrativos y de gestión para el logro de estos fines y propósitos?, 3.- ¿niñas, niños, adolescentes y jóvenes de la institución educativa aprenden y se sienten contentos de asistir y participar en su escuela, liceo, escuela técnica, etc., cómo favorecerlo con más vehemencia?, 4.- ¿Qué evidencian como logros, avances, dificultades, desviaciones e innovaciones en los procesos pedagógicos y curriculares que se desarrollan en la institución educativa para garantizar un clima escolar de convivencia y paz?, 5.- ¿De qué manera se están garantizando los procesos pedagógicos, curriculares, organizativos y comunitarios para el buen funcionamiento de la institución educativa y para la integración Escuela-Familia-Comunidad? 

Como respuesta, en mi sondeo perceptivo personal sobre la dinámica de la Escuela Especial analizada, puedo resumir que todo lo positivo observado en ella es el resultado evidente de tres palabras que en realidad encierran un sentimiento único: Vocación de Amor. Esta frase, que debería ser la máxima virtud y consigna ética de quienes ejercen la docencia en el mundo entero, en esta Institución es un logro palpable.    

Entonces, como resultado del análisis discutido en asamblea, resumo que -en mi modesta opinión personal- VOCACIÓN DE AMOR es la clave de todo lo positivo que en educación especial ha desarrollado y alcanzado esta magnífica Escuela de Educación Especial, Institución sui géneris en la cual cursan estudios específicos varias personas con características muy particulares (aquí estudia mi hijo, cuyo diagnóstico clínico es eso que en léxico de la psicología aún se denomina "Retardo mental" (?). 

Comento que para redactar esta opinión, leí el documento de especialistas emitido por el Ministerio del Poder Popular para la Educación, texto explicado en la asamblea por las Profesoras Belkis, Migdalia y Carolina). 

Admito que luego de esa lectura aclaré algunas consideraciones y conceptos (referentes a la "anomalía" de mi hijo) de los que antes sólo tenía apreciaciones superficiales -incluso falacias y truculencias vistas en el cine- y, en el peor de los casos, mis conocimientos al respecto eran meras referencias equivocadas o incompletas. 

Es por esta razón que expreso aquí mi gratitud a esta Institución por haberme permitido entrar con acierto a este mundo nuevo para mí, esperiencia de la que me siento maravillado, sabiendo ahora lo que significa la verdadera VOCACIÓN como elemento vital para mejorar la sociedad. 

Y digo Vocación (con mayúscula) porque sin ella no es posible superar etapas de atraso que frenen el verdadero avance social de la tribu humana que puebla el planeta Tierra...  

Porque ahora me he enterado de que –desde la antigûedad– ya se habían hecho algunos intentos para tratar de atender y curar a las personas que en tiempos pasados se les (des)calificaba como "enfermos mentales", o peyorativamente se les denominaba tarados.

Reconozco también que, en este sentido, la actual Venezuela le ha dado otro trato y consideración a este asunto. 

Y es que en la nueva era que se vive en la patria de Bolívar, Simón Rodríguez y Andrés Bello (insignes maestros), en Venezuela se ha dado un gran paso para que estas personas especiales –es este caso nuestro prójimo por parentesco– tuviese la oportunidad de estudiar, capacitarse e independizarse. Sí, porque la Revolución Bolivariana ha enaltecido al ser humano y le ha reconocido sus derechos. Y por eso, como en la Venezuela actual la educación es uno de los derechos constitucionales, a las personas especiales la educación y el estudio los libera, los independiza; de esta manera se les reduce en parte la exagerada sobreprotección familiar (que, lamentablemente, durante gran parte de su vida– mantuvo encerradas a muchas personas especiales).

Sabemos también que ya hay otras instituciones parecidas en nuestro país -casi todas en actual etapa de consolidación-, pues antes de la Revolución no había escuelas de este tipo, por lo tanto no hay una referencia idónea aplicable para crear y multiplicar modelos semejantes... 

O quizá sí hubo en el pasado ciertos orfelinatos y "guarderías" que -mediante pago tarifado- se dedicaban al resguardo de personas especiales (a quienes se les denominaba minusválidas, pues este resguardo respondía a veces a prejuicios sociales).    

De hecho, en tiempos pasados, hasta se llegó a insinuar ideas macabras, fascistas. Un ejemplo es que, incluso en tiempos en que la teoría evolutiva de Darwin estaba en boga, se llegó a pensar que las personas "anormales" debían ser eliminadas para que no le transmitieran "taras o defectos anómalos" a sus herederos...

