2013, un año de reivindicaciones históricas para el sector universitario

El año 2.013 ha sido para el sector universitario realmente importante, puesto que Venezuela, según la UNESCO se ha convertido en la quinta nación en el mundo en matrícula universitaria y la segunda en toda América, después de Cuba.

En el año 2.013 el gobierno bolivariano logró un hecho histórico como fue la firma de la Convención Colectiva Unificada con el sector universitario donde los trabajadores obtuvieron el incremento salarial más alto en toda la historia de la vida laboral universitaria, puesto que los aumentos salariales estuvieron entre el 105% y el 162% en seis meses, de acuerdo a la escala salarial. Aparte de ello, también se incrementaron todos los beneficios sociales como cesta-ticket, becas para hijos, bono de hogar, prima académica, ayudas para juguetes y útiles escolares, para hijos con necesidades especiales. También se han instalado comisiones para viviendas, adquisición de vehículos y planes de equipamiento de viviendas a la que se incorporará el sector universitario, demostrando con ello la justicia social que caracteriza al gobierno de Chávez y ahora de Nicolás Maduro.

Este año, el gobierno ha remitido todos los recursos que las universidades han requerido, tanto para los trabajadores, como para la investigación, la docencia y la extensión, así como para las providencias estudiantiles (becas incrementadas a Bs. 1.000 mensuales, ayudantías, comedores, transporte, servicios médicos y tecnologías novedosas para atender integralmente a estudiantes con diversidad funcional). Igualmente el gobierno bolivariano ha venido cancelando una deuda histórica con los jubilados universitarios, pagando los pasivos laborales, a través del novedoso y eficaz instrumento de los bonos “petrorinoco”, a través del cual se han beneficiado 24.000 trabajadores universitarios, quedando sólo un 18% los cuales serán atendidos el primer cuatrimestre de 2.014. También se ha venido atendiendo necesidades específicas de los trabajadores universitarios a través del adelanto de prestaciones sociales para casos de vivienda y salud, beneficiándose con ello cientos de trabajadores de nuestras universidades.

Respecto a la Misión Sucre, se hizo justicia con los trabajadores de dicha misión al establecerse un aumento en los incentivos por hora que va de 18 a 50 bolívares para 41.294 colaboradores de la misión en el país.

A pesar de los intentos de la derecha universitaria por desestabilizar el país usando el mecanismo del paro indefinido (que fracasó estruendosamente, pero que hizo un daño terrible a los estudiantes venezolanos y a las propias universidades controladas por la AVERUO (Asociación de Rectores Universitarios Opositores), la educación universitaria ha seguido avanzando en tiempos de revolución graduando miles de estudiantes de Medicina Integral Comunitaria que han puesto sus saberes al servicio del pueblo, e igualmente miles de profesionales en las universidades vinculadas a ARBOL (Asociación de rectores Bolivarianos), donde hacen vida más de un millón 500 mil estudiantes.

Sin embargo, hay un reclamo de la comunidad universitaria a la que le han impedido realizar elecciones y sustituir estas autoridades que ya no dan más. La inercia en la que está subsumida la UCLA es una patética muestra de lo que unas autoridades jubiladas desde hace muchos años y que están en situación de transitoriedad desde hace 3 años y 6 meses son capaces de hacer o de no hacer. Las instituciones y la propia comunidad universitaria deben reaccionar y hacer que las leyes y la democracia se cumplan. Aun así somos optimistas y consideramos que este año la UCLA transitará por senderos donde la ineficiencia, la inercia, el desdén y la indolencia de estas autoridades de paso a unas elecciones que permitirán alumbrar nuevos caminos.

El gobierno, el estado no puede seguir permitiendo esta situación y debe abrir los cauces necesarios para que se den los procesos eleccionarios en estas universidades cuyas autoridades tienen más de 3 años con sus períodos vencidos y obstaculizando con leguleyerías los intentos de democratización de estas universidades. También es importante comenzar el proceso de democratización de las universidades de ARBOL con la participación de toda la comunidad universitaria en igualdad de condiciones tal como establece el artículo 34.3 de la Ley Orgánica de Educación y las reiteradas sentencias de la Sala Electoral del Tribunal Supremo de Justicia..

Otra información importante en el tema universitario es que el MPPEU retomó la creación de nuevas universidades y para el Estado Lara el Poder Popular (consejos campesinos, consejos comunales, comunas rurales, empresas de propiedad social y otras organizaciones del poder popular, así como instituciones como el INTI) ha consignado ante varias instancias el proyecto de creación para el año 2.014 de la Universidad Campesina de Venezuela “Argimiro Gabaldón”, universidad de nuevo tipo que dará mucho que hablar en los venideros tiempos educativos universitarios. Universidad de gestión popular, territorializada, desburocratizada y productiva, como requiere el Plan de la Patria en el ámbito universitario.

El gobierno sigue teniendo la educación del pueblo como una de sus prioridades fundamentales y seguirá apoyando con recursos de toda índole a este sector de la vida venezolana, puesto que no hay Revolución sin educación de calidad, pertinente y al servicio de la sociedad.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1786 veces.



Cécil Gerardo Pérez


Visite el perfil de Cécil Gerardo Pérez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: