La universidad venezolana y su entorno

Al menos en este portal (www.aporrea.org) la transformación del Ministerio del Poder Popular para la Educación Universitaria en Ministerio del Poder Popular para la de Educación Universitaria Ciencia y Tecnología ha generado cierta discusión, cosa que celebramos; y hasta, no sé si exageramos, pero se puede decir, sin faltar a la verdad, que hemos participado con algún texto intempestivo (¿Sacudón universitario o que cumpla con sus funciones ...www.aporrea.org/educacion/a194470.

Ahora retomamos el asunto porque lo consideramos sea de particular importancia de cara al futuro de la universidad y su entorno que, como expresa Fernando Savater parece ser una institución bastante imbécil pero necesaria, (en Mira por dónde, autobiografía razonada)

Inclusive alguien a quien luego referenciaremos, apoyado seguramente en su ya larga experiencia en la comunidad universitaria y sus conocimientos como docente e investigador, además de militante en los principios revolucionarios en el tiempo contemporáneo y actual, ha venido ofreciendo una serie de documentos críticos.

En general son descripciones del entorno y del comportamiento organizacional de tales corporaciones a partir de autores reconocidos, a quienes cita in extenso. Ello, claro, con el riesgo de ocultarse detrás de autores de autoridad para sustentar determinas posiciones téticas, esto es, una visión del mundo universitario. Pero conviene recordar que la ciencia no trabaja con base al principio de autoridad sino que describe los mecanismos causales de un fenómeno y demostrar empírica o fenomenológicamente una realidad, (Marcelino Cereijido y Laura reinkiting, 2008. La ignorancia debida. Monte Ávila Editores Latinoamericana. C. A. Caracas)

Pero que aún así los documentos de la señalada serie resultan del todo provechosas a fines de reconstruir el tema-problema que ocupa, como ha dicho nuestra amiga, la historiadora Magi en las redes sociales; allí destaca la disfuncionalidad y anacronismo de las corporaciones universitarias en Venezuela o la desviación de los objetivos estratégicos explícitos o tácitos presentes en la filosofía normativa, contenidas en la legislación educativa, entre otras fuentes, (La complejidad del mundo universitario. Al ... - Aporrea www.aporrea.org/educacion/a194884.html Por: Cécil Gerardo Pérez | Sábado, 13/09/2014 10:56 AM  La complejidad del mundo universitario. Al ... - Aporrea www.aporrea.org/educacion/a194762.html Por: Cécil Gerardo Pérez | Miércoles, 10/09/2014 07:39 PM | La complejidad del mundo universitario. La visión crítica de ... www.aporrea.org/educacion/a194939.htmlPor: Cécil Gerardo Pérez | Domingo, 14/09/2014 12:58 PM | Cécil Gerardo Pérez www.aporrea.org/autores/Cecil.Gerardo.Perez ).

Otras manifestaciones de la anomia en el campo universitario o, en todo caso, su desmadre, a tenor de lo sostenido por el recordado maestro Rigoberto Lanz viene a ser la monstruosa exclusión social, el burocratismo, partidismo que desnaturaliza la participación democrática en los procesos eleccionario de las autoridades (Maiz-Vallenilla, dixit) y particularmente la cosificación del ser humano en esos entornos, donde se impone el ventajismo y toda suerte de triquiñuela en la asignación de presupuestos, en que como se dice en mi pueblo el que tiene más saliva traga más harina.

Ello vendría a ser expresión grotesca de un sistema social capitalista-dependiente cuyos valores fundantes de la convivencialidad del hombre y la mujer o los grupos sociales son pragmáticos o utilitarios y lo conducen a aspirar lograr una realización personal a través de mecanismos efectivos con fines de: acumular bienes materiales, financieros, reconocimiento y prestigio social (y los títulos universitarios forman parte de ello, por eso ese modelo universitario tradicional, donde también nos formamos todos nosotros, ay, es muy funcional al modelo de sociedad nuestro venezolano y latinoamericano-caribeño)

Por otra parte, los cambios introducidos por la Revolución Bolivariana en el antedicho modelo societal venezolano, desde al menos 1998 al presente, ha sacudido la cultura organizacional de las corporaciones universitarias, poniendo de bulto sus limitaciones e incoherencias, en tanto que albaceas del conocimiento en general y de la ciencia y la técnica en particular. El comandante Chávez, querámoslo o no reconocer hubo de señalarle a nuestra universidad venezolana como un todo desde una posición humanística que no era tal institución un reducto de la élite sino ánforas de sabiduría para todos y todas. El que fue un militar habló al claustro y no fueron pocos los que hubieron de responderle y hasta como señala Pérez (ob cit) con el mismo presupuesto que el Gobierno asigna hay quienes dizque lo usaron (o usan) dolosamente para derrocarlo (¿?).

Sin embargo, la nueva sociedad anunciada por las trompetas de los heraldos, ya que la escritora Ángela Zago habló en cierto libro de la Rebelión de los Ángeles o por el articulado primoroso de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela (1999, preámbulo de un poeta mediante que evoca la heroicidad de nuestros libertadores y tradiciones aborígenes, con sus gobernantes incluidos, han diseñado una serie de políticas públicas en educación y pedagogía con el propósito de superar las iniquidades particularmente en el subsector universitario. Sin embargo, era tanta la deuda social que en ese entorno universitario como en el famoso cuero seco, cuando se pisa por un lado por el otro se levanta.

Según nos decía recientemente un amigo, la cosa es dialéctica, hay tesis nuevas, antítesis pero las nuevas tesis tardan en aparecer, una cuestión es ¿cómo una amenaza o una debilidad se puede transformar en una fortaleza? El problema es cómo desarrollar unas estratégicas efectivas, pues de lo contrario las corporaciones universitarias tenderán a desaparecer, como los dinosaurios, hay necesidad de aplicar principios auténticos de lo que históricamente se entiende por universidad para superar contradicciones que, a mundo, cierta sociología marxista ya en desuso daba en llamar contradicciones principales, las cuales son de tal magnitud que definen el horizonte de futuro de tales entidades del conocimiento, (y también de las ciencias, la técnica y las humanidades).

Finalmente un lugar común, que a ciertos amigos nuestros no les gusta: el reto de la revolución bolivariana en el campo de la educación universitaria, la ciencia y la tecnología, guarda relación como con la sociedad toda, en la posibilidad de alcanzar acuerdos consensuados, porque uno de los aspectos en discordia lo representa, según los documentos de la serie escrita por Pérez (ob cit), viene a ser la existencia de dos subsistemas de educación universitario: uno destinado a los excluidos sociales y otro tradicional pero en todos revolotea la necesidad de desarrollar una educación de calidad paras todos, más allá de la consigna del ministerio de educación, que también ha cambiado muchos nombres, lo cual es irrelevante si no se hacen efectivas las grandes líneas del Plan de la Patria, pero con la necesidad de que hay que oír y consensuar con todos los integrantes de la comunidad universitaria. No es fácil pero…



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1065 veces.



Luis Saavedra

Docente, Trabajador popular.

 luissaavedra2004@yahoo.es

Visite el perfil de Luis B. Saavedra M. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis B. Saavedra M.

Luis B. Saavedra M.

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /educacion/a195089.htmlCd0NV CAC = Y co = US