No obstante, es necesario reconocer que, durante siglos, también hubo individuos (sobre todo médicos y científicos) que por iniciativa propia dedicaron su vida y esfuerzos para buscarle remedio a estas personas con "deficiencias". Por consiguiente, como efecto positivo de tantas investigaciones humanitarias, con el paso de los siglos se fueron desarrollando teorías y prácticas metodológicas que poco a poco lograron concretar formas más efectivas y adecuadas para que las personas con dificultades cognitivas salieran de esa especie de inframundo...

Lo anotado en el párrafo anterior es objetivamente aplicable a lo sucedido en el caso concreto del Aula Anexa de la Escuela María del Rosario Nava, institución destinada a impartir educación "formal" a personas con distintas "discapacidades" y edades diversas.  

A groso modo digo que pocas instituciones de este tipo muestran resultados positivos. Estos logros deben ser analizados por el Ministerio del Poder Popular para la Educación, sobre todo cuantificar y calificar el evidente rendimiento y avance alcanzado por nuestros representados. Por lo ejemplar, debe reconocerse y valorarse este aporte particular y colectivo de sus docentes para crear y adaptar metodologías y procedimientos que facilite el acceso cognitivo a conocimientos previstos y exigidos en la llamada educación regular (¿formal?). 

Creo que –como lo afirma la mayoría de padres, madres y representantes– LA CLAVE DEL ÉXITO ESTÁ EN LA VOCACIÓN PROFESIONAL DE EDUCADORAS Y EDUCADORES (también del resto de personal) QUE SE MANIFIESTA EN EL AMOR EVIDENTE Y EXPLÍCITO QUE RECIBE CADA ESTUDIANTE. 

Pero, en honor a la verdad, la Vocación de este Amor docente no es un antifaz de compasión ni lástima. La Vocación de este Amor docente va más allá de eso que se llama afecto humanitario y piadoso. Porque en esta Institución es evidente que de manera continua cada docente exterioriza en todo momento un trato casi familiar (maternal, paternal, fraterno), como si cada estudiante fuese su pariente consanguíneo. Por supuesto, con lo dicho no estoy negando la posibilidad de que en otras instituciones ocurra igual.

¡Ojalá sea así, porque la Vocación del Amor mejorará la Educación en nuestro país!

Creo además que este trato humano elimina distancias, temores y recelos por parte de las personas especiales que aquí estudian. En mi caso personal he comprobado que -desde que llega a la Escuela- cada estudiante (incluso mi hijo) demuestra su alegría y satisfacción y lo expresa con abrazos y besos para el personal docente y obrero. Esto indica que hay un óptimo sentido de convivencia y paz en los recintos de esta Escuela Especial. Aprovecho para mencionar que en varias ocasiones le he dicho al personal docente de la María del Rosario Nava que su experiencia pedagógica en esta institución los convierte en especialistas específicos, pues simultáneamente enseñan a una diversidad de personas, cada una distinta, pues aquí cursan estudios seres humanos de características diferentes y particulares.     

Lo más asombroso es que esta institución está todavía en proceso de "ensamblaje", valga el término para explicar que aún no se ha concretado definitivamente todo lo propuesto en su objetivo fundacional. 

Entiendo que haya dificultades que retardan la consolidación de esta Escuela tan sui géneris. Ojalá se acelere el proceso y a corto plazo se culmine oficialmente la consolidación de esta maravillosa Escuela, cuyo modelo educativo novedoso permite atender colectivamente las particularidades, requerimientos y necesidades específicas de cada estudiante.

Sé también que por algún tiempo habrá obstáculos de toda índole, pero, la fe en el Proceso Revolucionario Bolivariano nos da optimismo para que se concrete la mayor añoranza de quienes estamos involucrados en esta Escuela Especial (nuestro mayor anhelo es que la Escuela Especial crezca y se mantenga para siempre en el tiempo, tal como filosóficamente se lo planteó desde el comienzo la Dra. Myriam Anzola, autora del proyecto). 

Tenemos sin embargo entonces la convicción de que –aun cuando la institución está en estado embrionario, o apenas germinativo, la cosecha será cualitativa pronta y cuantitativamente abundante.

Estos detalles le confieren a esta Escuela Especial características muy específicas, a pesar de que por su particular naturaleza no tenga aún la infraestructura e instalaciones ni mobiliario idóneo.  

Igualmente debe dotársele de todo cuanto sea necesario para que la cosecha sea óptima (pensum, malla curricular, talleres, laboratorios, etc.), definiendo cuanto antes lo correspondiente a otorgamiento de grados, capacitación laboral y, sobre todo, es sine qua non que el estado bolivariano abra perspectivas de ocupación inmediata para que, constitucionalmente, una vez lograda la graduación, las personas especiales obtengan un empleo acorde con sus características específicas, lo cual les permitirá serle de utilidad a la Patria. 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2971 veces.



Amable Fernández

Escritor surmerideño.

 amablefernandezs@gmail.com

Visite el perfil de Amable Fernández para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: