La complejidad del mundo universitario. La visión crítica de Vladimir Acosta (IV)

En esta secuencia de artículos acerca de la complejidad del mundo universitario vamos a poner a hablar al prof. Vladimir Acosta, historiador, profesor titular de la UCV, quien fue representante profesoral ante el Consejo Universitario de la UCV y por tanto, conoce la realidad universitaria desde adentro. Para este, recurrimos a una amplia entrevista publicada en ENCONTRARTE en el año 2.007, donde Acosta analiza quirúrgicamente la situación universitaria, de la cual extraemos algunos párrafos emblemáticos, haciendo al final propuestas ante el modelo tradicional universitario que hoy se ponen en práctica y que hay que profundizar. http://encontrarte.aporrea.org/77/entrevista/

1.-ACERCA DE LA ESTRUCTURA ANTIDEMOCRÁTICA UNIVERSITARIA:

“Pero en verdad su estructura era la misma de hoy: una estructura piramidal, pre revolución francesa, en la cual se concentran todos los poderes con un claustro universitario restringido a un grupo de profesores y exclusión para la mayoría de los estudiantes, exclusión de los trabajadores, de los empleados. Es decir: la estructura de las universidades nunca fue democrática, lo que pasa es que ahora es mucho más evidente que no lo es, pero nunca lo fue, y antes se notaba menos porque los estudiantes eran mucho más combativos, más revolucionarios, y porque incluso una parte del profesorado elitesco mismo tenía ciertas conexiones con la izquierda, tenía posiciones un poquito más progresistas”

Hoy aún existe “una Ley de Educación Superior profundamente reaccionaria que mantiene en las universidades una estructura académica que yo llamo siempre pre-Revolución Francesa. La división de poderes no existe en las universidades autónomas; eso de que hay un poder ejecutivo, uno legislativo y uno judicial no existe. Aquí los consejos universitarios son poder ejecutivo, poder legislativo, poder judicial, poder electoral y, como dice un amigo mío, son tribunal de alzada, es decir, tienen todos los poderes absolutos. Esas 25 personas que forman un consejo universitario controlan y gobiernan como les da la gana, pagándose y dándose el vuelto, a 50 mil personas, a 50 mil estudiantes”.

2.-UNIVERSIDADES CADA VEZ MÁS EXCLUYENTES:

….. “Lo que ha ocurrido con las universidades públicas venezolanas, la Central y todas las demás, es justamente que en la última etapa, las últimas dos décadas del puntofijismo, las universidades se fueron cerrando, la clase media se hizo más derechista, más conservadora y los sectores populares fueron siendo excluidos de la educación”.

3.- ACERCA DE LA CALIDAD DE LA EDUCACIÓN UNIVERSITARIA:

… La Universidad Central tiene también una pésima calidad: los estudiantes estudian con fotocopias, las universidades se gastan el dinero en automóviles, en flotas de carros y en actividades que no tienen nada que ver con la docencia y la investigación, y las bibliotecas de las universidades dan vergüenza.

….. “El nivel de las universidades públicas es deplorable, absolutamente deplorable, y cada vez es más bajo. Los sueldos en las universidades siguen siendo malos. Los controles son muy malos, pero ¿por qué? Se puede controlar al profesorado cuando el profesorado está bien preparado, bien estimulado, tiene biblioteca, tiene recursos. Hay una desproporción entre empleados y profesores en las universidades, hay empleados muy valiosos, muy trabajadores, pero hay otros que no hacen nada, y en las universidades hay una burocracia verdaderamente espantosa, una ineficiencia terrible”.

4.-ACERCA DE LA CONFIGURACIÓN DE LOS ESTUDIANTES UNIVERSITARIOS:

….. “El estudiantado universitario pasó a ser un estudiantado de clase media, muy condicionado por los valores de esta posición social, de inmediatismo, de derechismo, de conservatismo y con una visión de graduarse rápido, de salir rápido de la universidad a hacer dinero, o sea, utilizar las profesiones para hacer dinero sin ningún compromiso social, ninguna preocupación, ninguna protesta, ninguna huelga, nada parecido. Esas son las universidades que tenemos hoy”.

…. “Las universidades no fueron privatizadas, pero de hecho funcionan todavía como si lo fueran, aún siendo universidades públicas, financiadas por el Estado, donde el acceso a los estudiantes de origen más humilde está seriamente restringido. Y además, el clasismo y el racismo se han convertido en unos componentes realmente repulsivos en su interior”.

5.-UNIVERSIDADES Y NEOCOLONIALISMO:

….. “Uno de los grandes problemas de las universidades, de nuestras universidades, es que son unas universidades colonizadas, dependientes, subordinadas a una visión derechista, globalizada, eurocentrista, blanca y gris de mirar el mundo. Son universidades donde los saberes se disocian, se fragmentan, justamente para impedir una visión de totalidad, y para hacer del estudiante que se gradúa, que egresa como profesional, un profesional limitado, con una visión burocrática profesional, orientada en lo personal a hacer dinero, y en la visión que se tiene a encerrarse dentro de un marco profesional sin tener conocimiento de su identidad, de su historia y de su compromiso con su país. Así, eso simplemente los convierte en unos profesionales dóciles, que pueden ser perfectamente manipulados por las fuerzas que dominan el mundo”.

…. “Todas estas universidades se han convertido verdaderamente en unos antros de putrefacción intelectual, de mediocridad, de actitudes reaccionarias verdaderamente incalificables”.

6.-LA AUTONOMÍA Y LO QUE SE HIZO EN LA IV REPÚBLICA Y SE HACE HOY  CON ELLA.

…. “Una autonomía que ahora defienden quienes la violaron en otra época. En época de Acción Democrática y de COPEI aquí se violó la autonomía universitaria, se allanaron las universidades, se metieron tropas, se metieron tanques de guerra, se disparó contra los edificios, se destrozaron libros y facultades enteras. Lo hizo Leoni, lo hizo Caldera, reformaron las leyes justamente para restringir la autonomía, porque las universidades eran espacios críticos contra esos gobiernos, e incluso se llegó a decir que la autonomía universitaria sólo funcionaba dentro de las aulas de clase. Eso lo defendían los neoliberales hipócritas, estos que ahora hablan de autonomía…. y ahora hablan de la autonomía. La autonomía ahora está en la Constitución, tiene rango constitucional, y este gobierno ha respetado la autonomía plenamente”.

7.-QUÉ HACER? DESDE LA PERSPECTIVA DE VLADIMIR ACOSTA

  • “Hay que reestructurar la universidad sobre una base más participativa, más democrática, más protagónica, que garantice entonces que la estructura de la universidad facilite la caracterización democrática de la universidad, que rompa con una estructura medieval, la estructura del claustro, la estructura de estas pseudo élites y de una buena vez democratice las universidades. Siempre sobre la base del estudio, siempre sobre la base del conocimiento, del nivel académico, del estímulo a la calidad en la educación, sin que calidad se convierta en exclusión”.
  • “Hay que tratar de reformar la Ley de Universidades, reconstruirla, para que lo que se hizo en el Artículo 109 se complemente con algo que es sustancial: cambiar la estructura de la universidad por la Ley”.
  • “Una vez que se cambie por la ley –y las leyes se aprueban por mayoría, por discusión, como se aprueban todas las leyes aquí, democráticamente– esa ley va a incidir sobre la obligación de las universidades de adaptarse a las nuevas estructuras, y las nuevas estructuras con el nuevo acceso van a salvar a las universidades de sí mismas, de la mafia que las controla, y van a garantizar que esas nuevas universidades que después de todo son una inversión del Estado, tienen una historia, tienen una tradición, tienen un valor en sí misma, puedan ser rescatadas dentro de su autonomía y por sus propios estudiantes, y por sus propios profesores, con una visión distinta para un país que las necesita”.
  • “Entonces, lo que habría que hacer aquí –y que creo que finalmente se está empezando a hacer– es adoptar medidas que tiendan a garantizar una democratización de las estructuras de las universidades. Eso hasta ahora no se ha hecho, pero hay algunos indicios que pueden apuntar en esta dirección”.
  • “Esas universidades tienen dos alternativas: o se van a podrir, pese a haber sido grandes centros académicos años atrás, o tendrán que adaptarse… a un país que está cambiando, La autonomía no es independencia; una universidad autónoma recibe dinero del Estado, porque el Estado es el que las financia; el Estado les da libertad académica, libertad para decidir sus programas, dentro de ciertos límites, y por tanto, hay un marco dentro del cual la enseñanza tiene que sujetarse. El desarrollo de la ciencia, la investigación y también de valores tienen que ser distintos a los valores tradicionales, y es el Estado el que marca esos límites”.
  • “Y ¿cómo se adaptan? Se adaptan porque, de alguna manera, quien decide la estructura de las universidades es el Estado. Eso es así en todas partes del mundo: las universidades son autónomas pero no son soberanas, no viven en países distintos”.
  • Hay que luchar contra ese modelo, esa es una tarea esencial. Yo creo que en las universidades nuevas se está empezando a hacer, pero hay que discutir eso a fondo, para tener un poco más de calma en el análisis. Pero, sin dudas, eso es básico: universidades para el pueblo y con una nueva visión de país, de proyecto de sociedad y de universitario”.
  • “La Universidad Bolivariana, la UNEFA, todas estas universidades que se han creado, son universidades que tienen otra visión, otra concepción: democrática, participativa, protagónica, de acceso a los sectores populares. Entonces, lo que va pasando es que estas universidades nuevas tienen que aprender, tienen que corregir errores, tienen que madurar. Y por supuesto están madurando, están creciendo, se están superando, y las otras universidades tradicionales siguen pudriéndose día a día”.
  • “Esas universidades, la Bolivariana y la UNEFA, marcan la pauta, porque en cierta forma están vinculadas a un proyecto de país con toda la independencia que puedan tener para ello, pero entendiendo que este es otro país, que hay que construir una sociedad justa, digna, soberana, que vaya hacia el socialismo, dándole acceso a todos los sectores populares para estudiar. Universidades para estudiar carreras con una visión distinta, no la visión del billete, la visión del dinero, la visión de ascender socialmente para explotar a los otros. No, eso no, sino una visión solidaria”……“Aquí se están formando médicos con visión solidaria, están formándose profesionales de distintas carreras con una visión solidaria. Esas son las universidades del presente y del futuro”.

Con esta visión culminamos por ahora, la revisión crítica de la complejidad del mundo universitario. En el próximo artículo trataremos nuestra visión particular del asunto.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3186 veces.



Cécil Gerardo Pérez


Visite el perfil de Cécil Gerardo Pérez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: