Zonas Económicas Especiales: Una nueva oportunidad. Para construir juntos ¡Una Tercera Via! ¿Hacia el Ambientalismo? (I)

"Me cuentan, que en reciente visita a China, el diputado Jesús Faria, en reunión con funcionarios del PCChino, preguntó sobre las contradicciones que tiene la economía China con el marxismo. Y preguntó si la economía china: ¿Es marxista o capitalista?.

Un dirigente chino le respondió a Faria, diciéndole que ellos aplazaron esa discusión para dentro de 150 años. Para ellos es un periodo corto de la historia.

Ese es un buen ejemplo de la paciencia china....."

Supongo que es cierto este comentario que me hizo un amigo al hablarle de la posibilidad de una tercera via que conjugue equilibradamente SOCIALISMO y CAPITALISMO. Los Chinos y los rusos parecen que comprendieron la seña que les hizo la realidad y ajustaron para poder avanzar, como podían, y poder reajustar, de ser necesario y posible, más adelante. Si les da tiempo.

CHÁVEZ CREÍA EN UNA TERCERA VÍA ¿POR QUÉ CAMBIO DE OPINIÓN?

No me consta. Nunca tuve la oportunidad de conversar con Hugo Chávez sobre esta posibilidad. Pero, según he leído y escuchado por allí, Chávez tuvo algunas dudas, antes de asumir al SOCIALISMO como una opción real para Venezuela. Él, según dicen, manejaba la idea de construir una Tercera Vía, distinta al SOCIALISMO y al CAPITALISMO, posiblemente, apoyado en el árbol de las tres raices: Bolivar, Rodríguez y Zamora. TRIALÉCTICA en acción, pues.

Lo cierto es que muchos se han referido a esta posibilidad que manejó por un tiempo el comandante Chávez.

Veamos una de ellas:

"Los venezolanos de mi generación aún recuerdan el tiempo remoto en que Hugo Chávez hacía su primera campaña electoral con un libro de Anthony Giddens bajo el brazo.

En esto que cuento soy literal: Chávez se presentaba al plató del programa televisado de entrevistas mañaneras vestido de riguroso traje y corbata y con un ejemplar de Más allá de la izquierda y la derecha, o de La tercera vía, bajo el brazo. Esta expresión —" tercera vía "— llegó a ser su favorita durante un buen trecho de su travesía en el desierto, antes de acceder al poder (...)

La estrategia suasoria y el habla de Chávez a fines de los 90 se llenaron de fórmulas del tipo "si bien es cierto, no es menos cierto". Como en "si bien es cierto que el socialismo esto y lo otro, no es menos cierto que el capitalismo tal y más pascual". Lo dicho: una tercera vía.

Así lo reseña Ibsen Martinez en su artículo " Chávez, Maduro y la tercera vía " publicado en " El país" el 21 de agosto de 2018.

https://elpais.com/internacional/2018/08/20/america/1534802084_511115.html

NI CAPITALISMO NI SOCIALISMO: ¡AMBIENTALISMO!

Ni el CAPITALISMO puro o NEOLIBERAL ni el SOCIALISMO puro o REAL, como lo hemos conocido hasta ahora, son la respuesta - estoy persuadido - a las urgentes e inaplazables necesidades, no sólo del planeta TIERRA, sino de todos los seres vivos y de la humanidad toda.

La salida - cada día estoy más convencido - es una TERCERA VÍA : Distinta. Nueva. Diferente. Creativa. Innovadora. Integradora. Conciliadora. Esperanzadora. Holistica. Integral. Proporcional. Situacional. Humana y, a la vez, TRANSHUMANA.

Que respete y logre ayudar a salvar toda forma de VIDA (humana o no) en el planeta TIERRA. Antes de que ya sea tarde y no podamos salvar la VIDA.

Esta TERCERA VIA se ha venido construyendo en lo teórico y en lo práctico, en lo ideológico y lo político, en lo filosófico y en lo mundano, en lo esencial y lo apariencial, desde hace muchos años. No es algo nuevo. Viene andando, probablemente, desde hace siglos. Pero no lo habíamos captado porque estuvimos enceguecid@s y hemos preferido ser ANTROPOCÉNTRICOS. Hemos evitado y hasta hemos desconocido ver, percibir, validar y aceptar a la NATURALEZA - o si se prefiere a la PACHAMAMA - como el centro principal de atención del ser humano. De la sociedad A tal respecto, nos hemos atrevido en llamar, como parte de ese proceso de toma de consciencia, y para ponerle un nombre referencial: ¡ AMBIENTALISMO ! Aunque todos los "ismos" tienen sus desventuras.

Con ello queremos simplificar reclamando que la respuesta no es:

Ni CAPITALISMO liberal, explotador, depredador, promotor de desigualdad, cuyo centro de atención es el CAPITAL representado en el Dios DINERO y en el descontrolado EGOÍSMO humano.

Ni tampoco lo es un SOCIALISMO centralista, corrupto, burócrata, dictatorial, opresor, cuyo centro de atención es el TRABAJO del humano y cuyo Dios es algún líder mesiánico convertido en profeta y un partido convertido en iglesia de una nueva e ilusoria religión que nos convierte, sin percatarnos, en autómatas sin verdadera y profunda libertad. En nombre de una falsa justicia social y de una supuesta igualdad que nunca llega a concretarse, por completo, en la realidad.

¿ Cuál es entonces una posible salida ?

Pudieracaer una opción que recoja sistémica, conérgica, integral, proporcional y situacionalmente lo mejor, adecuado y útil, tanto del CAPITALISMO como del SOCIALISMO universal que pueda ser adaptado a cada realidad concreta y que ponga como centro de atención a la TIERRA, es decir al tercer y más importante factor de produccion: la NATURALEZA. Incluyendo, entre otras especies y formas de vida al SER HUMANO en su condición de generador y acumulador de CAPITAL y, a la vez, como TRABAJADOR y generador de riqueza que, en general, ha sido un proceso intensivamente transformador y, sin dudas, explotador - a veces irracional - de la NATURALEZA.

UNA NUEVA OPORTUNIDAD: LAS ZONAS ECONÓMICAS ESPECIALES

Vivimos, en Venezuela, desde que fue decretado el llamado SOCIALISMO DEL SIGLO XXI, una experiencia rara y extraña. Casi desde que comenzamos. Declaramos estar en SOCIALISMO o construyendolo y, por otra parte, por doquier vemos, vivimos y hasta disfrutamos las más variadas formas de CAPITALISMO e incluso de ese horrible modelo que llaman NEOLIBERAL.

Vivimos y aceptamos, sin discusión, una especie de chicha con limonada. Que no es lo uno ni lo otro sino todo lo contrario.

Capitalistas oponiéndose y denigrando en contra del SOCIALISMO pero chupando, negociando, relacionándose y hasta aplaudiendo y apoyando al Estado y a los líderes socialistas, sin ningún rubor ni sentimientos de culpa.

Socialistas oponiéndose y denigrando en contra del CAPITALISMO pero jalando mecate y hasta comportándose como verdaderos empresarios capitalistas. Incluso, robando y luciendo sendos trofeos de corruptelas como lo hacen, sin desparpajo, muchos capitalistas.

Hemos vivido en Venezuela, desde hace muchos años una especie de simbiosis entre capitalistas y socialistas. Tanto en la IV como en la V República, los capitalistas y los socialistas se entre ayudaron. Salvo muy raras y escasas excepciones.

De eso supo Teodoro Pekoff, Carlos Blanco, y Américo Martín, para mencionar sólo tres lideres socialistas que fueron radicales y extremistas en su época juvenil y devinieron en conciliadores y hasta defensores de formas diversas de CAPITALISMO. Incluso, más recientemente, lideres socialistas como Rafael Ramirez, Saúl Ameliach o el tuerto Andrade, por citar sólo tres y para no meterme, en Carabobo, con el del erupto, Saul Ameliach y ahora con Lacava. Los tres coquetearon y aún lo deben hacer con numerosos capitalistas. Tampoco es extraño ver capitalistas que se incorporaron al gobierno, socialista y revolucionario, defendiendo - al menos de palabra - al socialismo más radical. Muchos apoyando desde afuera o sirviéndose de su relación familiar, comercial o partidaria con los socialistas.

En resumen: En Venezuela ha existido una simbiosis y entre ayuda, desde hace muchos años, entre capitalistas y socialistas. Nos guste o no. Duelale a quien le duela ¿ No recuerdan a WACS hablando en su programa "cultivando patria" de la llamada "burguesía revolucionaria" Y es que déjenme decirlo, de una sola vez, si existen los llamados "burgueses revolucionarios" aunque parezca una contradicción o una herejía. Incluso, hay "revolucionarios burgueses". Ambos a la vez. Por lo menos, hay muchos socialistas y/o revolucionarios que son empresarios, burgueses o pequeño burgueses o, tienen en su haber esa ideología. Esa es la verdad. Duelale a quien le duela. Verdad es verdad. Así no nos guste. O no la compartamos

Capitalistas apoyando al SOCIALISMO. Y socialistas viviendo y queriendo disfrutar del CAPITALISMO. Ambos reconociendo con sus actos que los dos sistemas en lugar de ser irreconciliables son, seguramente, complementarios. No son contradictorios. Son parte del juego triadico social. Aunque en Corea del Norte sea difícil aceptarlo. Esa es otra historia y otra realidad.

Esto es inocultable. Evidente. Obvio.No podemos esconderlo.

¿Y cuál es el problema entonces?

Declaremoslo. Reconozcámoslo Hagámoslo. Así nos tilden de renegados, revisionistas o traidores. Es necesario innovar, crear y recrear, inventar algo nuevo y mejor que supere ambos paradigmas. Un nuevo PARADIGMA se hace necesario. Creamos o perecemos. Diría mi amigo Douglas Paz

Continuamos, de ser posible, mañana...

Si Dios nos lo permite.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 626 veces.



Hugo Moyer Agostini

Ing. Químico (1975). Postgraduado en Macroeconomía, Planificación y Creatividad Aplicada Total. Profesor Titular jubilado de LUZ (1997). Presidente Honorario de la Escuela Latinoamericana y Caribeña de Ciencias y Técnicas de Gobierno (ESCOLAG). Ha sido el primer Director del Instituto Zuliano de Estudios Políticos, Económicos y Sociales (IZEPES) y del Centro Latinoamericano de Altos Estudios de Gobierno (CELAEG) Ha sido asesor de Rectores de varias universidades, Alcaldes y Gobernadores, así como de la Presidencia de PDVSA y PEQUIVEN. Vive para la POLÏTICA y se resiste a vivir de la política.

 escolagzulia@gmail.com

Visite el perfil de Hugo Moyer Agostini para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas