La complejidad del mundo universitario. Al ministro Manuel Fernández (II)

 

Cada sector de la administración pública tiene sus especificidades y complejidades. Así ocurre con el sector universitario, sobre todo en tiempos de transformaciones sociales tan profundas como las que se desarrollan en Venezuela desde hace 15 años, con la insurgencia de Chávez en la sociedad venezolana. En el artículo anterior (http://www.aporrea.org/educacion/a194567.html) realizamos una aproximación a los dos sistemas que se enfrentan en el mundo universitario: el bolivariano y el oposicionista a ultranza.

A la situación descrita debemos agregarle el hecho de que en el último año y medio hemos tenido 4 ministros de Educación Universitaria, lo que dificulta la consolidación de equipos direccionales y políticas de mediano y largo plazo en este sector, a pesar de lo contemplado en la Ley del Plan de la Patria.  Junto a esta situación de tener ministros que llegan y no tienen tiempo para desarrollar políticas universitarias, está la de universidades que tienen autoridades oposicionistas con más de 6 años  en períodos rectorales y se saben todas la argucias y triquiñuelas para manipular cifras, manejar entornos, montar campañas contra el gobierno usando los recursos que el gobierno les remite haya o no clases en la  mismas. Es decir, autoridades rectorales con mucha experiencia y ministros con poca experiencia generan un desbalance que muchas veces se concreta en la no toma de decisiones importantes por parte del gobierno bolivariano para impulsar de manera decidida la necesaria transformación universitaria.

En tal sentido vale la pena revisar planteamientos profundos en el tema universitario para tener una mayor claridad en el mismo. Sugerimos la lectura de tres universitarios con diferentes perspectivas. La del pensador no socialista Ernesto Maiz Vallenilla, la del prof. Vladimir Acosta de la UCV, y la del reciente y lamentablemente fallecido Rigoberto Lanz (los dos últimos vinculados al proceso revolucionario). Hoy haremos referencia a lo que rotundamente cuestionaba el primero de ellos.

Hace 30 años un pensador universitario no socialista, Ernesto Maiz Vallenilla (fundador de la entonces prestigiosa Universidad Simón Bolívar), publicó un texto que hoy sería escandaloso, pero que la derecha y la izquierda universitaria de esa época ignoraron. Se llama "EL ocaso de las universidades", difundido por Monte Avila Editores. Citaré algunos párrafos de dicha obra para ver el diagnóstico que hacía Maiz Vallenilla del "sistema universitario:

·         Respecto a las elecciones de autoridades: "Otros efectos verdaderamente nefastos para su organización  está en la elección de las máximas autoridades de cada universidad "autónoma", el cual resulta un torneo de barata demagogia y partidocracia…..En semejantes espectáculos electorales, con el generoso apoyo de los partidos que intervienen en la lucha, se gastan verdaderas fortunas y los candidatos utilizan los más sofisticados medios de propaganda, tal como si se tratara de pugnas centradas en cargos políticos de interés nacional". (pgs. 75-76)

·         En relación a las universidades de gestión privadas:"Avizorado el prometedor mercado que ofrece la limitada oferta estatal para cubrir la demanda de plazas estudiantiles en los establecimientos oficiales, una legión de inescrupulosos mercaderes (contando con la anuencia de las autoridades) han hecho proliferar decenas de planteles privados cuya verdadera meta es una sola: el afán de lucro y el mercantilismo. Sin importar la seriedad ni el rigor científico de los estudios que deben respaldar los títulos que otorgan, aquellos institutos los reparten con pasmosa liberalidad, confiando en el automático reconocimiento que les impartirá el estado". (pág. 15)

·          En cuanto a la organización y funcionamiento administrativo y académico plantea Maiz Vallenilla lo siguiente: "Como producto de la supervivencia de categorías y estructuras medioevales en el intracuerpo académico, puede constatarse la anacrónica inflexibilidad y rigidez que  de ello se origina para el diseño de planes de estudio que integran sus tradicionales carreras, con la consiguiente carencia de oportunidades que confrontan los jóvenes para adaptar aquéllos a sus necesidades, vocaciones y aptitudes personales, sin exponerse a sufrir un rotundo fracaso o el implacable rechazo de las propias instituciones. Un índice de deserción, repitencia y naufragio estudiantil es por ello de un nivel aterrador…Todo ello obliga a una detenida y serena reflexión sobre nuestro "sistema de Educación Superior", sobre sus errores y fallas, sus fariseísmos y sus hipocresías, así como sobre la posibilidad de transformarlo, o la inaplazable necesidad de modificarlo totalmente desde sus propios fundamentos y raíces". (pág. 17)

·         Respecto al ingreso del profesorado a las universidades."Como producto de la propia autonomía universitaria, la "selección" del profesorado se ha convertido en fuente de corruptelas y negociaciones partidocráticas, cuando no de transacciones grupales o decisiones de "roscas". Todo ello debe eliminarse de raíz….En lugar de ser centros de excelencia y contribuir a formar los dirigentes que el país necesita para enfrentar sus problemas, las universidades se convierten en instituciones burocratizadas, atendidas por un personal mediocre y atenido a sus rutinas, donde prevalecen los ya comentados vicios del clientelismo partidista" (pág. 116)

·         Y sobre el tema presupuestario: "Es urgente y necesario enfrentar la caótica situación que en este aspecto vive hoy nuestra educación superior. La autonomía económica y financiera, conferida por la Ley a las universidades, aparte de haber originado un impresionante desorden, ha sido fuente de inagotables corruptelas y malversaciones en el manejo de los presupuestos…La distribución de los fondos que se hace en el Consejo nacional de Universidades tiene ribetes no sólo picarescos, sino rayanos en la inmoralidad,….en la tristemente célebre "noche de os mordiscos", donde triunfan las argucias de los "vivos" mientras los "bobos" son despojados sin misericordia….Semejante situación más que simplemente oprobiosa , resulta intolerable. Sus consecuencias se hallan a la vista: a pesar de los considerables recursos económicos que el estado les otorga, las instituciones de educación superior se encuentran en permanente crisis: sus presupuestos no alcanzan para satisfacer el clientelismo político, los gastos superfluos y la sistemática malversación de sus impunes administradores". (pgs. 118-119)

·         Y como se ha puesto en boga el tema de la seguridad en los recintos universitarios Vs. La inviolabilidad de los mismos, veamos lo que reflexionaba Maiz Vallenilla: " Las ciudades universitarias… se hallan vedadas a la vigilancia de las autoridades del Estado. Sus avenidas, calles, edificios y construcciones carecen de la debida protección y seguridad que brindan las fuerzas públicas. Dentro de ellas, la ciudadanía se siente impotente para hacer frente al hampa y a los atracos que fácilmente cometen los malhechores, amparados en la existencia de esta deliciosa reliquia medioeval cuya supervivencia celebran jubilosamente…La ficción analógica de las universidades con las repúblicas no puede llegar al extremo de consagrar la extraterritorialidad de ellas convirtiéndolas en guaridas y refugios de maleantes" (pág. 120)

Por ahora culminamos con lo que concluye Maiz Vallenilla hace 30 años: "El claustro o campus universitario es únicamente residuo de la concepción espacialoide y sustancialista de la universidad. Su necesaria eliminación debe ser concebida y ejecutada, dentro de un plan coherente y racional a fin de suprimir todas estas antiguallas medioevales que en lugar de favorecer, retardan y obstaculizan el desarrollo de la educación superior". (pág. 121)

Un diagnóstico casi incuestionable. Importante decir que el gobierno bolivariano ha incidido en algunas de las situaciones que planteaba Ernesto Maiz Vallenilla, pero aún se mantienen muchas de ellas.

 Luego haremos referencia a los planteamientos de Rigoberto Lanz y Vladimir Acosta. 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1895 veces.



Cécil Gerardo Pérez


Visite el perfil de Cécil Gerardo Pérez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: